eldiario.es

9

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria inicia las obras para reconstruir el muro del Paseo de Chil

Los vecinos del número 29 han podido regresar a sus casas, pero la docena de habitantes de la parte superior de la zona afectada no regresarán a sus viviendas hasta que el Consistorio considere que su seguridad está garantizada

- PUBLICIDAD -
Reconstrucción del muro en Paseo de Chill, que cedió en la madrugada del pasado 11 de abril.

Reconstrucción del muro en Paseo de Chill, que cedió en la madrugada del pasado 11 de abril. Alejandro Ramos.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha continuado este viernes los trabajos en el Paseo de Chil para garantizar la seguridad de vecinos y conductores de la zona, tras ceder este jueves la estructura de contención que se construyó hace 21 años.

Tras una fase de derrumbes controlados de restos del gunitado desplomado, de propiedad privada, se iniciará en una semana la reconstrucción de una nueva estructura de contención que afiance esta zona, conocida como Ladera de Cuyás, y permita el regreso a sus hogares de los evacuados de forma preventiva.



En la noche del jueves también se abrió al tráfico rodado el tramo de paseo de Chil que se había cerrado por precaución tras el derrumbe, una vez se valló y aseguró la acera y la calzada más cercana al incidente, destaca un comunicado del consistorio.

Esta apertura al tráfico, aprovechando de momento el espacio del carril bici que aún estaba en obras, permitió descongestionar este viernes la densidad de circulación que transita por esa vía.

El alcalde Augusto Hidalgo, que ha seguido de cerca la evolución de las obras y de los 29 desalojados en la madrugada del jueves, explicó que tras la vuelta a sus casas de los vecinos del número 29, siguen desalojados la docena de vecinos de las viviendas de la parte superior de la zona afectada.

Esos residentes no podrán volver a sus casas "hasta que las condiciones de seguridad estén garantizadas por los técnicos", afirmó el regidor. quien agregó que mientras tanto estos vecinos están alojados en un hotel y pueden acceder a sus viviendas para recoger objetos y enseres necesarios acompañados por bomberos.

Hidalgo explicó que las lluvias parecen ser la causa del derrumbe de esta estructura, que no puede ser considerada estrictamente como un muro de contención, como los otros 382 de titularidad pública que están repartidos por toda la ciudad.

Esta estructura es privada aunque el Ayuntamiento, igual que con las públicas, realiza un seguimiento constante para evitar problemas.

De hecho, apuntó el primer edil, el Ayuntamiento recibe avisos esporádicos sobre el estado de estos muros que le permiten conocer cualquier desperfecto, además de que se revisan continuamente, sobre todo después de episodios de lluvia intensa.

Además, continuaron este viernes los trabajos para depositar tierra junto a la zona del derrumbe y crear, así, un nuevo talud con lo que habilitar una plataforma por la que pueda acceder la maquinaria pesada hasta la parte alta del desprendimiento y hacer una demolición controlada.

Operarios de la Unidad de Parques y Jardines del Consistorio ya realizaron labores para eliminar toda la vegetación que había en la Ladera de Cuyás, con el fin de evitar más filtraciones de humedad y facilitar los trabajos de demolición controlada.

Al mismo tiempo, se ha encargado un estudio geotécnico de la tierra de la ladera para determinar las actuaciones a realizar con posterioridad para afianzar el talud.

Una vez conocido el resultado se procederá a reconstruir la estructura de contención que garantice el firme de la Ladera de Cuyás sobre el que se asientan las casas de los desalojados.

Por la experiencia de situaciones parecida, y a expensas de las indicaciones del estudio geotécnico, los técnicos municipales consideran que la actuación más apropiada será la de construir un nuevo gunitado con anclajes hundidos en la ladera.

Según los especialistas, y si se opta por esta técnica, se realizarían perforaciones en la ladera de varios metros de profundidad que luego se rellenan con hormigón para que sirvan de anclajes.

Las cabezas de esos anclajes se unirán luego con un nuevo gunitado de hormigón creando de esta forma un muro con anclajes que garantiza la seguridad de la ladera y permita la vuelta de las 12 personas que han sido evacuadas de sus casas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha