eldiario.es

Menú

Un catauro de ocurrencias

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo.

Dado que a Jordi Pujol no debe considerársele ex Honorable ante la fundada sospecha de que nunca lo fue, decidí no relacionar tampoco a Fernando Clavijo con el compendio de virtudes que se le supone al portador de semejante título de honor. Pero como no quería renunciar a su evocación, busqué adjetivaciones que rimaran, por así decir, con “honorable”; como “inefable”, “inevitable”, incluso “afable” por mor del buen rollito y paro de contar, que abundan las menos positivas del tipo “impresentable”, “indeseable”, etcétera. Quería emular a Fernando Ortiz y su catauro de cubanismos, siendo “catauro” un cesto de yaguas (la palma real, o sea) utilizado en las Antillas para transportar cosas: se me ocurrió que igual podría cualquier verseador o letrista de murgas carnavaleras con el estro encendido y darle a la rima tomando lo que fuere menester del catauro ideal. Desistí, al fin, del intento, para que sea el lector quien se ocupe, si le place, de la filosofía político-económica del presidente canario, el que dice ser y llamarse, merecidamente, Fernando Clavijo.

Cuentan de Clavijo que un día, al reprochársele que sólo gobernara para los empresarios, respondió que sí, que lo hacía y a mucha honra porque son los empresarios quienes crean empleo; desinteresadamente. No tengo referencia presencial de que tal cosa dijera pero, qué quieren, le pega: a la vista de lo actuado, es evidente que legisla para los empresarios y que no le preocupa mucho la calidad del empleo creado y nada que se trate de empresarios que buscan el beneficio en la explotación de sus trabajadores y empleados. Lo digo porque escucho hablar con frecuencia de jóvenes con buenos expedientes académicos y cargaditos de másteres caros que han de coger puerta e irse a trabajar por el ancho mundo. Les sorprendería, por ejemplo, la cantidad de isleños que andan por China, diré a título de ejemplo. No digo que no convenga a los jóvenes isleños salir de las islas y no les reprocharía que se instalaran fuera. El problema no es ese sino que en éstas nadie les ofrece trabajo con un salario decente porque siempre tienen a mano quien esté dispuesto a aceptarlo por menos. Mejor es largarse y rendir en otro sitio los beneficios de la inversión hecha aquí para formarlos. Si cuando las plataneras se regaban a manta podía decirse que realmente exportábamos agua, por la cantidad y la calidad de las exigidas por el cultivo, hoy enviamos fuera talentos y recursos dinerarios. Hay casos en que se ha rechazado al aspirante a un empleo por considerarlo excesivamente preparado.

Clavijo considera "atractivos" los salarios bajos

Seguir leyendo »

Rajoy de vuelta al plasma

Mariano Rajoy, en una rueda de prensa mediante videoconferencia. (Twitter)

Patricia Hernández, presidenta del Grupo Socialista en el Parlamento, ha recuperado la memoria. De repente recordó a personas del entorno de Clavijo y/o CC que saben de las compras de billetes de Lotería por Miguel Zerolo con las que acaparó el cupo de posibilidades honestas de conseguir premios y más premios (o boletos premiados, que no es lo mismo) de la esquiva Lotería. Todo comenzó un día que paseaba por Las Teresitas y encontró una lámpara en la arena. Se puso a limpiarla con un pañuelo y no le sorprendió sentir dentro actividad: conocía el cuento y aguardó, pero en lugar de salirle el vaporoso genio verde de ojos saltones y largas pestañas rebosantes de gena, con chaleco sin mangas, turbante y zarcillos de argollas granditas, se le plantó delante no recuerdo si un juez o una jueza malamañado/a. Iba a acabársele lo que se daba, pero él no lo sabía aún.

No se extendió la socialista en detalles de esas personas cercanas al ex alcalde santacrucero, pero al señalarlas con el dedo mostró un énfasis que no asomó cuando ella y Clavijo mojaban el pan en el mismo huevo. Como no tengo el gusto de conocer a esas personas, no me ocuparé de ellas que ya tengo suficientes enemigos; sí me detendré, no mucho, en la diputada Hernández pues, aunque tampoco tengo el gusto, sí la conozco de oídas mayormente.

Fernando Clavijo, presidente del Gobierno de Canarias. (EFE)

Fernando Clavijo, presidente del Gobierno de Canarias. (EFE)

Lo más destacado de esta su intervención dedo en ristre es el reproche a Clavijo que, es verdad, no ha pedido perdón a los canarios por la inmoderada afición de Zerolo a los juegos de azar. Lo largó Hernández con un coraje liberador de cuanto se reprimió su natural cuando freían huevos juntos. De todos modos, reconozco que darle por ese lado puso de relieve que Clavijo ha asistido a algún discreto cursillo del PP orientado a combatir la tendencia de los jueces de la lámpara a considerar los frecuentes casos de corrupción producto de una “planificación criminal”, la que en Las Teresitas alcanzó la alta calificación judicial de “muy sofisticada”. Se vio claro al replicar Clavijo que a él no le duelen prendas por pedirle disculpas a los canarios y poco le faltó remedar a Raphael, sensu contrario podría decirse, cantándole que él no que él es aquél sino que no es el que metió la mano en la cacharra del gofio y que todo se debió a un error de gestión. O a varios errores, todos ellos en la misma dirección. Ya veremos qué ocurre con el recurso presentado contra la sentencia condenatoria.

Seguir leyendo »

El aguante de la UE, a prueba

Bandera europea rasgada. (DP).

Enmanuelle Macron vencerá este domingo, 7 de mayo, en la segunda vuelta de las elecciones francesas. Eso se desprende de las encuestas que le dan el 51% de los votos frente al 49% que se decantaría por su rival, la ultraderechista Marine Le Pen. Es lo previsible, pero, tal y como están las cosas, no conviene descartar una sorpresa. Aunque el mal estilo de Le Pen en el debate televisado del martes pasado pudo reforzar las posibilidades de Macron, no dejó éste de caer en el guirigay tipo La Sexta que fue, por momentos, el debate de los dos presidenciables.

Los observadores destacaron de las intervenciones respectivas el dominio de los aspectos técnicos y de los matices de Macron frente a la visión unilineal y cenutria de Le Pen con sus anuncios de desastres terribles si Francia continúa en la UE. “La fin del mundo” que decimos por estos andurriales. Coincide, por cierto, la líder ultra con la izquierda radical al considerar al candidato de En Marche! hombre al servicio de los poderes supranacionales que lo han puesto ahí en beneficio de los grandes grupos financieros, del “sistema” en definitiva. Le Pen recurrió en algunos pasajes a un discurso obrerista, como si ella fuera una paria de la Tierra que nada tiene que ver con el mundo del dinero y el mentado “sistema” del que forma parte, supongo, la Justicia que ahora mismo la investiga por destinar cinco millones de euros (más de 800 millones de pesetas) a empleos inexistentes. Los asuntos de corrupción, que arruinaron la candidatura de Fillon en la primera vuelta, ni se mencionaron en el debate. Tampoco los de nepotismo que el partido de Le Pen practica cosa mala. Quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra, digo yo que será.

La victoria de Marine Le Pen el domingo sería novedosa no sólo por improbable sino porque sería el triunfo de unos planteamientos elementales dirigidos en su simpleza a remover los sentimientos (y los instintos) de los “patriotas auténticos”, que no figura entre las especies en extinción. Además, favorece a Macron un sistema electoral, el de dos vueltas, diseñado para impedir que el nacionalismo fascista que representa Le Pen u otros excesos, que haberlos, háylos, se hagan con el control del Estado. El fantasma de dos guerras mundiales aparece detrás. Así, la primera vuelta permite eliminar la morralla y dejar “vivos” sólo a los dos más votados que se disputarán la presidencia de la República en la segunda vuelta. Dado que los candidatos derrotados en la primera suelen recomendar a sus seguidores votar en la segunda por uno de los dos finalistas, se previó que si los ultras llegaran a ella, el peso del electorado no fascista les pararía los pies, como ocurriera en 2002 cuando Jean-Marie Le Pen, que había fundado el Frente Nacional (FN) en 1972, dio el aldabonazo de pasar a la segunda vuelta por vez primera con el 16,8% de los votos. Fue posible gracias al desastre del socialista Jospin y a la dispersión del voto entre las restantes candidaturas. Había llegado el momento de probar el funcionamiento del mecanismo y Jean-Marie fue aplastado por Jacques Chirac, que obtuvo más del 80% de los votos al concentrarse el de todos los partidos interesados en cerrarle el paso a los ultras.

Seguir leyendo »

El "anclaje" constitucional del REF

Contenedores de mercancía apilados en un puerto

Hace un par de semanas arremetí contra la utilidad de la protección constitucional del REF. No era mi intención negarla, pero se esfumaron las líneas en que explicaba mi desconfianza no en la Constitución sino en quienes la aplican y lo mismo se sirven de ella para un fregado que para un barrido. Misterios de la brujería cibernética. Quería expresar, en definitiva, mi convencimiento de que el Gobierno respetará la garantía constitucional para lo que va quedando del régimen histórico canario. Si repasamos los cumplimientos/incumplimientos de Madrid con Canarias en una escala del 0 al 10, el 0 marcaría las circunstancias que obligan al Gobierno central a pedir agua por señas y hacer las concesiones que sean a cambio de los apoyos parlamentarios que necesite para salir del apuro, que ya luego se verá. A partir de ese punto 0, el ascenso paulatino indicaría mejoras en sus posiciones de poder; hasta el 10 que representa la mayoría absoluta que hace a los aliados innecesarios o por lo menos prescindibles.

Quería, en fin, destacar que ya estamos saturados de compromisos del Gobierno español con las islas, bien sea para salir del paso en una comparecencia en los medios informativos, bien para conseguir los votos parlamentarios que necesita, como ocurre ahora mismo de cara a los Presupuestos Generales del Estado con el solitario voto de Ana Oramas. Si no se ve obligado el Gobierno a una nueva prórroga y acaba todo en unas elecciones más que anticipadas, apresuradas. No estaba yo muy pendiente de lo que Rajoy decía por la tele el otro día, en Uruguay, creo, pero para mi gusto dejó caer, muy en tópica clave gallega, como quien no quiere la cosa, la posibilidad de convocarlas dando a entender que volvería a ganarlas. Cosa que no dudo ante la penosa oposición a la que se enfrenta. Por ejemplo, la última gracieta del cada vez menos creíble Pablo Iglesias y su propuesta de moción de censura a Rajoy, una pirueta que PSOE y Ciudadanos se apresuraron a rechazar como si fuera algo serio con el recordatorio socialista de que gracias a Iglesias sigue Rajoy de presidente. La cantinela de la impotencia.

La diputada nacional de Coalición Canaria, Ana Oramas

La diputada nacional de Coalición Canaria, Ana Oramas EFE/Elvira Urquijo A.

Seguir leyendo »

Gürtel caldeó la semana judicial

Ignacio González, Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre.

El arqueólogo e historiador Paul Veyne, especializado en la Roma Antigua, escribió que “ la voluntad de poder de la clase gobernante romana era tan fuerte que se apoderaba de los valores ajenos como si fueran un botín”. Me recordó la cita Rafael Hernando, portavoz parlamentario del PP, que no echa sino leches contra quienes, dice, han traicionado el espíritu del PP y sus valores; a más del 3%, claro, que por menos no merece la pena con la cantidad de gente a atender.

Habló Hernando, todavía estupefacto por la osadía de los jueces que llamaron a declarar en la vista del saqueo Gürtel (periodo 1999-2005, que todavía queda tela que cortar) al divino Rajoy. Ni tiempo tuvo de reponerse de la impresión pues, apenas 48 horas después, la Guardia Civil detuvo a Ignacio González, ex presidente de la Comunidad de Madrid, a título de Gran Batracio de la charca de Esperanza Aguirre. Y qué mejor sitio para el ranón y su cohorte de ranas que el Canal de Isabel II de donde no se han robado el agua; milagrosamente.

Otros dirán, con razón, que un 3% no es nada, que contentarse con ese porcentaje es hacer el canelo y de ahí que nada dijera Hernando de valores ajenos pues no lo son pues para eso ganó González unas elecciones con el plácet entusiasta de Esperanza Aguirre que calificó su trayectoria política de “impecable”, palabro que para los laicos significa “exento de tacha”, que en este caso resultaron alcayatas; y para los religiosos “incapaz de pecar”, o sea, inútil, negado, inepto sin que se sepa qué pretendía significar la señora marquesa, que igual es la que merece el calificativo por su evidente incapacidad para percatarse de que a su protegido González le hacían tilín valores tan ajenos como los dineros del Canal de Isabel II.

Seguir leyendo »

De la yenka nacionalista

Pedro Quevedo (NC) y Ana Oramas (CC).

Los técnicos del Ministerio de Hacienda cuestionan lo que llaman el “anclaje” del REF en el Estatuto de Autonomía que por lo visto, sólo por lo visto, tratan de reformar en el Congreso de los Diputados. Es lo que dice José Miguel Ruano, negociador en jefe, temerariamente confiado en que las reticencias del Estado no retrasen la reforma; aunque la utilización del término “anclaje”, de resonancias marineras, evoca la necesidad de encontrar enseguida donde echar el ancla y botar cabos de amarre para no naufragar.

Es verdad que por agotamiento y para aprovechar el tiempo poco me interesan ya estos asuntos. Pero donde hubo siempre queda y no se me escapa que año tras año se repiten las noticias y las situaciones, lo que permite adivinar el rumbo de los concernidos en función de si el Gobierno central necesita o no los votos isleños; para constatar después que, superado el momento de apuro, todo se olvida hasta una próxima ocasión. La yenka debería ser el baile nacionalista canario por aquello de derecha-izquierda-derecha, adelante-atrás un-dos-tres.

A falta de explicación suficiente, observo que Ruano parece reducir las reticencias de los negociadores del Estado a cuestiones meramente técnicas y me emociona, de verdad, su confianza en que no retrasen la reforma, la del Estatuto supongo; aunque a renglón seguido aventura el hombre la idea de que no entienden los funcionarios estatales la dimensión jurídica del Estatuto. Cosa que no debería sorprenderle por cuanto a él corresponde procurar que la entiendan.

Seguir leyendo »

El REF rompió el franquismo en Canarias

Billetes de euro. (Canarias Ahora).

Cuando el Gobierno español tiene dificultades parlamentarias, como las de ahora con los Presupuestos, aumenta no el valor, que es el que es, sino la estima por el voto canario. El de los diputados nacionalistas, claro, porque a los que militan en los partidos estatales no es necesario siquiera preguntarles, que ya saben ellos a qué atenerse, bonito fuera. El fenómeno es tan de cajón que se corresponde a la ley física de que las mismas causas producen siempre los mismos efectos.

En este caso, el efecto es que vuelva a hablarse de la “agenda canaria”, la que no sé si es compendio de aspiraciones y necesidades isleñas; o simple listado/propuesta de temas de entretenimiento para políticos y periodistas que repiten y discuten las historias, sin pasmarse de que desaparezcan para reaparecer en cuanto necesiten de nuevo recurrir a ella; a la agenda, o sea. Después de Semana Santa, ya lo verán, nadie se acordará del coñazo que nos han dado en los últimos días con los presupuestos. De momento, diréles cuanto me recuerda la situación al encuentro de Borges con el Otro, es decir, con él mismo todavía joven cierta onírica mañana de 1969.

El propio Borges cuenta el encuentro en El libro de arena. Se había, dice, acomodado en un banco a orillas del Charles sin otro cuidado que contemplar los trozos de hielo arrastrados por las aguas grises del río que separan los municipios de Boston y Cambridge. En eso estaba cuando sintió a alguien sentarse en el extremo del banco. Le importunó el entrometido, aunque contuvo el impulso de irse; por cortesía y porque el Otro comenzó a silbar una canción argentina, que reconoció y supo enseguida que también se llamaba Jorge Luis Borges, de modo que pegaron la hebra y trabaron sueños, sin sorprenderse porque son cosas que les pasan a los literatos, qué le vamos a hacer.

Seguir leyendo »

De la locomotora tinerfeña y otras historias

Carlos Alonso, Fernando Clavijo, Ana Oramas y José Manuel Bermúdez

Rajoy anunció, ante medio millar de empresarios catalanes, que durante la actual legislatura el Gobierno central invertirá 4.200 millones de euros en obras de infraestructura, sobre todo ferroviarias; las que serán, seguramente, un buen empujón al corredor mediterráneo, como llaman desde los años 90 del siglo pasado a la línea que correrá paralela a la costa oriental española. Un eje de 3.500 kilómetros, de Algeciras a Estocolmo, que conectará a 250 millones de ciudadanos, más de la mitad de los habitantes de la UE que representan el 66% del PIB europeo. Alicante, Valencia y Barcelona son tres hitos principales del recorrido antes de alcanzar la frontera francesa.

Imagino que a los lobbies residenciados en Madrid no les hará mucha gracia el tal corredor porque sus ramificaciones en red alterarán, sin duda, el mapa de los principales centros de actividad del país. Como cabe imaginar, algún sector catalanista habrá que atribuya al temor lobístico de perder comba que el Gobierno central, capital Madrid, no haya dudado en agravar la tirantez con la Generalitat. La cuestión catalana, pues, llegó ya al extremo de obligar a Rajoy a recurrir a la solución que encantaba a Jordi Pujol: poner dinero sobre la mesa, lo que sea menos dotar a los catalanes de un concierto como el de los vascos, pongo por caso, que llegó a ser una propuesta de la Generalitat rechazada con toda la energía del mundo. No sé si habrá relación de causa/efecto, pero lo cierto es que a Euskadi le van bien las cosas y no ha sufrido los tremendos casos de corrupción que tanto han proliferado sobre la piel de toro. Por eso, cuando Albert Rivera salió con aquello de eliminar los regímenes especiales, como el concierto vasco, le salieron en Euskadi voces con su puntito sarcástico invitándolo a intentarlo.

Debe haber comprendido Rajoy que le conviene aflojar, que ha llegado demasiado lejos. Recuérdese el proceso de judicialización iniciado por el PP en la oposición, el que continuaría ya en el Gobierno. En especial, la forma en que el Tribunal Constitucional echó para atrás en 2010, por cuenta del PP, el entonces nuevo Estatuto que había cumplido todos los requisitos legales exigidos. Aquel error disparó el separatismo pues a los convencidos de siempre se sumaron los decepcionados por la nula receptividad gubernamental a alternativas más sensatas que la ruptura pura y dura. Me llamó la atención encontrarme en Barcelona con amigos federalistas de toda la vida, incluso los que se hubieran conformado con una descentralización más amplia, ya decantados por la independencia “porque con esta gente no hay manera”. Y como nada le ha funcionado, Rajoy recurre ahora a la billetera; como en otros tiempos, cuando individuos como Soria aseguraban que el entonces presidente Zapatero quitaba dinero a las demás comunidades para dárselo a los catalanes. ¿Está dispuesto Rajoy a hacer lo mismo? Lo digo porque Canarias sería la primera comunidad que dejarían albeando, como se decía en lo antiguo.

Seguir leyendo »

Los 60 años de la UE

Bandera europea.

Interesa más el hecho de que han sido seis décadas en que Europa ha conocido la paz a pesar de la guerra fría. Lo que no es poco para un continente que antes de cumplir el siglo XX sus primeros cincuenta años conoció dos terribles guerras que acabaron por involucrar de hecho a todo el planeta. Ese horror llevó a la creación primero de la Confederación Europea del Carbón y el Acero (CECA) para controlar las materias primas entonces necesarias para la fabricación de armamento; y después el Mercado Común, la llamada “Europa de los Seis” (Francia, Italia, Países Bajos, Alemania, Bélgica y Luxemburgo) que tras sucesivas ampliaciones se convirtió en la de los 28, que serán 27 en cuanto se haga efectivo el Brexit.

La Comunidad Europea ha funcionado, sin duda, pero da la sensación de que al desaparecer sus fundadores y primeros impulsores pasó a convertirse en algo distinto. Aunque su existencia proporcionó bienestar a los países, no puede decirse que las preocupaciones sociales hayan prevalecido sobre los aspectos económicos la mentalidad neoliberal. No se ha logrado siquiera el grado necesario de entendimiento y comprensión entre los países del norte y del sur de tradiciones y costumbres tan distanciadas que no sorprende la que ha formado el ministro de Finanzas holandés y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Ya se le conocía por su apellido capaz de provocar esguinces en las lenguas de los locutores de RTV y se ha superado con su comentario acerca del vino y las mujeres en que los políticos europeos del Sur se estallan los dineros que les vienen del Norte. Es idea muy extendida en esos países de largos inviernos la de que trabajan y ahorran lo que sus vecinos meridionales derrochan de mala manera con su buena vida.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

 Son gentes, éstas del septentrión, que no conciben la existencia de déficits ni las deudas y simpatizan con la hormiga, no con la cigarra. Y como nadie se ha ocupado de que los europeos se conozcan mejor entre sí y comprendan unos las costumbres de los otros pasa lo que pasa. Al desconocimiento mutuo de esas diferencias se sumó, tras la caída del muro de Berlín y la disolución de la URSS, la serie de países de la órbita soviética incorporados a la UE aprisa y corriendo. Seguramente para reducir o eliminar, a ser posible, la influencia de la nueva Rusia en los países de la Europa oriental. Quizá se ha ido demasiado deprisa con las ampliaciones debido a esa necesidad política de contener a los rusos, combinada con una concepción demasiado economicista que poco repara en la gente.

Seguir leyendo »

Del Carnaval al Congreso y viceversa

Obispo Cases y Drag Sethlas

En el momento de escribir seguían los periodistas sin conseguir que algún miembro del Gobierno de Rajoy diera su opinión sobre la organización ultracatólica Hazte oir. Bueno, más que de la organización en sí, lo que pretendían averiguar los colegas era si estaba de acuerdo en que fuera considerada “de utilidad pública” con los correspondientes beneficios. La declaración la concedió el anterior ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el de la “policía patriótica” de no menor utilidad, imagino. Hazte oir ganó ese privilegio por su apoyo electoral al PP que abarcó las campañas contra los matrimonios de personas del mismo sexo, el aborto, el aprendizaje en las escuelas del civismo democrático, que los integristas llaman “adoctrinamiento político”, la tolerancia respecto al prójimo y el sursum corda.

No perderé el tiempo ocupándome de la caridad cristiana de iniciativas como la de Hazte oir contra los transexuales que sorroballa a esos niños y niñas aprisionados en un cuerpo equivocado, que no corresponde a su sexo real. Son, de momento, sus últimas víctimas, contra las que dirigen la guagua para envilecer al país con el mensaje de la cruel intransigencia tradicional del integrismo católico con los que son diferentes. La que no ceja ni siquiera ante la actitud del Papa Francisco que viene a recordarles que los homosexuales, las parejas nada mixtas, las abortistas, los transexuales, etcétera, son también hijos del Dios. Hay ateos que lamentan no poder consolarse con la seguridad de que habrá un castigo divino en la otra vida para estos energúmenos que atropellan a los más débiles e indefensos. Los que no cuentan con un obispo que convoque una Eucaristía. Dicho sea sin perder de vista que no debería yo cargar tanto las tintas en el integrismo católico, que no tiene remedio, como en los gobiernos que lo amparan y financian las actividades de estas organizaciones desalmadas, sin alma valga la redundancia. Nada les dicen actitudes como la del Papa Francisco que ahí más allá recibió en audiencia al primer transexual acompañado por su pareja. Líbreme Dios, nunca mejor dicho, de interpretar las intenciones últimas del Pontífice, pero no creo excederme si considero que, como mínimo, dio a entender que se puede ser conservador sin pecar de bruto.

Podemos y PSOE piden al Gobierno que retire la utilidad pública a HazteOir

Ignacio Arsuaga, presidente de la organización HazteOir EFE

Seguir leyendo »