La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El PP agota el impulso de la amnistía y cae su ventaja sobre el PSOE
El Gobierno de Ayuso reclama 400.000 euros a familiares de fallecidos en residencias
OPINIÓN | Si el Supremo lo imputa, el fiscal general debería recordar a Oltra

Ramón Chinea: “En este club todos somos uno”

Ramón Chinea.

ACAN

Santa Cruz de Tenerife —

0

Ramón Chinea hace balance. Casi un mes después de finalizada la temporada, el jugador y tesorero del ADEIN Tenerife Santa Cruz Fundación CB Canarias reflexiona sobre lo vivido en los últimos meses y mirar al futuro con cautela. Para el pívot del representativo, la última liga ha dejado muchas enseñanzas.

Acabó la temporada para el equipo con dos derrotas en la final a cuatro de Puertollano. ¿Les quedó mal sabor de boca?

“No. La temporada ya estaba hecha y entrar en la final a cuatro fue un premio para nosotros. En el primer partido no estuvimos bien, muy por debajo de nuestro nivel. En el segundo fuimos de menos a más y pudimos dar otra imagen”.

¿Qué balance hace de la temporada?

“Un balance positivo, en la línea de lo comentado por otros compañeros. Empezamos la liga con la meta de conseguir la permanencia, con lo que el objetivo inicial era ganar cuatro o cinco partidos, pero acabamos con 11 victorias. En la segunda vuelta solo perdimos dos partidos, ante el Sureste Gran Canaria y el Ferrol. Y en casa solo perdimos un partido, también ante el Sureste, que fue el primero de la temporada. Aquí se le ganó al Puertollano hasta el punto de igualar el average. En ese partido tuvimos incluso un último ataque para superarles en el average”.

¿Hasta que punto el equipo pagó el no haber podido celebrar partidos amistosos en pretemporada?

“No cabe duda de que pagamos el hecho de vivir en una isla donde el único equipo que hay es el nuestro”.

¿Les afectó que la liga tuviese tantos parones: Navidad, febrero, Semana Santa…?

“Se pierde ritmo, aunque se aprovecha para recuperar jugadores”.

¿Y a título individual cómo fue la temporada?

“Empecé flojito, luego fui cogiendo la forma y después tuve la mala suerte de sufrir una fractura en la falange del dedo, perdiéndome cuatro partidos. Tras la lesión me costó arrancar, ya coincidiendo con el final de temporada, pero acabé con buenas sensaciones”.

¿La fisura en el dedo le llegó en su mejor momento?

“Bueno, al final no fue fisura, fue rotura. Al principio me dijeron que era fisura, pero luego se demostró que no. El hueso estaba separado unos dos milímetros. Era algo que no se podía operar y ha ido soldando poco a poco. Aún se me hincha, pero ya no me duele. Aún tengo la sensación del golpe, pero eso no me impide ni entrenar ni jugar. La pena es que la lesión me llegó cuando mejor estaba”.

¿Cuál fue su mejor partido?

“Fue en Puertollano, aunque acabé eliminado con cinco faltas. En ese partido me felicitó uno de os colegiados. Aquí en casa, el mejor fue quizá ante el Mallorca”.

¿Cuánto le debe el equipo al apoyo que brinda la afición?

“Tenemos una de las mejores aficiones. Anima mucho y la grada se llena. En los pabellones de la Península no se ve tanta gente. Un agradecimiento similar debemos hacer a las instituciones y firmas comerciales que nos apoyan”.

¿Qué rival le gustó más?

“El Sureste es un gran equipo, con buenos fichajes. El Puertollano también y el Zuzenak igualmente. Estamos hablando de los tres equipos que quedaron por encima de nosotros en la clasificación”.

¿Qué rival le sorprendió?

“El Ferrol de la segunda vuelta, a raíz de unos fichajes que hicieron”.

¿Cómo compagina su labor de jugador con la de directivo?

“Ahora soy tesorero, pero podría desempeñar cualquier otra labor que se me pida. En este club todos somos uno. ¿Cómo lo compagino? Pues cuando estoy jugando me centro en eso y cuando toca hacer gestiones pues me centro en eso otro”.

¿Cómo ha sido su experiencia como monitor de las escuelas inclusivas en Icod de los Vinos?

“Estoy en el colegio Emeterio Gutiérrez Albelo, donde tengo a mi cargo a un niño motórico que ha progresado mucho. Estaba tan acostumbrado a una silla de ruedas eléctrica que cuando empezó el curso solo era capaz de dar un bote y ahora llega a los 59 botes. Además, ahora es capaz de dar pases. También entreno a neurotípicos, con lo que conseguimos que se dé la inclusividad que se busca en estas escuelas”.

¿Qué se podría esperar de la temporada próxima?

“En el club ya estamos trabajando en la próxima temporada. Hablándote como directivo, el objetivo es lograr dos o tres fichajes, una vez se ha confirmado que Biel Llopis no sigue en el equipo. También atendiendo a que tenemos un equipo con algunos jugadores veteranos, lo que nos obliga a buscar esos fichajes de los que hablo”.

¿Y qué objetivos a nivel deportivo se marcarán?

“Mejorar el rendimiento fuera de casa y sería bonito llegar nuevamente a la final a cuatro”.

¿Y el ascenso? ¿Piensan en eso?

“Creo que eso nos costaría, sobre todo porque se precisa mucho dinero. Dicho esto sin perder de vista que en esta categoría ya se necesita una cantidad importante”.

¿Hasta qué punto los viajes son un lastre para ustedes?

“Está el viaje en sí y también todo el material que se lleva, pues en muchos casos hablamos de una silla de juego y otra silla de paseo. Está eso y el temor a que las sillas de juego no sufran desperfectos en los aviones, pudiendo darse el caso de que viajes pero que no puedas jugar porque la silla está estropeada. Somos los primeros que subimos al avión y los últimos que bajamos. Los equipos de la Península cuando vienen se quejan de los viajes, cuando a nosotros eso nos toca cada dos semanas”.

Etiquetas
stats