Opinión y blogs

eldiario.es

Algunos proyectos

SIN QUE NECESITE QUE LO LLAMEN ESTRELLA

En 1985 Mena abandona la docencia para dedicarse totalmente a su estudio, que comparte con Ramón Chesa, y es a partir de ese momento, y a través de concursos ganados o encargos, cuando ambos arquitectos se convierten en directos responsables de num

- PUBLICIDAD -

En 1985 Mena abandona la docencia para dedicarse totalmente a su estudio, que comparte con Ramón Chesa, y es a partir de ese momento, y a través de concursos ganados o encargos, cuando ambos arquitectos se convierten en directos responsables de numerosos proyectos públicos y privados, todos conseguidos dentro de la más estricta legalidad, como presumen, dispuestos a someterse a cualquier prueba del algodón. Entre sus obras públicas destacan el paseo de las Canteras, su continuación hasta El Confital, la Jefatura superior de Policía de Canarias, el Palacio de Justicia de San Bartolomé de Tirajana o la reforma de los Juzgados de Las Palmas. Entre sus obras de promoción privada ha desarrollado numerosos edificios de viviendas como el edificio Tucán, urbanizaciones, planes parciales, centros comerciales como el Monopol o el Biosfera Plaza de Puerto del Carmen, y últimamente hoteles como el Arrecife Gran Hotel en Lanzarote. Javier Mena se presentó en 2004 a las elecciones de presidente de la Demarcación de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote, del Colegio de Arquitectos de Canarias, y salió elegido con el propósito de impulsar, entre otras cosas, un cambio que trate de implicar al Colegio en los debates ciudadanos que le corresponden. No es japonés, ni catalán o filipino. Se llama Javier Mena y vive en Las Palmas de Gran Canaria desde 1975.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha