eldiario.es

Menú

Nuevos rumbos para la Educación en Canarias

- PUBLICIDAD -

¿Qué nos dice el informe?

Las pruebas realizadas por los estudiantes tratan de valorar el dominio alcanzado en cuatro competencias básicas: comunicación lingüística, competencia matemática, conocimiento e interacción con el medio físico, y competencia social y ciudadana. La muestra total de estudiantes ha sido de 28.700 alumnos, de los cuales 1.626 cursaban sus estudios en Canarias, y de 887 centros de los cuales 46 estaban localizados en Canarias.

Los resultados de las pruebas ponen de manifiesto que los estudiantes de Canarias alcanzan en tres de las cuatro las competencias una puntuación inferior a 480 puntos, mientras que en la otra se sitúan cerca de los 490 puntos siendo el promedio establecido de 500 puntos. Atendiendo a estas puntuaciones Canarias obtiene resultados similares a Baleares y a la Comunidad Autónoma de Valencia y muy por debajo de los obtenidos por La Rioja, Asturias, Madrid o Extremadura.

La raíz del problema en Canarias

El informe nos proporciona algunos datos complementarios que pueden ayudarnos a entender las causas de nuestros malos resultados. Sin lugar, a dudas, el principal factor para entender estos resultados es el bajo Índice de Desarrollo Social, Económico y Cultural de Canarias (ISEC). Canarias ocupa el cuarto lugar por la cola en este índice, sólo por encima de Andalucía, Ceuta y Melilla.

Pero siendo muy importante esta relación entre el rendimiento en las pruebas y el ISEC, no lo es menos que la relación entre el rendimiento y el índice de idoneidad del sistema educativo. En esta relación Canarias sólo tiene por debajo a Ceuta y Melilla, mientras que se encuentra muy lejos de Andalucía o Extremadura.

La conjunción de estas dos relaciones, nos deja una evidencia: el mal funcionamiento del sistema educativo en Canarias no permite compensar las diferencias sociales, evidenciadas en el ISEC, como ocurre en Andalucía o Extremadura. De hecho, cuando se traza la recta de regresión que relaciona los resultados con el ISEC, Canarias siempre aparece muy alejada del promedio que le correspondería, salvo en la competencia social y ciudadana.

He aquí nuestro principal problema, la idea sobre la que deberíamos construir una nueva política educativa: el sistema educativo en Canarias funciona peor que en el resto del Estado de modo que no es posible superar las desigualdades sociales, económicas y culturales que afectan a nuestros estudiantes.

Centrado el problema y establecidas sus causas principales, no está de más recordar lo que nos indican las estadísticas comparadas de la inversión educativa.

Si para la etapa 1992-1999 Canarias experimentó uno de los mayores crecimientos en inversión educativa de España y Europa, a partir de aquellas fechas sucede lo contrario: en el Archipiélago Canario se produce en la siguiente década un proceso creciente y sostenido de intensa desaceleración de la inversión educativa, de tal forma que la sitúa a la cola de las Comunidades Autónomas españolas. Todo ello, paradójicamente, en un tiempo de fuertes crecimiento del PIB canario, por encima de la media española.

Por tales razones, trasladar las responsabilidades principales fuera de quien tiene el gobierno del sistema educativo no sólo constituye una falsedad sino que opera en dirección opuesta a las soluciones necesarias. Que se persista en ello se comprueba con el examen de prioridades escogidas para la presente legislatura en materia de educación: entre aquéllas no se encuentra en ningún caso la que debería ser principal y que con rigor se describe como el más destacado de los problemas educativos en las islas: la baja idoneidad del sistema educativo.

¿Es posible cambiar las cosas?

¿Llegamos todavía a tiempo para dar otra salida al panorama que el informe nos describe, especialmente para los estudiantes evaluados de 4º de Primaria?

Sí, si se actúa de otra forma y sin dilación. Afortunadamente los resultados obtenidos por nuestros estudiantes todavía pueden ser mejorados. Se trata de estudiantes de cuarto curso de enseñanza Primaria y, por tanto, con cuatro cursos académicos por delante para que sean objeto de una nueva evaluación, que tendrá lugar en segundo curso de la ESO.

La Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, debería aprovechar la oportunidad abierta por el Ministerio de Educación a través de los catorce programas que se van a poner en marcha, dotados con más de 300 millones de euros, para elaborar un plan que permita utilizar esos recursos eficazmente en la mejora de la idoneidad del sistema educativo. Un plan que, a mi juicio, debería contar con la colaboración de las administraciones locales y, especialmente, con los Cabildos.

* Presidente del Cabildo de Gran Canaria y Secretario General de los Socialistas Canarios.

Jose Miguel Perez*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha