eldiario.es

9
Menú

El Hierro Ahora El Hierro Ahora

La especie que mejor se observa en aguas herreñas

Los zifios están clasificados como "insuficientemente conocidos", pero lo cierto es que no es difícil observarlos en la isla más occidental 

"La campaña suele ser en octubre, para tratar de aprovechar el mar en calma que se da por dicha época"

"Los zifios se acercan más a la costa en comparación con otros lugares del mundo", resalta la responsable de la investigación, Natacha Aguilar

- PUBLICIDAD -
Zifio en la costa de El Hierro

Zifio en la costa de El Hierro Universidad de La Laguna

Se les considera una especie poco conocida y lo cierto es que los zifios solo se dejan ver en determinados lugares de costa, uno de ellos es la isla más occidental de Canarias. Desde hace quince años que un amplio equipo de investigadores viajan durante días a El Hierro para intentar averiguar más datos sobre estos cetáceos. Precisamente, Natacha Aguilar, es bióloga marina y la responsable de esta investigación, es ella quien nos espera junto al pequeño barco, pero suficiente para llevar a cabo la parte práctica de dicho estudio.

Predominan multitud de aparatos electrónicos y dispositivos que son los que utilizan en cada campaña para obtener una mayor información sobre mencionada especie. En cada salida se distribuyen las tareas, mientras unos hacen el trabajo desde tierra, a otros les toca salir a navegar. "Aquí todos tenemos una función, la finalidad está en sacar el proyecto adelante, siempre de forma conjunta", destaca Aguilar.

Equipo de investigación de Cetáceos y Bioacústica

Equipo de investigación de Cetáceos y Bioacústica Romina Cabeza

Características de los zifios

- ¿Cómo surge la idea de llevar a cabo este proyecto de investigación en la isla de El Hierro?

Aquí es curioso, porque los zifios se acercan más a la costa en comparación con otros lugares del mundo. Son animales de buceo profundo y dada la primera característica que te he comentado, nosotros los podemos observar desde tierra. Esto es algo que impresiona, cuando enseñamos las fotos de dichos animales tan cerca de costa. Los investigadores a nivel mundial se quedan admirados porque hay quienes llevan investigando cetáceos toda la vida y no han visto un animal de esta especie nunca, ya que salen muy poco a superficie. Sin embargo, en El Hierro podemos afirmar que los vemos todos los días.

- ¿Cómo es que llegaste hasta aquí hace 15 años para centrarte en concreto en esta temática?

Yo estaba en Estados Unidos, en un barco donde había investigadores que buscaban lugares donde estudiar a los zifios, porque estos animales suelen morir con las maniobras navales. Por tanto, el objetivo de la marina americana  era indagar para saber lo que sucedía y por qué mencionada especie llegaban a las playas muertos en decenas con hemorragias internas. Entonces fue ahí cuando les dije que en Canarias y especialmente, en El Hierro se podía estudiar esta especie. Te puedo decir que durante todos estos años hemos estado investigando gracias a la financiación americana. También nos han ayudado desde el gobierno estatal, desde el Gobierno de Canarias y desde el Cabildo de El Hierro.

Equipo de investigación de Cetáceos y Bioacústica trabajando en una de las embarcaciones

Equipo de investigación de Cetáceos y Bioacústica trabajando en una de las embarcaciones Universidad de La Laguna

- Durante estos 15 años. ¿A qué conclusiones han llegado?

Podemos saber el comportamiento de buceo del zifio y el acústico, como localizan a las presas, o cual es la profundidad a la que se alimentan y cada cuanto. Todo ello es posible saberlo gracias a las denominadas, marcas. Se observó que el buceo es tan extremo porque con un cuerpito de cetáceo mediano realizan las proezas de buceo de un enorme cachalote, esto les pone en el límite de sus facultades fisiológicas. Son animales que viven en grupos pequeños y además, tienen que tener un metabolismo bajo para estar una hora debajo del agua, pues hay que tener en cuenta que el máximo son dos.

Como decía, al tratarse de grupos pequeños no pueden defenderse de otras especies que van a por ellos, por lo que cuando viene un sonar militar y creen que es un depredador, se asustan. A partir de ese instante se les rompe el equilibrio interno del buceo que tenían para controlar esos retos fisiológicos que mencionaba previamente y por ello, es que llegan a las playas desangrándose por dentro.

Periodos para investigar

Una de las investigadoras del grupo de investigación BIOECOMAC

Una de las investigadoras del grupo de investigación BIOECOMAC Universidad de La Laguna

- ¿Por qué las campañas para investigar a esta especie solo las realizan en determinadas épocas del año?

En concreto suele ser en octubre, para tratar de aprovechar el mar en calma que se da por dicha época.  Normalmente, este fenómeno en Canarias tiene lugar en otoño y en primavera, aunque han habido años que hemos realizado hasta cuatro campañas, pero las fijas son en las dos estaciones que te he comentado.

Cada vez que venimos recibimos todo el apoyo del pueblo de La Restinga, existe una hermandad absoluta con los pescadores, los buceadores y el resto de las personas de aquí, que siempre nos han apoyado. Es un placer, porque llegamos y nos sentimos en casa.

- En este tipo de proyectos, es fundamental el presupuesto para poder continuar ¿No?

Claro, imagina el reto de llevar durante 15 años una investigación así y traer doce personas, que somos las que estamos ahora. Quisiera decir que también se han sacado tesis doctorales con mención internacional sobre esta temática.

En este sentido, me gustaría resaltar que el estudio tiene una perspectiva internacional. Han venido hasta el momento estudiantes de doce países distintos, desde muchos sitios de Europa, hasta Latinoamérica o Nueva Zelanda. En definitiva, siempre mezclamos ese aporte de otros puntos, con las universidades canarias.

Situación actual

- Se han detectado 120 individuos de dos especies distintas. ¿Consideran que esta cifra puede aumentar? ¿Los zifios se encuentran presentes también en otras islas?

La población tiene dos partes, una de ellas es la residente y la que seguimos desde hace 15 años,  incluso sabemos hasta cada cuanto tienen crías, que ese es un dato novedoso a nivel mundial, aunque aún no se sabe cuando maduran sexualmente, hecho que impide evaluar el estado de conservación de las poblaciones. Por esta razón están clasificados como insuficientemente conocidos.

Nosotros lo que tratamos de demostrar es que al ser poblaciones pequeñas, si mueren 14 o 20 zifios se crea un impacto significativo.

- Mientras están en el barco y en La Restinga llevan a cabo la parte práctica, pero posteriormente toda esa información la organizan y clasifican ¿No?

Podemos decir que sí. Lleva toda una tarea de gabinete muy larga, debido a que esas fotografías que tomamos individualmente para reconocer a los zifios, son las que nos permiten saber que madre ha tenido a que crías. De las dos especies que vemos aquí, además de tener diferentes estructuras sociales, una de ellas es una especie harén, tiene varias parejas hembras, pero después estas hembras se separan y para la siguiente cría están con otro macho y forman otro harén.

Nuevas tecnologías

Natacha Aguilar, responsable de investigación en cetáceos y bioacústica marina del grupo de investigación BIOECOMAC, muestra uno de los aparatos para marcar a los zifios

Natacha Aguilar, responsable de investigación en cetáceos y bioacústica marina del grupo de investigación BIOECOMAC, muestra uno de los aparatos para marcar a los zifios Romina Cabeza

-Las nuevas tecnologías son muy importantes para ustedes, ya que una parte del equipo está compuesto por estos dispositivos. 

Exacto. Esta marca que tengo en mis manos, no solo tiene sensores de profundidad para decir en qué parte está el zifio, sino también de movimiento en los tres ejes,  para saber de esta forma lo que está haciendo. Además de sonido, aporta otro dato muy importante, que es cuando los están intentando capturar, ya que pasan de los chasquidos a unos zumbidos.

-Natacha, fuiste de alguna manera quien comenzó en su momento con este proyecto.

Sí, viene aquí de estudiante voluntaria, tras acabar la carrera. Llegué en un barco que se encargaba de recorrer el archipiélago y vi los zifios al lado de El Hierro, por lo que desde ese entonces me pregunté que hacían esos animales tan cerca de la costa. Fue un momento bonito, me quedé con ese dato. Seguí viniendo a la isla ocasionalmente, para sacar así algo más de información. Después de esto trabajé en el extranjero y allí fue cuando por fin conseguí los fondos necesarios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha