eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Antón Losada

Soy mariñano de A Mariña do Lugo. Autor de "Piratas de lo Público". Profesor titular de ciencia política de la USC, doctor europeo en derecho, máster en gestión pública por la UAB. Ex secretario general de la vicepresidencia de la Xunta y exsecretario xeral de relacións intitucionais. Comentarista y analista en la Ser y Cuatro y El Periódico. Antes en TVE, TVG, y El País. Fui director general de Radiovoz y adjunto al consejero delegado de La Voz de Galicia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 22793

A veces hay que posicionarse, Pedro

Incluso en estos tiempos líquidos cuando parece que uno puede extender su programa y sus postulados hasta inundar todo el espacio disponible, como hace el agua, a veces no queda más remedio que plantar los pies en algún sitio si no quieres que la fuerza de la corriente te arrastre, como sucede en las inundaciones. Haría bien el presidente del gobierno en preguntarse si no ha llegado el momento de agarrarse sólidamente a algo, cueste lo que cueste.

Pedro Sánchez llegó a la Presidencia para gobernar de otra manera. Para hacer “real politik” y explicarnos que gobernar es muy difícil ya teníamos a Mariano Rajoy, que además lo hacía mejor y con más gracia. O marca la diferencia o debería empezar a tener presente que, la misma corriente de cansancio y hartazgo moral que se ha llevado al Marianismo por delante cuando menos de lo esperaba, puede llevarse al Sanchismo el día menos pensado. España y su política cambiaron de golpe en junio de 2018. Las exigencias a los gobernantes han aumentado drásticamente, también sus responsabilidades. Quién no lo entienda o lo olvide, lo pasara mal.

Seguir leyendo »

El VAR del Supremo

Si se entiende que el préstamo es el negocio principal inscrito a efectos tributarios, entonces el pago del impuesto corresponde al prestatario; o sea, a usted. Si se entiende que lo inscrito de manera principal, y obligatoria, es la constitución de la hipoteca, entonces el pago del tributo corresponde, de acuerdo con el art. 28 de la Ley del Impuesto de Transacciones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, a quien insta a la elevación al Registro, constituye su derecho y garantiza así su interés; o sea, al banco. Así de sencillo y así de complicado resulta, a la vez, el debate doctrinal que deberá dilucidar la sala tercera del Tribunal Supremo en pleno.

Hasta ahora la jurisprudencia dominante, desafiada ya por alguna sentencia de la sala Primera del propio TS en 2015, establecía que debía aplicarse lo establecido expresamente en el ahora anulado art. 68.2 del Reglamento de la LTPAJD y considerar responsable fiscal al prestatario. Pero ello, de acuerdo con la sentencia 1505/2018 recién publicada, lleva al sinsentido de “someter al gravamen un negocio jurídico no inscribible –el préstamo- solo por la circunstancia de que exista un derecho real accesorio –la hipoteca- constituido en garantía del cumplimiento de aquél”.  Si el impuesto grava el acto jurídico de la inscripción y lo que se inscribe es la hipoteca, debe pagar el acreedor hipotecario.

Seguir leyendo »

No nos lo podemos permitir

Los datos oficiales de Hacienda indican que España, probablemente, cerrará 2018 con la mejor recaudación fiscal de su historia. A estas alturas del ejercicio ya se superan claramente los resultados de 2007, poseedor de la mejor marca fiscal vigente. El proyecto de presupuestos que el ejecutivo de Pedro Sánchez acaba de remitir a la UE, no sólo no nos acerca, sino que nos aleja unas décimas de la distancia de cinco puntos que ya nos separaba de la media UE en gasto público. España se situará en el 40,9% del PIB nominal frente al 45% que marca la media europea. La razón es bien sencilla: desde el inicio de la llamada “recuperación”, la tasa de gasto público crece por debajo de la tasa de crecimiento de la economía española año tras año.

Estos dos datos por sí solos ofrecen un diagnóstico implacable del principal problema que aqueja a nuestra economía: los debates públicos que la transitan son básicamente mentira. La realidad económica va por un lado y la ficción política y mediática va por otro y si se encuentran, o es un accidente, o es casualidad.

Seguir leyendo »

El Día Nacional del odio

Llevamos ya suficientes ediciones y experiencias acumuladas con el 12-O como para empezar a valorar que, efectivamente, como anhelaban sus promotores, el día vaya camino de institucionalizarse como una fiesta celebrada con orgullo y pasión por ciudadanos del uno y otro confín del Estado. Solo habrá un pequeño problema, un detalle menor, y será que lo único que les une en la celebración es el odio. Cuando acudes a un desfile donde solemnemente van a marchar aquellos que consideras tu ejercito y tu bandera y te pueden las ganas de abuchear e insultar a otro, lo que te ha llevado allí es el odio, no el patriotismo.

Se equivoca Pedro Sánchez al responder que no iba a ser menos que Felipe González o Zapatero. Se le olvidó añadir a la lista a Adolfo Suárez, increpado ferozmente por unos y por otros hasta la destrucción, o a Mariano Rajoy, perseguido como su familia hasta la puerta de su casa, incluso a José María Aznar. La distancia entre el odio y la protesta resulta tan tan sideral que se aprecia a simple vista. El odio, como el amor, no es patrimonio exclusivo de la derecha. Hay una izquierda que parece encantada de que la odien, como si ese rencor les otorgara la razón. La respuesta ante la inquina de unos pocos es aplaudir el civismo de los miles de ciudadanos que se congregaron allí para celebrar una fiesta. Colgarse los abucheos como si fueran un mérito o una medalla solo les regala un valor y una representatividad de la cual carecen por completo.

Seguir leyendo »

La Constitución, en la encrucijada

En el tiempo de tribulación que estamos atravesando, puede ser pertinente recordar que la Constitución española de 1978 es la única que ha abierto en nuestra historia un ciclo político-constitucional que no solo ha tenido, sino que continúa teniendo, una duración prolongada en el tiempo. Las otras cuatro Constituciones que dieron comienzo a los diferentes ciclos de nuestra historia constitucional, las de 1812, 1837, 1869 y 1931, todas ellas basadas en el principio de legitimidad propio del Estado constitucional, el principio de soberanía nacional o de soberanía popular, estuvieron vigentes muy pocos años. Y todas, también, fueron sustituidas bien por la negación pura y simple del Estado constitucional (con el retorno de Fernando VII en el caso de la Constitución de 1812 o con el Régimen del general Franco en el caso de la Constitución de 1931), bien por el tránsito del principio de soberanía nacional al principio monárquico-constitucional (como ocurrió con la sustitución de las Constituciones de 1837 y 1869 por las de 1845 y 1876).

Durante la mayor parte, por no decir la casi totalidad, de nuestra historia constitucional el Estado realmente existente no ha descansado en un principio de legitimidad propio del Estado constitucional, sino en un principio abiertamente contrario a él. Así ocurrió con el Absolutismo de Fernando VII y con la Democracia Orgánica del general Franco, o con un principio monárquico-constitucional que, frente a la posición del rey, devaluaba la representación ciudadana mediante el derecho de sufragio.

Seguir leyendo »

Vox y la derecha

La derecha extrema cabalga a lomos de la xenofobia y el antieuropeísmo por todo el continente conquistando votos, escaños y gobiernos. Es una realidad innegable. Contrariamente a lo que suele afirmarse, no se trata de un fenómeno exclusivo, ni siquiera más apreciable, en aquellos países que más han pagado las consecuencias de la crisis económica y las políticas de austeridad dictadas desde la Unión Europea. Al contrario, es precisamente aquellos estados donde menos han sufrido la recesión y que más han decidido a la hora de imponer las políticas de austeridad europeas donde la derecha extrema recoge su resultados más espectaculares. Para quienes lo duden ahí están los casos de Francia, Alemania, Holanda o Austria.

La derecha extrema avanza recogiendo los votos y el miedo de los europeos más ricos, convertidos al rechazo a una Unión Europea que para ellos ya solo significa más inmigrantes, más subvenciones a los países del sur y más riesgos para el futuro de sus pensiones y sus beneficios sociales. Para contener esta marea los partidos conservadores europeos abandonaron la estrategia del cordón de sanitario que, por ejemplo, paró a Jean Marie Le Pen en 2002 en Francia y optaron por tratar de apropiarse su agenda. Se equivocaron. La agenda de la derecha extrema es tóxica, contamina todo cuanto toca. Quién decida competir ahí está perdido ante un adversario que siempre puede subir y ampliar la oferta de políticas reaccionarias.

Seguir leyendo »

La España trivial

El ruedo de la fortuna de la España política y mediática ha vuelto a girar. Como cada semana, lo ha hecho de manera caprichosa y tornadiza. Hace apenas siete días, oráculos y gurús daban por muerto al Ejecutivo de Pedro Sánchez, fatalmente herido por los playbacks que el comisario Villarejo le había sampleado a la ministra Dolores Delgado y la astronomía inmobiliaria del ministro Pedro Duque. El Gobierno central era un juguete en manos del destino y los malvados separatistas catalanes, dispuestos a cobrar integro el rescate en cualquier momento. La convocatoria de comicios se pronosticaba tan segura como las espantadas de Esperanza Aguirre cuando le preguntas lo que no debes. Sólo quedaba por resolver el delicado encaje con las elecciones andaluzas, convocadas ya tantas veces y con tantas fechas que empiezan a parecer una de esas bodas vendidas en exclusiva a la prensa del corazón.

Hoy, en cambio, quien realmente tiene los días contados es el president Torra y su alegre y bullicioso Govern. Desarmados por la implacable Inés Arrimadas y su bandera mágica, enfrentados por la eterna lucha por el poder que, al parecer, explica todo cuanto pasa sólo en Cataluña, su aparente unidad ha saltado al fin por los aires, dejando al descubierto la farsa que todos conocían pero se callaban por educación. El Gobierno de España puede respirar tranquilo. Ahora es en Cataluña donde la legislatura parece amortizada y el adelanto electoral está en el aire, como el amor.

Seguir leyendo »

Ya te vale, Josemari

"Estamos viviendo momentos que recuerdan a los episodios del 34, con el golpe de Estado de la Generalitat de Companys contra el gobierno de la República", ejecutado "por partidos de izquierdas con el apoyo nacionalista especialmente de la Generalitat de Catalunya", la derecha quiso ayudar a impedirlo “pero no la dejaron” y "si uno se asoma hoy a los discursos de las Cortes de la República sobre los sucesos del 34 parece que está leyendo algo actual. Porque hoy está pasando exactamente lo mismo".

No, no se trata de una sinopsis de un capítulo de la nueva temporada de Black Mirror, tampoco de un editorial de Federico Jiménez Losantos ahíto de odio ya de mañana, o de una conversación entre concursantes de Gran Hermano VIP moderada por Aramis Fuster. Así habla ahora José María Aznar, el hombre que fue presidente del gobierno de España, pero ha olvidado o ignora la responsabilidad que eso significa

Seguir leyendo »

Welcome home, Pedro

Cuando Pedro Sánchez aterrice de vuelta, tras su viaje por tierras norteamericanas, encontrará un gobierno en situación más precaria y con peores perspectivas que aquellas que tenía cuando se marchó, que tampoco eran para echar cohetes.  Quién le diga lo contrario, o le miente o le pagan por hacerlo. Lo más grave no es que la situación haya empeorado, en la política esas cosas pasan; lo realmente preocupante es la deriva de que las cosas se han ido estropeando por causas y motivos más bien irrelevantes, que solo importan los tertulianos, los jefes de prensa y sus políticos, mientras los asuntos que realmente afectan a la vida de la gente, o pasan desapercibidos, o duermen el sueño de los justos.

España es un sitio donde quien no gobierna siempre se anda escandalizando por algo. No tiene remedio ni tiene solución, solo puedes aprender a convivir con esa constante. La única manera de sobrellevar la bronca, en un país donde siempre se escandaliza quien quiere y siempre hay alguien deseándolo, consiste en adelantarse con contundencia y tirar hacia adelante sin mirar atrás. Las estrategias de negación o justificación solo sirven para multiplicar exponencialmente el ruido y la bulla.

Seguir leyendo »

La rifa de la ministra

Seamos claros desde el primer momento para evitar malentendidos. Nada que provenga de un tipejo como Villarejo debe ser utilizado en política. Ni para lanzar acusaciones sobre la financiación de Podemos o sus vínculos internacionales, ni para cuestionar la honradez de dirigentes independentistas, ni para investigar al rey, ni para pedir la dimisión de una ministra del gobierno que sea. Si no se respeta una regla tan básica, el resultado solo puede ser el caos y más negocio y más poder para Villarejo; exactamente lo que busca.

La guerra sucia de mercenarios así no se vuelve limpia y un ejercicio de transparencia cuando a uno le conviene. Si los audios de Villarejo y Corinna no sirven para investigar al rey emérito, tampoco valen para pedir la cabeza de Dolores Delgado, un partido de gobierno como el PP debería saberlo. Igual que Pablo Iglesias se equivoca al apoyarse en las filtraciones interesadas de un tipejo tras haberse quejado amargamente, con razón, por los dosieres que en su día fabricaron contra él.

Seguir leyendo »