eldiario.es

Menú

Sin memoria

- PUBLICIDAD -
Monumento dedicado a Francisco Franco en Santa Cruz de Tenerife

Monumento dedicado a Francisco Franco en Santa Cruz de Tenerife Foto: Izquierda Unida Canaria

Somos un país sin memoria. Somos un país que permite que aquellos a los que votamos dejen en el olvido a las víctimas del franquismo. El pasado sábado Canarias Ahora publicaba una noticia sobre el conocido monumento de Franco situado en la avenida de Anaga en Santa Cruz. Jennifer Jiménez titulaba así: “Un monumento a Franco en Tenerife, entre los símbolos señalados por incumplir la Ley de Memoria Histórica”.

La noticia explicaba cómo el abogado y especialista Eduardo Ranz habría denunciado este hecho ante el Consejo Consultivo de Canarias. Jiménez explica muy bien que el famoso monumento no es el único símbolo que se salta a la torera la Ley de Memoria Histórica en Canarias, pues la sede de la Subdelegación de Defensa en Santa Cruz de Tenerife o diversas calles de Gran Canaria también lo hacen. Mientras leía la noticia no pude evitar recordar el reportaje que Gonzo le hizo a Ascensión Mendieta en El Intermedio. Imaginar lo que pueden pensar o sentir las víctimas del franquismo sobre los símbolos y monumentos que España conserva del dictador es angustioso.

Las calles que han sido señaladas por Eduardo Ranz en el municipio de Ingenio, en Gran Canaria, tienen nombres como: General Mola o General Queipo del Llano. Este último ha sido bautizado por diversos historiadores como "uno de los mayores criminales de guerra de la etapa franquista".

Es sencillo contradecir a aquellos que argumentan que el monumento al dictador o los nombres de calles franquistas forman parte de la historia y que son arte. Solo revisando la Ley de Memoria Histórica nos damos cuenta del problema. Se incumple el artículo 15, que dice así: “Las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura”. Se entiende que el monumento a Franco pertenece a ese grupo de símbolos, ya que escenifica el avión del que partió el dictador para iniciar el golpe militar.

Es en el punto dos del mismo artículo donde se amparan muchos para justificar su incumplimiento, ya que el artículo continúa diciendo: “Lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley”. Así lo ha expresado, por ejemplo, la consejera de Patrimonio del Cabildo Insular de Tenerife, Josefa Mora, que en una entrevista con  Diario de Avisos manifestó el rechazo del Cabildo a quitar el conocido monumento franquista.

Eduardo Ranz, en una entrevista del año pasado a El Intermedio, explicó que el incumplimiento podría castigarse con el Código Penal. El especialista planteó en el programa que se denuncie a los regidores locales que no cumplan la ley por un delito de incitación al odio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha