eldiario.es

Menú

“El proyecto de la Avenida Marítima debe decidirlo el pueblo, ni políticos ni técnicos”

El polifacético artista Luis Morera ha abierto un debate público con su exposición ‘Indianos’ en la que presenta su propuesta para la ordenación del paseo litoral de Santa Cruz de La Palma. Asegura que “el ciudadano tiene que opinar, porque su voz está ahora secuestrada”.

- PUBLICIDAD -
Luis Morera junto a uno de sus cuadros que recoge su propuesta para la Avenida Marítima. Foto: LUZ RODRÍGUEZ.

Luis Morera junto a uno de sus cuadros que recoge su propuesta para la Avenida Marítima. Foto: LUZ RODRÍGUEZ.

Fiel a su trayectoria de compromiso inquebrantable con la tierra en la que nació, el polifacético artista Luis Morera sigue agitando a la masa para que “tenga voz” y “opine” sobre el entorno en el que habita. Su ya tradicional exposición ‘Indianos’ del mes de febrero en la Sala O’Daly de Santa Cruz de La Palma, tiene este año un objetivo específico: dar a conocer su propuesta, a través de sus cuadros de estética indiana, para la ordenación de la Avenida Marítima de Santa Cruz de La Palma y recabar el apoyo ciudadano. “Quiero abrir un debate público porque estoy cansado de llevar proyectos a los políticos; la gente se tiene que sentir protagonista de la ciudad; en este tipo de iniciativas no se le puede dar la espalda, es obligada su participación”, ha manifestado a LA PALMA AHORA con evidentes muestras de hastío e indignación. “Este proyecto no pueden decidirlo ni dos políticos ni dos técnicos, tiene que haber un consenso ciudadano”, ha subrayado.

Sostiene, además, que la Dirección General de Costas “está haciendo en Santa Cruz de La Palma lo que le da la gana porque no hay políticos que defiendan la ciudad; es un pueblo manejado que necesita tener voz”.

Cuadro de estética indiana con la propuesta de la Avenida Marítima. Foto: LUZ RODRÍGUEZ.

Cuadro de estética indiana con la propuesta de la Avenida Marítima. Foto: LUZ RODRÍGUEZ.

Como artista, ha reconocido, “estoy agitando a la masa, que es lo que he hecho siempre, toda mi vida, porque creo en el pueblo -es mi única identidad-, no en cuatro personas que decidan por nosotros”, ha recalcado. “Estoy intentando movilizar al ciudadano para que tenga voz, y me siento muy feliz porque a todo el que entra en la sala le gusta mi proyecto, y constato que la gente contempla los cuadros con ilusión”, dice, y añade: “Me preguntan si la Avenida Marítima será así, y yo les digo que es una idea mía, pero que de ellos depende, de que alcen su voz y se comprometan con la defensa de su entorno”. “Estamos manejados por cuatro que hacen encargos a los técnicos y ellos son los que deciden, pero esa no es la vía; los proyectos hay que exponerlos al público para que elijan los ciudadanos, porque la voz del pueblo está secuestrada totalmente; la sociedad palmera, ahora mismo, necesita tener voz, que no la tiene”, afirma.

Luis Morera pretende con su propuesta “concienciar a los ciudadanos de la importancia que tiene aprovechar la oportunidad que nos da la nueva vía exterior para reconciliarnos con nuestro patrimonio”. “El debate público que he abierto me está asombrando; estoy contento porque recibo a diario la visita de muchísima gente y me parece increíble la necesidad que tiene de ser protagonista de su entorno”. “Están encantadísimos porque mis cuadros son una memoria del pasado, con el que se identifican; en estas pinturas recojo lo que fue La Alameda, las antiguas glorietas, las luminarias con los soportes de hierro fundido, todo eso que ya desapareció”. Morera considera necesario “reconciliarse con el pasado, con nuestro patrimonio, y no darle la espalda”.

En esencia, lo que propone este creador es “una comunión con el pasado” y por ello, explica, “recobro la filosofía de las glorietas, donde enamoraban nuestros padres; quiero que la ciudad vuelva a recobrar el carácter marinero que tenía antaño, no podemos copiar los errores de Santa Cruz de Tenerife o de Las Palmas de Gran Canaria, que se están ahogando en modelos caducos”.

Luis Morera se muestra enormemente satisfecho con la respuesta ciudadana -“impresionante”, dice- que está cosechando su propuesta. “La gente entra en la sala con alegría y optimismo, y me pregunta una y otra vez si ese proyecto es posible; mi respuesta siempre es la misma: es posible si lo apoyan los ciudadanos, y se veo que se está produciendo un contagio enorme que me hace feliz, porque se identifican con mi idea”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha