eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Antón Losada

Soy mariñano de A Mariña do Lugo. Autor de "Piratas de lo Público". Profesor titular de ciencia política de la USC, doctor europeo en derecho, máster en gestión pública por la UAB. Ex secretario general de la vicepresidencia de la Xunta y exsecretario xeral de relacións intitucionais. Comentarista y analista en la Ser y Cuatro y El Periódico. Antes en TVE, TVG, y El País. Fui director general de Radiovoz y adjunto al consejero delegado de La Voz de Galicia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 21665

Busque mejor, presidente

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha declarado, en la rueda de prensa oficial tras el consejo de ministros, que el Gobierno “no encuentra la capacidad jurídica” para publicar la lista de beneficiados por la amnistía fiscal de 2012. Si no la ha encontrado debemos suponer que el Gobierno la ha buscado y a conciencia, pues publicarla era un compromiso público y reiterado de Pedro Sánchez. Si la ha buscado, seguro que existen informes y papeles oficiales firmados por alguien, con autoridad y con nombre y apellido, donde se acredite la existencia de una prohibición legal clara y expresa que impida tal publicación.

Por transparencia y por honor a su compromiso, el Gobierno debería publicar dicho-s informe-s donde se argumente de manera tan contundente su incapacidad para publicar la famosa lista. Si no dispone de tales dictámenes, la palabra de la ministra solo es una opinión y no publicar la lista es una decisión política del Gobierno, no una consecuencia jurídica.

Seguir leyendo »

Qué bonita es la amistad

Siempre me ha producido asombro escuchar a líderes y políticos ilustrarnos sobre las bondades del diálogo y la negociación como si ellos acabaran de descubrirlas y nosotros aún nos moviéramos en la dolorosa oscuridad del enfrentamiento y la imposición. Suena tan chusco como oír a un mecánico explicando que acaba de descubrir lo útil que puede resultar la llave inglesa para su trabajo, o a un pintor confirmando el gran avance que ha supuesto para su tarea el novedoso rodillo cuya existencia le acaba de ser revelada.

El presidente Sánchez –un mes en Moncloa y ni una rueda de prensa- y el president Torra acaban de descubrirnos que, en España, se puede hablar de todo, que se puede estar de acuerdo en que se puede no estar de acuerdo y que negociando se entiende la gente y se resuelven los problema en democracia. Torra ya no es el Le Pen español y Sánchez ya no es un cómplice del malvado Rajoy y su autoritario 155. Ha costado, pero hemos llegado. Quienes han defendido siempre el diálogo y la negociación como herramienta política en Catalunya deberán soportar en silencio que, ahora, vengan unos y otros a explicarnos sus bondades y cómo debe hacerse para hacerlo bien. Paciencia, es por una buena causa. En política no va de tener razón, va de arreglar los problemas.

Seguir leyendo »

Soraya toma ventaja

Camino de cumplirse la primera semana de la segunda vuelta de las primarias del Partido Popular, los augurios no parecen buenos para Pablo Casado. A la indiscutible baza de haber ganado el voto de los militantes, Soraya Sáenz de Santamaría ya ha sumado algunas victorias tácticas que le permiten ir ganando puntos ante los 3.128 compromisarios que, en voto secreto y urna cerrada, elegirán al ganador. Desde la apertura de las urnas, Sáenz de Santamaría marca el debate y Casado va detrás defendiéndose como puede.

Desde la misma noche del escrutinio Sáenz de Santamaría se hizo con la bandera de la unidad y la integración. Un activo clave en un partido que, por historia, tiene pánico a la división interna. Ciertas o no, cada oferta de integración hecha desde la candidatura sorayista y cada barón o voz autorizada que apela en público a la búsqueda de una lista unitaria desgasta y presiona a un Pablo Casado que, lejos de mantener abierta esa puerta, aunque solo fuera en apariencia, ha optado por defenderse ofreciendo un frente de una parte del partido contra otra. En cualquier organización los compromisarios que acuden a un Congreso tienden a ser más aparato que militantes de base. Ante el dilema entre unidad o frentismo, suelen preferir a la primera.

Seguir leyendo »

El que rompe, paga

Los barones ya no controlan sus territorios como antes. Es la evidencia más clara que ha dejado la primera vuelta de las primarias populares. Ninguno estaba en condiciones de garantizar con su apoyo una victoria aplastante en su baronía, ni siquiera Núñez Feijóo en Galicia. Ninguno parece estar tampoco en condiciones de garantizar el control de sus compromisarios territoriales durante el congreso de julio. Todo está abierto. Los porcentajes obtenidos por los diferentes candidatos ni pueden ni van a traducirse en porcentajes simétricos de compromisarios. Ambos supervivientes, Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, pueden ganar y cada uno tiene sus posibilidades.

De aquí al congreso popular arranca una segunda vuelta donde la aparente igualdad de fuerzas y posibilidades entre ambos aspirantes puede tentar a no pocos compromisarios a buscar negociar particularmente el sentido de su voto, conscientes de que ha multiplicado exponencialmente su valor porque ahora sí puede resultar decisivo y liberados por la división y la falta de control del aparato.

Seguir leyendo »

Los chantajistas siempre vuelven

Una vez que pagas la primera vez ya no hay manera de librarse de ellos. Los chantajistas siempre vuelven a por más porque te has convertido en su principal y más cómodo sustento cada vez que necesitan liquidez. Las historias de chantajes siempre acaban igual: pagando con intereses las lágrimas, el dolor y el daño que el chantajeado ha intentado evitar cediendo una y otra vez ante el chantajista, hasta que ya no le ha quedado nada para darle. Es ley de vida y ley de la política, nacional e internacional; ceder ante los chantajistas sólo acaba multiplicando los problemas y disparando los costes.

Matteo Salvini es un chantajista. Para salvar la crisis electoral de la Liga Norte, atrapada en la falsa dialéctica del norte de Italia rico y trabajador contra el sur pobre y subvencionado, ha cabalgado a lomos de la xenofobia migratoria y el antieuropeísmo. Los malos ahora ya no son los italianos del sur. Los nuevos malos residen en Europa y vienen del extranjero. Cuanto más ceda Europa ante sus exigencias, cuanto más intente "humanizar" sus términos, con más derecho se sentirá Salvini para exigir aún mucho más. Ha tomado a los migrantes como rehenes y le ha cogido gusto a exigir un rescate cada día a las cancillerías europeas, a las que avisa por Twitter de cuándo, cómo y dónde deben entregar el pago.

Seguir leyendo »

Desastre político en RTVE

Pedro Sánchez tenía dos opciones. Mantener en sus puestos, fuera de plazo, a los directivos de RTVE responsables de provocar los “viernes negros” mientras se resuelve un concurso que el Partido Popular bloqueó para mantener su control manipulativo y ahora quiere acelerar por la misma razón, siempre con la complicidad de Ciudadanos; o nombrar por decreto una dirección provisional que pilote la Corporación mientras se resuelve un concurso con muchas más posibilidades de salir adelante, porque ya nadie tendría incentivos para bloquearlo o pervertirlo y todos ganarían con un acuerdo razonable.

Con buen criterio eligió la segunda. Ese fue su acierto. Pero se le olvidó que en política no basta con tener buenas ideas, conviene ejecutarlas con la misma inteligencia, especialmente si solo sumas 85 votos en el Congreso; y ese fue su error. Nombrar por decreto al nuevo presidente de RTVE, por muy justificado que esté, ya supone una decisión que requiere mucha pedagogía y va a tener un coste elevado. Para que salga lo menos mal posible y no parezca un trapicheo, ha de elegirse a un profesional indiscutible, a ser posible de la Casa, solo debe anunciarse cuando se tengan los votos necesarios y ha de hacerse donde corresponde, en la propia RTVE.

Seguir leyendo »

Recuerda el 'Kader i Rades'

En la primavera de 1997 un viejo y herrumbroso barco llamado 'Kader i Rades', operado también entonces por las mafias que trafican con seres humanos, se hundía en el canal de Otranto tras chocar con una fragata de la marina italiana. Allí se ahogaron, que se sepa, cincuenta y nueve refugiados albaneses, casi todos mujeres y niños, que huían de una Albania en ruina institucional y económica y al borde la guerra civil.  En su excepcional 'Aprile' el director italiano Nanni Moretti filmaba a periodistas y activistas esperando nuevos barcos y nuevas tragedias en las costas de Brindisi mientras se lamentaba: "Ni un solo dirigente de izquierdas ha venido. Es el síntoma de sus carencias políticas pero, sobre todo, de sus carencias humanas".

Cuando Moretti preguntaba a uno de los supervivientes si sería una gran diferencia para él que en Italia hubiese un gobierno de derechas o uno de izquierdas, el demoledor silencio de la respuesta del albanés lo decía todo. Los cuatro minutos que dura esa escena resumen con precisión por qué el discurso xenófobo y racista se iba abriendo paso a través de la Unión Europea como una plaga. Veinte años después lo siguen explicando con idéntica lucidez: porque nadie se atreve a llevarle la contraria, destapar sus mentiras y ofrecer con coraje y determinación una política alternativa, cueste lo que cueste, en dinero o en votos.

Seguir leyendo »

La manada y el silencio de la justicia

No seré yo quién cuestione la necesidad de mejorar la legislación para perseguir más y mejor los delitos contra la libertad sexual y las agresiones sexuales, la urgencia de educar a los jueces o la ciudadanía en materia de igualdad y libertad sexual o la utilidad de reforzar los recursos a disposición del sistema para una protección integral de los derechos. Tampoco seré yo quién cuestione la evidencia de que la justicia española destaca como uno de los ejemplos más relevantes y rutilantes de la pervivencia y preeminencia del patriarcado en nuestras instituciones, desde sus normas de formación y selección a sus procedimiento de funcionamiento o sus reglas de decisión.

Pero tampoco seré yo quién acepte sin más que semejantes evidencias, lejos de convertirse en poderosos incentivos para el cambio, se manipulen como coartadas para la inacción y justificaciones para no arreglar de manera inmediata aquello que puede corregirse hoy mismo. De cara a no afrontar sus responsabilidades presentes, nada más cómodo para cualquier gobierno o sistema judicial que refugiarse en el futuro de milagrosas reformas legales que despejaran todas las dudas, o en mágicos procesos educativos que volverán a todos los hombres buenos, justos y rectos. Los gobiernos no están para desear “reformas mentales” , se eligen para hacer política y gestionar políticas.

Seguir leyendo »

En el Vietnam popular

Había dos razones que podían explicar el ‘acelerón mariano’ que disparó la salida de Mariano Rajoy y la búsqueda de un nuevo liderazgo en el Partido Popular. La decisión de acelerar los tiempos, en vez de ralentizarlos como acostumbraba a ser su estrategia preferida, podía deberse bien a que Rajoy había detectado que el partido tenía muy claro quién debía tomar el relevo y lo sensato era ejecutarlo cuanto antes, o bien a haber constatado la imposibilidad de ordenar el proceso en un partido dividido y enfrentado, donde iba a haber pelea y de las buenas y lo mejor sería facilitar que se sustanciara en una contienda relámpago, no favorecer una interminable guerra de trincheras. La tradición de orden y jerarquía del PP inclinaba a apostar por la primera opción. Los hechos constatan que el segundo motivo puede andar bastante más cerca de la realidad.

Mariano Rajoy se fue rápido porque no lo vio claro. Núñez Feijóo no llegó ni a venir porque tampoco lo vio claro y no se lo pidieron lo suficiente. La conclusión resulta obvia: Quien quiera hacerse con los mandos de la nave popular debe tenerlo claro: va a tener que bajar al barro y abrirse paso hasta el puente de mando por cualquier medio necesario.

Seguir leyendo »

Llévatelos a tu casa

Los migrantes constituyen un problema cuando son pobres y vienen para quedarse; entonces hasta los samaritanos más sensatos reclaman regular su entrada y dejar que pasen al menos mientras convenga a nuestras necesidades productivas. Cuando tienen dinero, aunque lleguen para quedarse, se convierten en turistas que encarnan otra señal de la grandeza de nuestra nación; cuantos más vengan, mejor para todos.

Si a la desgracia de ser pobres se añade, además, que pertenezcan a otra razas, procedan de otras culturas o profesen otras religiones, entonces se convierten en una amenaza que merece ser repelida con contundencia y con firmeza para preservar nuestro modo de vida y nuestros valores cristianos; incluido el dar de asilo a quien lo necesita…. Pero sin pasarse, que la caridad bien entendida siempre ha de empezar por uno mismo.

Seguir leyendo »