eldiario.es

Menú

Los crucifijos, la Escuela laica, Zapatero, masón y Sarkozy, también

- PUBLICIDAD -

Se sabe, en este sentido, que fue Manuel Fraga Iribarne el que puso en marcha los llamados maitines, encuentros informales a primera hora de la mañana a los que acudía el núcleo duro de la entonces Alianza Popular. Los maitines por cierto, pertenecen a la tradición cristiana en muchos conventos y templos.

Las horas canónicas

Los maitines equivalen a la primera de las horas canónicas en la que antiguamente se rezaba y en muchas iglesias se reza todavía antes del amanecer. Esta pía costumbre de Fraga ?que sin embargo no se desarrolló jamás antes del amanecer- fue mantenida por Antonio Hernández Mancha, por José María Aznar y ahora por Mariano Rajoy.

Conciliábulos

No consta que los dirigentes más próximos a los sucesivos líderes populares recen o hayan rezado en tales conciliábulos ni siquiera un Ave María y tampoco consta que haya al menos un crucifijo a la vista. Pero De Cospedal manda mucho y podría ir introduciendo en el interior del PP, y sin complejos, símbolos religiosos. También debería, la flamante secretaria general, atender la propuesta de su compañero de filas Jorge Fernández Díaz respecto a Santa Maravillas.

En el despacho del presidente del PP

En el despacho principal de Génova 13 ?en el despacho del presidente del PP- podría colocarse una placa de homenaje a la mencionada monja ya que, al final, José Bono ha sucumbido a las presiones de los laicistas o, según y cómo, de los masones de los distintos partidos izquierdistas y ha sido incapaz de que el Congreso de los Diputados rindiera el debido tributo a esta carmelita tridentina y, por consiguiente, contraria a las reformas del Concilio Vaticano II.

Militantes adictos

Nadie debería sorprenderse si De Cospedal se dedicara a repartir crucifijos como premio a los militantes adictos a Rajoy. A los críticos se les exigiría una confesión general de sus pecados y, como castigo, acompañar a Federico Trillo, con el capirote puesto, en una de las procesiones de Semana Santa, en Cartagena. Concretamente, en la procesión, en la noche del viernes, denominada del Santo Encuentro entre Jesús Nazareno y su Madre.

Humanismo cristiano

No debe el PP olvidar que, por fortuna, el humanismo cristiano figura entre sus diversas y variadas doctrinas, todas ellas complementarias, y conviene siempre dejar las cosas claras. El cardenal Antonio Cañizares ?que es el máximo jefe católico de la diócesis de Toledo- ha repudiado la sentencia que autoriza a retirar el crucifijo de una escuela pública de Valladolid y ha acusado con contundencia la "cristofobia" de esta "sociedad enferma". De Cospedal, por su parte, es la máxima jefa del PP en Castilla-La Mancha y, por ende, en Toledo. ¿Cómo no entenderse entre ambos?

Las calderas de Pedro Botero

El Partido Popular no quiere ni desea ninguna enfermedad para la sociedad española. Y menos es partidario de la "cristofobia". Intuye que se empieza así y se acaba toda la eternidad en las calderas de Pedro Botero. El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, se ha puesto de inmediato a estudiar las posibilidades legales de recurrir tan diabólica sentencia. ¿Qué se ha creído el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Valladolid dando la razón a la Asociación Escuela Laica?

Nada de eufemismos

Aquí hay que dejarse de eufemismos y de contemplaciones relativistas. César Vidal no se anda con chiquitas ni está dispuesto a trágala alguno. Él es experto en masonería y sabe de qué va la fiesta. O la logia. Lo más probable es que la Asociación Escuela Laica no sea más que la tapadera de una logia masónica, obsesionada por liquidar a la Santa Madre Iglesia mediante si no la quema de iglesias, sí la destrucción de crucifijos.

Libros a granel

Este asalariado de los obispos y escritor de libros a granel ?que dedica sus esfuerzos de predicador a lo largo de la peculiar adoración nocturna que trasmite a diario la COPE- ha llegado a conclusiones altamente inquietantes. La presencia del presidente del Gobierno español en la reciente cumbre de Washington sólo se puede entender a través del tenebroso triángulo formado por Sarkozy, Zapatero y el Gran Oriente de Francia.

Napoleón y Sarkozy

Herederos de Napoleón Bonaparte, algunos políticos galos, con Sarkozy a la cabeza, estarían tramando la entrega de España a Francia, paraíso del laicismo y de la temible libertad de conciencia. Vidal conoce desde dentro no pocas conspiraciones. Podría impartir una lección estremecedora relatando punto por punto la trama del 11-M cuya autoría verdadera ha sido sistemáticamente hurtada a los españoles.

Los hilos del 11-M

¿Por qué no pudo ser aquella matanza una concertación de todos nuestros tradicionales enemigos con el objetivo de romper definitivamente España? Los enemigos de España, ya lo advertía el Caudillo, urdieron la conspiración judeo masónica, reforzada por los rojos y los separatistas. Esos mismos, con la ayuda de los moros de Al Qaeda y de su amigo ZP, estuvieron moviendo los hilos de un atentado que se convirtió el 11 de marzo de 2004 en un soberbio regalo electoral para Zapatero.

César Vidal

Se empieza por erradicar los crucifijos de los colegios públicos y se acaba legalizando y legitimando el aborto, el divorcio exprés, las células madre, las células sin madre, la muerte llamada por el doctor Montes digna, la muerte indigna, la eutanasia, el agnosticismo, el ateísmo, la persecución de la Iglesia y la marginación social de los católicos hasta meterlos a todos en campos de concentración. No se equivocó, desde luego, Pilar Urbano, la fiel opusina, diciendo de pronto en La Noria que Zapatero es masón. Razón tenía. Lo ha confirmado César Vidal. Definitivo.

*Enric Sopena es director de elplural.es

Enric Sopena*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha