eldiario.es

Menú

Un sueldo de nada

- PUBLICIDAD -

Pero, felizmente, mis dudas las acaba de disipar José María Aznar, quién me lo iba a decir, al saber de su fichaje como asesor por Endesa con un sueldo de 200.000 euros, algo más de treinta millones de pesetas calculados a ojo; peligrosamente porque uno es de letras. Todo un capricho del destino porque, recordarán, fue precisamente Aznar quien privatizó Endesa y de su entorno ideológico y monetario partió la oposición cerrada a la posterior opa de Gas Natural, que, gracias a Dios, consiguió salvarla de las garras de los catalanes malvados para que acabara bajo el más soportable control de la italiana Enel. Fue aquel uno de los momentos gloriosos del resurgir esperanzador de la España eterna con el gallardo pronunciamiento de Manuel Pizarro, entonces presidente de Endesa, de que nunca estaría a las órdenes de catalán alguno. El llamamiento caló y se descuajeringaron las ventas de cava a resultas de la campaña; de forma muy merecida porque sólo faltaba que los catalanes metieran las narices en asuntos de españoles.

Pero, a lo que iba: Aznar me ha hecho ver cuanta razón llevan quienes proclaman la superior eficiencia de la empresa privada que, como en el caso de Endesa, ha sido capaz de hacerse con el asesoramiento de todo un ex presidente del Gobierno por un sueldo de tan poco voltaje.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha