eldiario.es

Menú

Los paramilitares colombianos

- PUBLICIDAD -

Las bandas armadas del senador Araújo participaron en secuestros tenebrosos de inermes ciudadanos de Valledupar y el César, y masacró indígenas. Los otros detenidos también tienen una trayectoria espantosa. El mentado doctor Maloof, de Barranquilla, asesinó sindicalistas y líderes populares en la Costa Caribe, además de participar en las elecciones fraudulentas de 2002 a favor de Uribe; Alfonso Campo actuó como testaferro de los paramilitares en el Magdalena; Jorge Caballero, como sicario de Santa Marta vestido de parlamentario; Luis Eduardo Vives, de Barranquilla, se dedicaba a la exportación de narcóticos. Hay otros ilustres parlamentarios investigados. Por su parte, Jorge Caballero se mandó a mudar, parece que con rumbo a Alemania. La Interpol ya cursó orden de busca y captura. En total los detenidos por ahora son ocho. La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, declaró lo siguiente por medio de un comunicado: "La decisión de la Corte Suprema de Justicia corrobora que, efectivamente en el pasado período legislativo, el 35% del Congreso era expresión del paramilitarismo, como lo expresaron Vicente Castaño y Salvatore Mancuso", jefes de los escuadrones de la muerte. Como si el asunto careciera de mayor importancia, el ex presidente liberal Ernesto Samper declaró que "el 70% de los parlamentarios" no mantiene vínculos con el paramilitarismo. Un extremo por confirmar. O, dicho de otro modo, los colombianos deben otorgar muy poco crédito a sus líderes instalados en las altas esferas. O ninguno. En lugar de convocar a los líderes de la oposición parlamentaria para buscarle una salida a la crisis, el presidente Uribe arremetió contra aquella, acusándola sin pruebas de conexiones con la guerrilla. Con esos modos no aumentó su deteriorado prestigio, pero levantó viejos temores. No ha pasado tanto tiempo desde las masacres de los líderes democráticos de la Unión Patriótica. ¿Un llamamiento indirecto al castigo de los dirigentes políticos opuestos a su Gobierno? Tres días después del belicoso e injustificado discurso de Uribe, dos miembros del Polo Democrático Alternativo (PDA) fueron asesinados a tiros en circunstancias no esclarecidas. Quizás haya que atribuírselo a los paramilitares que andan impunemente por calles y campos de Colombia gracias a Uribe. A otro intento por frustrar la investigación por medio del terror. El senador por el PDA, Gustavo Petro, respondió así a la decisión de la Corte Suprema de Justicia y al caos político actual: "La ciudadanía desconfía en términos absolutos del Congreso. Está hastiada de esa articulación del narcotráfico con la política y recibiría con muy buenos ojos la realización de una serie de reformas en el terreno judicial y electoral que permitieran de manera eficaz deslindar a Colombia del narcotráfico, del genocidio y del crimen contra la humanidad". La propuesta de Gustavo Petro, el PDA y otros sectores, consiste en la posibilidad de revocar el mandato del actual Congreso y convocar nuevas elecciones. Buena suerte.

Rafael Morales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha