Terremotos en Las Cañadas del Teide: ¿es comparable con la actividad sísmica previa a la erupción en La Palma?

Alejandro Ortega

0

Este pasado fin de semana, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) detectó más de 100 sismos en Las Cañadas del Teide, en Tenerife. Los temblores tuvieron lugar a profundidades de entre 10 y 20 kilómetros, entre las 03:11 horas del pasado viernes y hasta las 14:00 horas de este lunes.

Los terremotos han sido detectados por la Red Sísmica Canaria, gestionada por Involcan, todos ellos de magnitudes muy bajas, dado que el valor máximo determinado fue de 1,3 en la escala Richter. Los eventos sísmicos se concentran principalmente en tres franjas horarias: la noche del 25, la madrugada del 26 y la mañana del 27 de noviembre de 2022.

No obstante, para Itahiza Domínguez, sismólogo del IGN, se trata de un suceso que “entra dentro de lo esperado” y que “ha ocurrido otras veces”.

“Entre 500 y 1.000 terremotos en un año”

Según cuenta el sismólogo a este periódico, Tenerife es una isla con mucha actividad sísmica en periodos de calma, es decir, entre erupciones, que es el momento en el que nos encontramos: “Tenerife siempre tiene actividad. Ahora mismo, en periodos de calma hay entre 500 y 1.000 terremotos en un año”.

Esta isla “es muy distinta geológicamente” con respecto a La Palma. Explica que antes de la erupción del volcán “se detectaron terremotos de magnitudes de 2 o 3”, mientras que en Tenerife, “los más grandes son de 1,5”. Además, añade que La Palma, en periodos de calma “parece que tiene muy poca sismicidad”: “Tuvo enjambres pequeños, quizás más profundos. Son sistemas distintos”.

Además, en los ocho días previos a la erupción en Cumbre Vieja, se detectaron más de 25.000 pequeños terremotos que azotaron la isla, un número infinitamente mayor al número de sismos registrados en los últimos días en Tenerife.

Por lo tanto, concluye que para el IGN “no es algo reseñable”, dado que “viene ocurriendo desde hace tiempo”: “Tenemos que estar atentos, pero bueno, está bien que la gente sepa que eso está ahí, que hay que tener cuidado y que habrá, obviamente, una erupción volcánica algún día en Tenerife, pero no hay nada que indique que vaya a ocurrir a corto o medio plazo”.

¿Por qué ocurren estos terremotos bajo la isla de Tenerife?

La zona de Las Cañadas del Teide es un lugar “que tiene mucha sismicidad desde hace mucho tiempo”. En 2016, hubo un enjambre sísmico y, desde entonces, han habido tres más: uno en 2019 y dos este año, en junio y julio.

A pesar de no haber indicios de que vaya a ocurrir próximamente una erupción, el sismólogo cree que “puede tener que ver con la acumulación de magma debajo de la isla durante muchos años antes de erupcionar”: “Estamos en una isla volcánica activa. Creemos que es parte natural de la actividad de la isla. De momento, no hay riesgos, pero tenemos que estar atentos”.

Este pasado fin de semana, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) detectó más de 100 sismos en Las Cañadas del Teide, en Tenerife. Los temblores tuvieron lugar a profundidades de entre 10 y 20 kilómetros, entre las 03:11 horas del pasado viernes y hasta las 14:00 horas de este lunes.

Los terremotos han sido detectados por la Red Sísmica Canaria, gestionada por Involcan, todos ellos de magnitudes muy bajas, dado que el valor máximo determinado fue de 1,3 en la escala Richter. Los eventos sísmicos se concentran principalmente en tres franjas horarias: la noche del 25, la madrugada del 26 y la mañana del 27 de noviembre de 2022.

No obstante, para Itahiza Domínguez, sismólogo del IGN, se trata de un suceso que “entra dentro de lo esperado” y que “ha ocurrido otras veces”.

“Entre 500 y 1.000 terremotos en un año”

Según cuenta el sismólogo a este periódico, Tenerife es una isla con mucha actividad sísmica en periodos de calma, es decir, entre erupciones, que es el momento en el que nos encontramos: “Tenerife siempre tiene actividad. Ahora mismo, en periodos de calma hay entre 500 y 1.000 terremotos en un año”.

Esta isla “es muy distinta geológicamente” con respecto a La Palma. Explica que antes de la erupción del volcán “se detectaron terremotos de magnitudes de 2 o 3”, mientras que en Tenerife, “los más grandes son de 1,5”. Además, añade que La Palma, en periodos de calma “parece que tiene muy poca sismicidad”: “Tuvo enjambres pequeños, quizás más profundos. Son sistemas distintos”.

Además, en los ocho días previos a la erupción en Cumbre Vieja, se detectaron más de 25.000 pequeños terremotos que azotaron la isla, un número infinitamente mayor al número de sismos registrados en los últimos días en Tenerife.

Por lo tanto, concluye que para el IGN “no es algo reseñable”, dado que “viene ocurriendo desde hace tiempo”: “Tenemos que estar atentos, pero bueno, está bien que la gente sepa que eso está ahí, que hay que tener cuidado y que habrá, obviamente, una erupción volcánica algún día en Tenerife, pero no hay nada que indique que vaya a ocurrir a corto o medio plazo”.

¿Por qué ocurren estos terremotos bajo la isla de Tenerife?

La zona de Las Cañadas del Teide es un lugar “que tiene mucha sismicidad desde hace mucho tiempo”. En 2016, hubo un enjambre sísmico y, desde entonces, han habido tres más: uno en 2019 y dos este año, en junio y julio.

A pesar de no haber indicios de que vaya a ocurrir próximamente una erupción, el sismólogo cree que “puede tener que ver con la acumulación de magma debajo de la isla durante muchos años antes de erupcionar”: “Estamos en una isla volcánica activa. Creemos que es parte natural de la actividad de la isla. De momento, no hay riesgos, pero tenemos que estar atentos”.

Este pasado fin de semana, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) detectó más de 100 sismos en Las Cañadas del Teide, en Tenerife. Los temblores tuvieron lugar a profundidades de entre 10 y 20 kilómetros, entre las 03:11 horas del pasado viernes y hasta las 14:00 horas de este lunes.

Los terremotos han sido detectados por la Red Sísmica Canaria, gestionada por Involcan, todos ellos de magnitudes muy bajas, dado que el valor máximo determinado fue de 1,3 en la escala Richter. Los eventos sísmicos se concentran principalmente en tres franjas horarias: la noche del 25, la madrugada del 26 y la mañana del 27 de noviembre de 2022.