eldiario.es

Menú

El ministro de Exteriores francés pensó en dimitir por la expulsión de los gitanos

PARÍS

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, ha reconocido que no está "contento" con la polémica que ha provocado la expulsión de cientos de inmigrantes de etnia gitana a Rumanía y Bulgaria por parte de Francia y ha reconocido que pensó en presentar su dimisión por este motivo.

- PUBLICIDAD -

PARIS, 30 (EUROPA PRESS)

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, ha reconocido que no está "contento" con la polémica que ha provocado la expulsión de cientos de inmigrantes de etnia gitana a Rumanía y Bulgaria por parte de Francia y ha reconocido que pensó en presentar su dimisión por este motivo.

"No estoy contento con lo que ha pasado, no estoy contento con esta polémica", ha señalado Kouchner en declaraciones a la emisora RTL. Así las cosas, el ministro confesó que se le pasó por la cabeza presentar su dimisión al presidente, Nicolas Sarkozy, con quien habló de ello.

Kouchner ha admitido que le "sobrecoge el corazón" el hecho de que se expulse a estas personas, pero "es necesario hacer respetar la ley". En particular, ha denunciado el hecho de que se explote a este colectivo y que se use a "niños drogados para que parezcan enfermos".

"¿Cómo hacer para remediarlo? ¿Dimitiendo? He pensado en ello", afirmó, si bien señaló que finalmente llegó a la conclusión de que "lo importante es continuar". "Irse es desertar, irse es aceptar", subrayó el jefe de la Diplomacia, otrora fundador de Médicos sin Fronteras y uno de los hombres de izquierdas dentro del Ejecutivo de Sarkozy.

Por otra parte, preguntado sobre si la imagen de Francia se ha visto afectada por estos sucesos, Kouchner señaló que "si la imagen de Francia en el exterior es lo que dice la prensa extranjera, sin duda" está sufriendo y por eso hace falta "explicar".

Así, subrayó que Francia "no tiene nada por lo que ponerse colorada" en este asunto puesto que es "el primer país de asilo en Europa y el segundo en el mundo". Igualmente, hizo hincapié en que mientras en sus países de origen los gitanos en ocasiones no reciben tratamiento en los hospitales, en Francia, aunque sean ilegales, se les da acceso a la sanidad y a la educación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha