La erupción de La Palma y la pandemia despiertan el interés por el paisaje volcánico de otras islas

Visitantes en la Caldera de Los Marteles, Valsequillo, Gran Canaria. (ALEJANDRO RAMOS)

La última erupción de La Palma ha recordado a Canarias su riesgo volcánico, pero este fenómeno, unido a la pandemia, también han despertado un mayor interés por las consecuencias que estos fenómenos naturales han dejado en cada una de las islas. Las rutas volcánicas vuelven poco a poco a estar de moda, al igual que las visitas a las calderas o a los caminos de lava que se originaron en las islas hace siglos. En el último trimestre del año en Lanzarote se duplicaron las peticiones por parte de medios de comunicación y otras empresas nacionales e internacionales de filmar en los monumentos volcánicos de la isla. La Montaña del Fuego y la Cueva de Los Verdes fueron, según los datos de los centros turísticos de la isla, escenario de multitud de filmaciones durante el período final de 2021, lo que ha supuesto un impulso para la promoción exterior. Sobre estos paisajes han documentado sus informaciones medios de toda Europa, desde Reino Unido, Alemania o Dinamarca, entre otros, rememoran desde el área, ya que Lanzarote es espejo del paisaje del futuro en las zonas arrasadas ahora por las coladas en La Palma. Por ello, insisten en que, aunque es difícil de cuantificar este incremento del interés por los paisajes volcánicos por parte de los turistas (ya que la pandemia ha trastocado las cifras y golpeado al sector en pleno mes de diciembre) sí que afirman rotundamente que se ha percibido este entusiasmo y que esperan que toda esa proyección de Lanzarote revierta en los próximos meses. 

Una isla canaria, entre los mejores destinos para visitar en 2022 según 'The New York Times'

Una isla canaria, entre los mejores destinos para visitar en 2022 según 'The New York Times'

La isla ya tenía recorrido en esta promoción como destino volcánico, donde se ha posicionado desde hace décadas. Según las estadísticas de Promotur, la empresa pública de turismo del Gobierno de Canarias, el Parque Nacional de Timanfaya es el punto más visitado por los extranjeros y nacionales, en un 38%. En 2020, casi cuatro de cada diez turistas visitaron este punto y lo mismo sucedió en años anteriores. “César Manrique consiguió crear ese interés por lo volcánico”, recuerda Masequera Almeida, especializada en turismo experiencial, que considera que en otras islas no se ha explotado tanto como reclamo. Lamenta que, pese a que Canarias tiene un origen volcánico, no se la asocie con estos fenómenos y pase desapercibido. “Vender el territorio siempre es un acierto”, asegura, ya que “el futuro está en el agroturismo y en el paisaje” más allá de ese modelo de sol y todo incluido, una apuesta que considera que de mantenerse en el tiempo debe al menos revertir con el pago de una tasa sostenible como sucede con otros destinos turísticos. 

El Hierro es la otra isla donde se produjo una erupción hace menor período de tiempo. Fueron meses de incertidumbre, pero la isla supo promocionar posteriormente ese volcán submarino. Desde el Cabildo se incide en las campañas y promociones en la posibilidad de realizar buceo en una zona  volcánica, donde emergieron multitud de especies marinas desde 2011. Según el informe de Promotur Perfil del turista. El Hierro, con datos de 2020, el 31% de los visitantes de la isla practican el buceo, después de otras actividades experienciales por las que escogen visitar este destino como el senderismo (65,2%) o “recorrer la isla por su cuenta” (74,3%). Son visitantes además que para aprovechar estas experiencias suelen contratar solo el alojamiento en hoteles, apartamentos o villas y no tanto el desayuno o el “todo incluido”. La consejera del área, Lucía Fuentes, señala que fue clave la apertura del centro de interpretación vulcanológica a raíz de la erupción submarina, “la fauna se recuperó en tiempo récord dando lugar a nuevas especies que han hecho que año tras año se sigan descubriendo nuevas especies”. 

La isla además se encuentra en la lista de The New York Times entre los 52 lugares del mundo que se deben visitar durante 2022. La publicación la destaca como “la más remota y encantadora de las Islas Canarias” que lidera en el ámbito de las energías renovables, una evidencia más de que existe un movimiento de turistas que valoran cada vez más la sostenibilidad del destino. “Para nosotros, que una isla tan pequeñita aparezca en el periódico más prestigioso a nivel mundial y que se nos reconozca es algo que no tiene precedente, no podemos cuantificar económicamente la importancia que tiene para nosotros aparecer en ese listado y encima por la sostenibilidad y el patrimonio cultural e histórico que en este caso se ve reflejado en el silbo herreño”, celebra la consejera. 

Tenerife es otra de las islas en las que el paisaje volcánico es parte de su promoción. El Parque Nacional del Teide es postal de sus campañas turísticas y el punto más visitado (37,6%) y el principal motivo por el que se escoge esta isla es por su clima.  Los visitantes que llegan a La Gomera aseguran que la eligen por sus paisajes (62,1%) y su actividad favorita es explorar su red de senderos (48,5%). Desde la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias señalan que son conscientes de que el origen volcánico de las Islas constituye en sí mismo un “atributo funcional de gran valor para la promoción de las Islas”. Desde este departamento destacan que “el hecho de ser un territorio volcánico ha estado siempre en nuestras narrativas” y citan el ejemplo de una campaña anterior a la erupción de La Palma que utilizaba una fotografía de Cumbre Vieja y señalaba “la energía te espera”. 

Un camino de Santiago entre volcanes

Gran Canaria y Fuerteventura son las islas donde no se han producido erupciones en los últimos siglos. En la primera, estas semanas es posible percibir mayor afluencia de curiosos que se acercan a la Caldera de Bandama, considerado uno de los cráteres más “perfectos” de Canarias desde donde se pueden realizar multitud de rutas de senderismo. Masequera Almeida, que se ha ido especializando en enoturismo, señala que en las rutas que tienen este fin también se puede explicar a los visitantes el origen de la isla y su formación geológica. Asegura que los visitantes quedan sorprendidos con esas paredes de picón. Estos meses, no obstante, señala que han sido de mucha incertidumbre para las pequeñas empresas de turismo activo, “en diciembre no tuve actividad, la semana pasada tuve algo y esta otra vez de nuevo nada”, señala. “Me tocará reinventarme”, añade. 

Mezclar turismo activo y volcanes fue la idea que se ha pretendido en los últimos meses con la promoción del Camino de Santiago que comienza en las dunas de Maspalomas y finaliza en el municipio de Gáldar. Un camino en el Ayuntamiento y la consejería de Turismo han remarcado a lo largo de 2021 que se disfruta de “bancales de cultivos, pistas de tierra, volcanes, senderos, miradores, caminos reales y algún que otro tramo de carretera, y por lugares de gran belleza paisajística e importancia cultural, etnográfica y patrimonial”; una ruta entre volcanes que discurre entre los municipios de San Bartolomé de Tirajana, Tejeda y Gáldar, por senderos que muchos canarios desconocen. 

La isla más antigua del Archipiélago, Fuerteventura, es más conocida por sus playas. De hecho, los turistas que la escogen lo hacen por su clima (80,3%), el mar (62%) o las playas (59,6%), según los datos de Promotur del año 2020. En Fuerteventura no ha habido una gran tradición de turismo vulcanológico, al tratarse una isla tan antigua. No obstante, desde el Cabildo de la isla informan a este periódico de que sí que “ha crecido el interés por los entornos naturales y eso se ha notado en una mayor afluencia de senderistas, especialmente a raíz de la pandemia. Fuerteventura es una isla de gran riqueza paleontológica y geológica, al ser la isla más antigua de Canarias, y tiene mucho que ofrecer en este sentido. Cuenta con importantes atractivos como la Ruta de los Volcanes, en la zona de Lajares, en el municipio de La Oliva”. Desde la Corporación añaden que el grupo de gobierno apuesta por “la diversificación turística, más allá del sol y playa, por lo que atraer este tipo de perfil de visitante que se siente atraído por los volcanes y la naturaleza es fundamental para la actividad turística de la Isla”. 

La pandemia ha puesto de relieve la incertidumbre que supone depender del turismo de grandes masas. En los últimos dos años Canarias ha acogido diferentes foros sobre los retos del sector y la necesidad de reinventarse hacia experiencias que aporten calidad y valor, revirtiendo en la economía local. Las nuevas variantes han impedido hacer previsiones a largo plazo pese al avance de la vacunación y la temporada alta turística se ha visto resentida, según las patronales hoteleras de ambas provincias. A ello se le ha sumado la erupción de La Palma, sobre la que se insiste en que la prioridad es reconstruir las viviendas, las infraestructuras y a medio plazo poder hacer de la geología un producto turístico con todo un paquete de actividades que se traduzca en prosperidad para la población. Fuentes de la Consejería de Turismo explican que en esta isla las reservas cayeron en picado y que las aerolíneas han reducido su oferta hasta marzo ante la menor demanda, por lo que existe una percepción de que ha aumentado el turismo relacionado con lo volcánico en La Palma porque el resto de la oferta se ha parado. Además, recuerdan que desde que empezó la pandemia se detecta una preferencia por los espacios naturales y los deportes en la naturaleza. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats