eldiario.es

Menú

Dándole al pico o 'jablar por jablar'

Es el presidente Clavijo hombre de lo políticamente correcto casi en un sentido monacal de hábito y flequillo. Anita [Oramas] desprende alegría por ser la única diputada de CC en Madrid. Ahora, en el ‘pirata’ que va desde Santa Cruz hasta El Sauzal cabe otro nacionalista

- PUBLICIDAD -
Parlamento Canario abarrotado de loros, cotorras y demás fauna. (Adar Santana).

Parlamento Canario abarrotado de loros, cotorras y demás fauna. (Adar Santana).

Pablo, y le llamo Pablo como a mi hijo, en una ocasión le susurró unas hermosas palabras a su amor, al amor. Se habló así a sí mismo:

Me gustas cuando callas...

“Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca”

Y yo, mirando los periódicos, no conseguí sustraerme a frivolizar la poesía para desvestir de belleza los vocablos y llevarlos, desnudos, a eriales donde no hay vida. Que hay respirar, existir, pero no vida. A partir de ese parto alumbrado bajo la calima que llega del Sahara, nació el texto que sigue. Unas letras que tienen de literatura lo que la literatura pueda tener de observación, contacto con la realidad y ausencia de ensoñación.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente. ¡Qué osadía, qué transgresión, qué desvergüenza, obligar esa frase al olvido de la eternidad, aplastarla contra el asfalto con bota de hierro para conseguir la alquimia necesaria para la pócima final: utilizarla! Llevarla a un mundo que no es su mundo – Hay otros mundos, pero están en éste, decía Huxley – transportarla al reino de la hipocresía más soez, el eufemismo más manipulador, la estupidez como epicentro del nihilismo más jíbaro. En cristiano, que la denominada clase política, que no es clase al carecer de ella sino perversa casta, me mata, me enloquece, que usted me desespera, que usted es la culpable de todas mis angustias y todos mis quebrantos … Santa Teresa me perdonará – ella era amor – si digo que leo la prensa sin vivir en mi sino en no sé dónde carajos vivir. Y camino entre declaraciones preso del espanto cercano al instinto de supervivencia puesto a prueba ante un gran blanco, pese a que casi todo el mundo está moreno estival consecuencia de las caricias nucleares de Helios.

Reinventar Coalición Canaria 

Me gusta andar pero no sigo el camino … Me gusta estar tirado siempre en la arena o en bicicleta perseguir a Manuela … y en esa persecución estaba cuando me encuentro con Clavijo, que a mi me suena a clavo o clavada, admito que sin esfuerzo intelectual alguno. Es el presidente hombre de lo políticamente correcto casi en un sentido monacal de hábito y flequillo. De linaje y postín pesoenacionalista conciliador – Antona anda al acecho con la piraña y la cizaña -, lo que equivale a decir, decía, que dice lo que dice, no lo que debiera decir desde lo alto de su pirámide o mastaba. ¿Y ante esto? Nada.

Simplemente actuar conforme a cordura. Asombrarse. ¿Qué cómo dicen que dijo? Pues, para comenzar, que hay que “reinventar” Coalición Canaria porque, es vox populi muy bien documentada, se ha ido al piso estrepitosamente. Que los canarios pasan del nacionalismo de Coalición. Luego, por reducción al absurdo, si los ciudadanos no votan a los nacionalistas coalicioneros – autodenominados adalides de la defensa de la nacionalidad – o no son nacionalistas o lo suyo es la pandereta, las papas con mojo, la TV no vista y otras cosas del querer. Para Clavijo, agarrado al clavo ardiendo, CC ha sufrido un pequeño “desgaste”, aunque yo confío mucho más en el rigor de los reportajes de Enrique Bethencourt:

En los comicios generales de 2000, Coalición obtuvo el 29,56% de las papeletas y casi 250.000 papeletas. En 2004 bajó al 24,33% y en 2008 al 17,49%. En 2011, convocatoria en que los nacionalistas de CC y de NC concurrieron unidos, alcanzaron el 15,47%. Y en las recientes de diciembre de 2015, CC logró el 8,24% y 81.750 votos, perdiendo, por tanto, veintiún puntos y 166.000 votos con relación a las generales del año 2000 ”.

La cabeza de lista de Coalición Canaria al Congreso por Santa Cruz de Tenerife, Ana Oramas. Efe

La diputada de CC Ana Oramas. Efe

De la manera clavijista de analizar la marcha involucionista de su propio partido (?), se desprende que la nariz le debe haber crecido al menos unos milímetros. ¿Recuerdan a Collodi? Por ello, no me extraña en absoluto que un señor de aquí al lado, Carlos Sosa se llama, diga claramente que “ Para que camine la Ley del Suelo ya vale todo, incluso mentir: “Canarias tiene protegida el 80% de su superficie”, o “esta ley se fundamenta en el principio constitucional de desarrollo sostenible ”, por ejemplo. Al respecto, ya conocen ustedes que la Ley del Suelo, que parece que finalmente obedecerá a los criterios del Ejército de Pancho Villa, es esa que, atisbada por un tal Newton, sostiene que si te caes de una higuera, te estallarás como una pita contra el piso a una velocidad de 9,8 metros por segundo. Y lo segundo que veo del presidente “ al servicio de los empresarios ” – no de la sociedad civil en general – según sus propias palabras en el Parlamento, es que admite lo que admite: “ No estamos satisfechos de lo hecho en el primer año, debemos hacer más y mejor ”, loable propósito que se completa en perfecta comunión con esa foto en la que, quien en teoría preside, aparece en cuclillas al lado de un poder fáctico que lo mira en contrapicado, que dirían Robert Doisneau o Robert Capa. No señalaré que una imagen vale más que mil palabras. Eso ya es un tópico. Canarias lo único que ha logrado ha sido cumplir con el déficit. Y ello no es en absoluto un éxito atribuible al Ejecutivo sino a la asfixia in crescendo de la población. Los índices socioeconómicos siguen estando entre 6 y 10 puntos por debajo de la media estatal, la pobreza es alarmante y, pese a esos intermitentes cantos sobre crecimiento del empleo, lo cierto es que sólo son diminutas coyunturas de contratación basura y estacional. Ahora, en verano y luego, en Navidad. El toletazo llegará en enero con la presión a tope de la Troika comunitaria, que Clavijo, en su candidez, piensa que no afectará a las Islas. Me gustas cuando callas y si, además, estás ausente, desde la nacionalidad a la gloria me transportas. Amén.

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, durante una de sus intervenciones en el Pleno del Parlamento de Canarias.

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, durante una de sus intervenciones en el Pleno del Parlamento de Canarias. EFE/Ramón de la Rocha / Santa Cruz de Tenerife.

Ani, mon amour capitalino

Yo no he sido, yo no he sido”, clamaba este martes Ani Oramas en conversación con varios periodistas en el patio del Congreso, dando respuesta a un tuit de Pablo Iglesias en que la incluía entre los diez diputados nacionalistas anónimos (y que se presumen de la antigua Convergencia i Unió y el PNV) que se habían sumado a los acuerdos entre el PP y Cs para la Mesa del Congreso. “¿Pero qué íbamos a ganar nosotros con eso si nuestro voto no era necesario?”, se explicaba. Eso dice, desde el oso y el madroño, Federico Echanove, cuando narra la sesión constitutiva del Congreso de los diputados del martes 19 de julio de 2016. Y advierte también: “ Y no, efectivamente, todo parece indicar que Ani Oramas y CC “no han sido”. Aunque se trate, en fin, de cambalaches ya conocidos y que uno vivió varias veces de cerca en relación a CC en pasadas legislaturas que ya quedan algo antañonas y se pierden en la noche de los tiempos. Porque lo cierto es que en la época de mayor auge de nuestros nacionalistas isleños nunca tuvieron en las urnas los 5 escaños para formar grupo propio que reglamentariamente se exigen. ¿Nueva política? ¿Buena? ¿Nova ma no bona? ”.

No son tiempos para que te cataloguen de machista, anti inmigración, homófobo, maltratador, ignorante frente a la LGTBI 8 cilindros 32 válvulas, etcétera, pero yo conocí a Ana Oramas cuando se paseaba por tertulias y cafetines de señoras asentadas en edad y banquetas. Ella sabía que, con su gracia lagunera, allí tenía su público y sus votos. Las señoras la adoraban más que a las costillas de Casa Tomás y así, al borde siempre de un ataque autóctono de nervios, fue tejiendo su carrera política, cambiando el peinado alocado y desbocado por una melenita acorde con la corrección política y enfrentada a las rastas podémicas de última generación. Nunca, creo yo, a la señora Oramas se le ocurriría amamantar a un bebé entre los escaños ni llevar una de esas camisetas que dicen fuck me o cosas peores. No, eso sí que no. Que el casco de La Laguna es un casco histórico y no uno de Motopizza. El caso es que, en diciembre de 2015, entró en la Cámara casi patinando y en junio volvió a entrar. Con tanto ímpetu en las dos ocasiones que, como Gary Cooper pero en versión hembra, se fue sola a ver a Felipe VI para indicarle cómo deberían hacerse las cosas. De momento, la CIA y el Mosad se mantienen en silencio y no se teme que le hagan un retrato robot como al comunista Llamazares, a partir de entonces emparentado con el fundamentalismo islamista y llamado, entre coña y coña, Gaspar Laden.

Ya digo que no está uno para que a estas alturas lo califiquen de machista en base a una indigente comprensión lectora, pero a mi Ana Oramas, Ani para los descendientes de los guanches, me trae siempre a la mente a Óscar Wilde, un ami go de los de antes y con una inteligencia que ya quisieran para sí en conjunto Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera, mediante un potaje cerebral operado con células madre. Va parí, que dicen los catalanes para no decir la madre que los parió. ¡Oh Wilde, qué cosas hablas! “ Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela a los ojos, no la escuche ”. Es por ello que miro a Anita sin escucharla, que lo que desprende no es otra cosa que alegría por ser la única diputada de Coalición Canaria en Madrid. Ahora, en el pirata que va desde Santa Cruz hasta El Sauzal, predio de Paulino, cabe otro nacionalista. Ha quedado un hueco libre … pero hay que encontrarlo. Y Ani que disfrute viajando por la defensa del Archipiélago al más puro estilo de El Jabato. Mientras dure dura CC. Porque hay un nacionalista de NC que canta peculiares folías del nacionalismo clavijeño, lo que implica que hay dos nacionalismos más tres independentistas apretados en una Vespa y un sólo Dios verdadero. Dicen las romanzas de Román: “El primer año de Fernando Clavijo al frente del Gobierno canario ha estado marcado por estilos y actuaciones muy negativas. La continuidad del deterioro de los servicios públicos. La incapacidad para afrontar la extendida pobreza. La resurrección del más rancio insularismo. La apuesta nada disimulada por el desarrollismo y un conservadurismo que busca entendimientos con el PP en Madrid y en Canarias, olvidando el daño de los recortes y las políticas de maltrato al Archipiélago. Los servicios públicos languidecen. No forman parte de las prioridades del Ejecutivo. Los males de la sanidad, gravemente afectada por los recortes de las últimas legislaturas, continúan sin que hayan tomado medidas rigurosas y presupuestadas para afrontar las listas de espera o los colapsos en urgencias, lo que dificulta la tarea de sus profesionales y genera críticas de sus usuarios …”.

Esto es una traca y bufonada

Y, después de quedar embelesado y al borde del delirio, al leer que “ los miembros de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria han pedido que se instauren pokeparadas en los sitios de interés turístico así como en los barrios menos visitados. Con esta iniciativa pretenden atraer turistas a la vez que se contribuye “a la difusión y promoción de la ciudad”. Así lo ha asegurado el concejal en el Consistorio Javier Amador”, he decidido acercarme a algún periodista. Porque, si de los políticos te ríes mientras lloras, con los profesionales de la información te ríes aún más y evitas el llanto, por aquello de “mal de muchos …”.

Pokeparada en la Plaza Santa Ana. (DP).

Pokeparada en la Plaza Santa Ana. (DP). Canarias Ahora

No podía ser de otra manera. Disfrutas en hermandad. Ojo: no hablo de corporativismo sino de noble hermandad. Difícil, pero aún posible, afortunadamente. Y me voy aquí al lado, doblando la esquina, para encontrarme con Cristobal Peñate – sobrios los dos, claro – oye, y que me cuenta que “los dirigentes empresariales isleños siguen a rajatabla el consejo de Franco cuando el dictador invitaba a sus interlocutores a hacer como él y no meterse en política. Lo que no decía el dictador gallego es que no es preciso entrar en política para hacerla sin pudor ni ambages. El PP es el partido preferido por los empresarios, por lo que hay que colegir que es el partido que mejor defiende sus intereses de clase y el que menos impuestos les hace pagar. También es el partido que cuando llega al gobierno más amnistías fiscales aprueba. Todo va en el lote (…) Por eso no debe ser casualidad que los trabajadores públicos cobren en Canarias un 80% menos que los de las empresas privadas. Es la mayor brecha salarial registrada en toda España. Los que trabajan en la Administración perciben 13.534 euros más al año que los que lo hacen en la empresa privada de esos negociantes cicateros y egoístas que es posible que quieran generar riqueza, pero empezando por la de ellos. Si los beneficios no llegan a sus empleados, que se jodan, como decía gráficamente la diputada Fabra, hija del capo y delincuente máximo del PP de Castellón. Y luego se extrañan de que los jóvenes aspiren a ser funcionarios. Los ponen en un brete, entre la espada y la pared. Se lo ponen a huevo”.

Llegado a este extremo de la mano del señor Peñate, al inhumano límite de encontrarme el 20 de julio con el espíritu del 18 del mismo mes, me hice tal lío que ni siquiera sé para qué abrí Google y consulté los diversos husos horarios del planeta, incluyendo el de Soria. No la de Machado sino la de Panamá. En fin, que resulté presa de tal depredador mental que opté por largarme al parque a pasear a mi boxer Bob. Caminaba con él cuando advertí de nuevo la sabiduría de Neruda. ¡Cómo me gusta cuando calla la casta y encima sus huestes están ausentes! Lo que me fastidia en cantidad es saber con certeza que, en cuanto pase la canícula, volverán como las oscuras garrapatas a darle al pico … a jablar por jablar. ¡Fuerte coñazo!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha