eldiario.es

Menú

Un siglo de lucha por retener el agua

Un estudio realizado por el geógrafo Jaime González permite inventariar 24 construcciones hídricas de la Isla por cronología y capacidad cúbica

- PUBLICIDAD -
Construcción del aliviadero de La Palmita | M. Alonso - SVP.

Construcción del aliviadero de La Palmita | M. Alonso - SVP.

La Gomera tiene 24 grandes presas. El último registro, publicado por el geógrafo Jaime González Gonzálvez, correspondiente a 2015, traza un recorrido histórico por uno de los elementos patrimoniales menos conocidos y estudiados del panorama insular.

Este estudio, publicado al amparo del Comité Español de Grandes Presas, recuerda que el último inventario realizado por el Ministerio en 2006, sólo registraba una, la de La Palmita. Sin embargo, este presente trabajo aumenta este registro hasta las 24 en estricto orden cronológico y por capacidad.

El origen de estas construcciones hídricas se sitúa en el año 1913 cuando, según González, se construye la pieza maestra de las presas gomeras: la de los Cocos, en el municipio de San Sebastián y cercana al Cabrito. Para el geógrafo, su difícil ubicación hace que posea un valor histórico, técnico y cultural superior, máxime teniendo en cuenta el tiempo de su construcción, hace más de 100 años.

Junto a ellas, existen a lo largo de la geografía insular otras obras de mampostería construidas también bajo la iniciativa privada: Antoncojo (1920), Tapahuga (1933), La Dama (1933), Benchijigua (1947), Cascajo (1947) y Cardones (1953). 

González apunta una segunda variante que tiene que ver con las obras de titularidad pública. Así, en su estudio registra la evolución de las presas del Llano de la Villa (1952), Garabato (1953), Palacio (1954), Izcagüe (1957), La Palmita (1961) y Liria (1967).

Este inventario señala también el cambio producido por el paso de la mampostería al hormigón, situando como obras clave de este proceso las de Chejelipe (1970), Encantadora (1973), Los Gallos (1978) o la de los Tiles o Macayo, ya en la década de los 90.

Finalmente, y en relación al proceso de construcción de las mismas, González expone la singularidad de las únicas dos presas de escollera construidas en La Gomera: la de Mulagua (1981) y la de Las Rosas (1983).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha