eldiario.es

Menú

La Televisión Canaria y la dignidad de la UD Las Palmas

LA MIRADA DE ANDERSSON / POLÉMICA NARRACIÓN DEL DERBI EN LA TELEVISIÓN CANARIA

- PUBLICIDAD -

En los últimos días, desde que Teixeira Vitienes señaló el final del derbi canario, se ha hablado mucho sobre la honorabilidad, dignidad o respeto de la Unión Deportiva Las Palmas, cualidades que para mucha gente no se tuvieron en cuenta para con el club grancanario durante la retransmisión del partido por parte de la Televisión Canaria.

Se señala, incluso, directamente a Dani Álvarez, uno de los dos narradores del ente público, como culpable de un acto irrespetuoso o descortés hacia la UD Las Palmas por su vigor a la hora de reseñar el juego, las acciones de ataque y los goles del CD Tenerife [además de alguna expresión más o menos desafortunada].

Coincidí, a nivel laboral, con Dani Álvarez en la delegación del diario As en Canarias. Durante algunos meses, con Jerónimo Cabana como redactor jefe, colaboramos en la tarea de ofrecer el mejor trabajo posible para los lectores y Dani Álvarez, continuamente, reveló talento a la hora de informar sobre el CD Tenerife, ganas de abrirse camino en la profesión y, sobre todo, la virtud de ser buena gente.

En una profesión, y más en la televisión, expuesta al juicio sumarísimo de la gente, el pasado sábado creo que Dani Álvarez cometió sólo dos errores: celebrar los goles del CD Tenerife al máximo exponente de euforia porque eso, sobre todo, le hizo olvidar que el equipo que los encajaba era la UD Las Palmas, un conjunto también canario y que representaba -más o menos- al 50% de su audiencia. Pensaría lo mismo si el desliz lo hubiera cometido Fran Gómez, su compañero en tareas de narración el pasado sábado y que se encargó de relatar las jugadas de ataque de la UD Las Palmas.

Pero en ambos casos, por encima de todo, considero que la responsabilidad por cualquier falta nunca debería recaer en Dani Álvarez o Fran Gómez. El problema reside, entre complejos e incapacidades de la zona noble del organigrama de la Radio Televisión Canaria, en el empeño tan delicado por mantener un aparente equilibrio entre Tenerife y Gran Canaria, cuando lo idóneo sería localizar -en la casa las hay- a una persona capaz de narrar, de forma brillante, correcta y ecuánime, un partido entre el CD Tenerife y la UD Las Palmas.

Demanda de ambición en el club

Y a todas estas, si el problema es la dignidad de la UD Las Palmas, mejor sería que se realizara un análisis profundo en el propio club en busca de más autocrítica y más ambición para restaurar el orgullo de la entidad. Porque -que nadie lo olvide- este equipo no le gana un partido oficial al CD Tenerife desde 2003, porque este equipo no da una gran alegría desde 2000 -año de su último ascenso a Primera división-, porque este equipo no tiene un patrón deportivo que ilumine el camino y porque ya está bien de líos, de agobios por lograr la permanencia, de discursos vacíos, de disfraces de 'drag-queens' y de resignación.

Ya toca que en la propia UD Las Palmas se dé un paso al frente y se dé un salto de exigencia propia hacia un estadio superior, porque tanto aburrimiento y tantas decepciones empiezan a ser ejercicios insufribles.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha