eldiario.es

9

No es la norma

La falta de civismo nos rodea por todas partes, desde la irresponsabilidad de una influencer que decide montarse una fiesta con sus amigas por un “cumple” hasta las imprudencias que pueden cometer tus vecinos a la hora de ir al supermercado. Sin embargo, no es la norma. En esto acertó Pedro Sánchez cuando salió a hablar en rueda de prensa el viernes pasado. La mayoría de los españoles permanecen en sus casas a pesar de los ERTEs y, a pesar, del miedo.

De forma puntual mis vecinos salen a aplaudir al balcón todos los días a las 19:00 de la tarde, lo hacen con una conciencia de clase que enorgullece. Al verlo me siento orgullosa, pero, también, se me hace nudo. Se me hacen nudos por las personas a las que quiero y no puedo abrazar, por el miedo, por la incertidumbre y porque sé que es una sensación colectiva. Muchos dirán que los aplausos y el ruido no sirven para nada, que menuda estupidez eso de hacer ruido, porque no aportan nada a ese personal sanitario que hace mil horas por un salario precario. Es cierto, no lo hace porque eso solo lo puede hacer el dinero que destina un gobierno u otro a la Sanidad o a la Investigación, detalles que llevamos años olvidando. Detalles que han sido olvidados por aquellos que ahora se creen abanderados de lo público, que hablan de comunismo y que piden dimisiones.

Esta semana la lista de las empresas que van a realizar ERTEs ha ido creciendo. Y son muchas las personas a mi alrededor que están en esa situación o en una peor, la de no saber qué ocurrirá. En consecuencia, el ánimo ha ido cayendo. Un sentimiento que también observo que es colectivo. Se aprecia la preocupación por una posible crisis económica. Otra más. Y de nuevo parece que van a caer las personas más precarias. El gobierno anuncia subsidios para las empleadas del hogar que están dadas de alta en la Seguridad Social y que se queden sin trabajo por la crisis sanitaria. Ni rastro de las medidas para aquellas que llevan años trabajando en precario y sin estar dadas de alta, abocadas a la economía sumergida y a la falta de derechos.

Al último aplauso se han sumados los políticos que han acudido al Congreso, a las 20:00 (hora peninsular). Un gesto amable con los aplaudidos y con los que aplauden. Por una vez estaría bien que no perdieramos el norte, y que, a pesar de los vaivenes políticos, como el cese de la consejera de Sanidad, Teresa Cruz, no nos olvidemos los aspectos positivos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha