eldiario.es

Menú

Llanos

- PUBLICIDAD -

En Tenerife el retroceso de los áticos no es ni de lejos comparable al descalabro del PP en Gran Canaria. Y es en esta isla picuda donde Soria y sus humilladas huestes empiezan a lamer sus heridas y desde la que pueden ofrecer alguna satisfacción a la cúpula nacional del partido. Los modelos de futuro pueden parecer aterradores: se plasman en el pacto del Ayuntamiento de Santa Cruz, en el que, al margen de líos, sentencias e imputaciones, un personaje verdaderamente estrambótico, Ángel Llanos, asume, gracias al bajón de Zerolo, unas cuotas de poder insospechadas. De momento, primer teniente de alcalde y concejal de Hacienda. Ahí es nada. Aunque el vecindario ha acogido el pacto de marras con naturalidad, porque ATI ha sido estos cuatro años atrás tan cuca y previsora que ha mantenido como socios y en cargos de secundario protagonismo a miembros del PP en el Cabildo y en el Ayuntamiento capitalino, sin necesitarlos, a pesar de gozar de mayoría absoluta en ambas corporaciones. Una inversión acertada de la generosidad. De tal manera que ahora todo parece puro continuismo de una situación normalizada. El problema estriba en que Ángel Llanos, cuyas propuestas políticas son entre personalistas y disparatadas, fue consejero del Cabildo con un cierto lustre, pero sin mando en plaza –no podía hacer daño, o sea-, mientras que en el municipio pretenderá gobernar e imponer sus ideas. Y vamos a ver qué pasa. Llanos está –o estaba en campaña- frontalmente en contra de algunos proyectos zerolianos, entre los que destacan Las Teresitas o el porvenir de la refinería. Ángel hablaba mucho en sus mítines de su conciencia y convicciones cristianas. Que le prohíben, claro, la mentira y la promesa vacua, pecados gordos donde los haya. A ver cómo se las arregla para quedar bien ante su nuevo compadre de poltrona y ante sus votantes.

José H. Chela

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha