La portada de mañana
Acceder
El Gobierno ocultó a la ONU la venta de armas a Arabia Saudí en 2018
La agónica lucha de las células contra el coronavirus en los que murieron
Opinión - La directora, por María Ramírez

La carrera entre el virus y la vacunación sigue

0

Hoy (miércoles) hay 10.232 nuevos positivos. Son 242 menos que el miércoles pasado, que dejan la IA14 en 229,65 y el incremento semanal de casos sube el 2,17 %. Datos que nos dejan en una curva estabilizada.

Hemos salvado el posible repunte fuerte derivado de la Semana Santa, y nos encontramos en una fase de equilibrio inestable que puede ir hacia arriba o bajar según sean las medidas adoptadas y cómo sea el ritmo de vacunación. La combinación de estos dos factores dará lugar a situaciones dispares entre las comunidades autónomas, como ya se observa y que se verá incrementado a partir del 9 de mayo y decaiga el estado de alarma.

La evolución de los datos empieza a ser buena. Sin ser muy optimista porque la situación de algunos indicadores no es del todo buena. Pero la evolución es positiva.

Aunque en los datos aún queda la influencia de los días de Semana Santa en la que se reportaron pocos casos (se hicieron menos test), ya se empiezan estabilizar, es decir, las razones de tasas no suben. El número de positivos diarios está plano o baja ligeramente cada día, lo que hace que las incidencias se muestren planas o ligeramente a la baja. Los datos están estabilizados alrededor de los 10.000 casos desde el miércoles 7 abril. Aun debemos esperar unos días, quizás hasta el próximo lunes, para confirmar que no sigue subiendo la curva, para saber cuál será su evolución, pero me atrevo apostar que el máximo se alcanzará en los primeros días de mayo y la altura de la curva será la más baja de las cuatro olas que hemos tenido hasta ahora. No obstante, seguimos necesitando que bajen las UCI para que los hospitales empiecen a funcionar con normalidad.

Los datos y la evolución de los mismos durante esta semana nos hacen ser optimistas. 

Vacunas 

En abril la vacunación empieza a ir a toda máquina y, a pesar del parón que supuso AstraZeneca y del que ha supuesto Janssen, estamos cerca de poner medio millón de vacunas al día. España registró ayer  el máximo de dosis de la vacuna contra el coronavirus administradas en un día: 456.777. Esta semana se han distribuido 1.324.570 dosis. En tres semanas de abril ya se supera el volumen de dosis recibidas en cinco semanas de marzo. A partir de la semana que viene Pfizer sube a 1.7 millones semanales (un 40% más aproximadamente) y si añadimos que la vacuna de Janssen comienza a administrarse esta semana a las personas entre 70 y 79 años el ritmo de vacunación aumentará mucho. Todavía podemos conseguir que en agosto tengamos dos tercios, quizás el 70%, de la población vacunadas, al menos con una dosis. No nos podemos permitir más parones en la vacunación para lograrlo, para dejar atrás esta pandemia.

Estamos cerca de completar la inmunización de los mayores de 80 años, con la mitad de los septuagenarios y un 40% de los sexagenarios con la primera dosis recibida, tenemos que conseguir que todos los mayores de 60 estén con al menos una dosis entre finales de mayo y principios de junio. Quedan cinco semanas para lograrlo. Durante estas cinco semanas la población mayor de 60 años tiene que hacer un esfuerzo más y respetar todas las medidas; mascarilla, distancia, higiene, espacios ventilados, grupos estables y reducidos. El motivo es que más del 85% de las muertes por la Covid han afectado a los mayores de 60 años y estos han representado menos del 24 % de positivos.

Aún está ahora por definir qué sucederá con los menores de sesenta y aunque con vacunas como la de Janssen, que al ser monodosis puede agilizar el ritmo de vacunación de aquí al verano, nuestro gobierno no tiene previsto adminístrala para menores de 60 años.

El motivo es que ya sabemos que las vacunas de vector adenovirus (AstraZeneca, Janssen, Sputnik) tienen como un efecto secundario muy raro y muy poco probable el formar trombos venosos en lo que se ha denominado el síndrome VPIT, análogo al síndrome HIT causado por la anticoagulante heparina. Se sabe cómo se produce, cuales son los síntomas y como tratar a las personas si tuvieran un trombo inducido por las vacunas de adenovirus. Aun así, nuestro gobierno, y los gobiernos de la Unión Europea no han decidido, que vacuna aplicar a los menores de 60 años. En mi opinión son excesivamente cautelosos ya que el riesgo de producir un trombo es extremadamente bajo y los beneficios son muy superiores al riesgo que supone el contraer la Covid para alguien mayor de 30 años. Tampoco Sanidad ha decidido qué hacer con los dos millones de españoles vacunados con una primera dosis de AstraZeneca y que son menores de 60 años. Hay varios ensayos en marcha para comprobar la seguridad y eficacia de combinar vacunas, en este caso una dosis de AstraZeneca y otra de Pfizer. Los primeros resultados de estos estudios saldrán en mayo; incluso hay un estudio ya en marcha organizado por el ISCIII que probablemente tenga resultados preliminares en junio. Aunque teóricamente la combinación de vacunas es posible y hasta resulta positiva, primero hay que probar que lo es y tener evidencia científica sólida de que es segura y que funciona la mezcla de vacunas. Pero muy probablemente a los menores de 60 vacunados con AstraZeneca se les acabe vacunando con Pfizer una vez que Sanidad ha descartado hoy administrar la segunda dosis con la vacuna de Oxford-

La carrera entre el virus y la vacunación sigue. Por ahora estamos empatados, pero todo apunta a que en cuestión de cinco o seis semanas podemos revertir la situación y empezar a salir de esta situación.

Cuidarse y cuidar.     

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats