Opinión y blogs

eldiario.es

Todos lo protegieron y Alba se creció

El juez Salvador Alba

En algunos círculos cercanos al magistrado Salvador Alba se da por hecho que prepara un cambio en su vida. Que su febril paso por la Judicatura toca a su fin y que tendrá que dedicarse a la actividad privada del Derecho probablemente el resto de sus días. Salvador Alba llevaba demasiado tiempo desenvolviéndose en el filo de la navaja y la actitud de los que conocían sus desafueros le hizo más fuerte. Le dejaron pasar tantas y tantas trapisondas que ahora son incapaces de denunciar su comportamiento ante los órganos competentes.

Digamos, para que nos entendamos todos, que si Salvador Alba se condujo a lo largo de su vida profesional como todos sabemos que lo hizo fue siempre gracias a la complicidad por acción u omisión de los compañeros magistrados que lo veían actuar así.

De otro modo no se comprende que todavía a estas alturas, casi un año después de que fuera descubierto amañando pruebas en un proceso penal, ni el Consejo General del Poder Judicial, ni el Tribunal Superior de Justicia de Canarias ni la Audiencia Provincial de Las Palmas hayan movido ni un dedo para apartarlo de la vida judicial cotidiana. Muy al contrario, entre todos esos órganos y las personas que los dirigen, han permitido que Salvador Alba se haya movido con absoluta libertad en el fango en el que es la sirenita: el de la corrupción de alto copete.

Seguir leyendo »

Cuadernos del Albagate/ Alba y la mafia

Salvador Alba, en la vista previa del caso Unión. (ALEJANDRO RAMOS)

No todo el mundo repudia al magistrado Salvador Alba. El profundo desprecio que su actuación despierta en la calle se transforma de alguna manera en resignación dentro de los fríos muros de hormigón de la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria y, sin necesidad de rebuscar mucho, en un atractivo para quienes necesitan del buen hacer de alguien sin escrúpulos dentro de la Judicatura. Es fácil deducirlo.

Salvador Alba, el magistrado que fue sorprendido conspirando contra una compañera de carrera, imputado en estos momentos ante la Sala de lo Civil y Penal del TSJC por seis graves delitos (prevaricación, cohecho, falsedad, revelación de secretos, negociación prohibida a funcionario público, delito contra la Administración de Justicia), continúa en estos momentos impartiendo justicia, conociendo casos de corruptos, juzgando comportamientos menos graves que el suyo… mientras espera tranquilo a que la casa que lo cobija decida sobre su futuro penal y su carrera profesional.

El Promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial, que acaba de proponer -mediante doble salto mortal con tirabuzón- una sanción de un mes de suspensión para la jueza víctima de las maquinaciones de Alba, aún no tiene decidido qué hacer con este presunto corrupto con toga que cada día porfía a los que se cruzan con él por los pasillos de la Ciudad de la Justicia o deliberan a su lado sobre la hacienda y las vidas de los justiciables que tienen la desgracia de caer en sus manos en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Seguir leyendo »

A Madrid con el traje de los entierros

- Chacho, José Miguel, ¿qué traje me pongo mañana para ir a lo de Rajoy?, preguntó Fernando Clavijo a su consejero de Presidencia y secretario general de Coalición Canaria, José Miguel Barragán.

- Mira, presidente, dadas las circunstancias y la que está cayendo, yo para todo esto procuro ir con el traje de los entierros, camisa blanca y corbata negra. Por lo menos que no digan que fuimos a Madrid de parranda.

Seguir leyendo »

Ley Plasencia: el crimen perfecto

Proyecto del arquitecto Juan Carlos Piñeiro para la regeneración de los barrancos de Güímar

Ya lo hizo José Manuel Soria con su compadre Rafael Bittini cuando este empresario reclamaba casi 100 millones de euros por sus supuestos derechos mineros sobre la montaña de Tebeto. En lugar de actuar contra quien no había movido jamás una piedra ni durante más de tres años y tres meses ni un solo papel conteniendo el plan de restauración de aquella montaña majorera, el entonces vicepresidente del Gobierno y su hermano Luis, a la sazón consejero de Industria, se agacharon para que se consolidaran unos derechos que llegaron a alcanzar con intereses los 102 millones de euros. Por no molestarse, los Soria ni siquiera se dignaron presentar una valoración pericial distinta a la que sí presentó el empresario, valoración casualmente firmada por un tío de los hermanitos. El endemoniado expediente, que contó incluso con una sentencia del magistrado Gómez Cáceres favorable al pelotazo, se resolvió en el Supremo favorablemente a los intereses de la Comunidad Autónoma no sin que antes Paulino Rivero retirara a los Soria todas las competencias sobre la materia y se hicieran las cosas de un modo distinto.

La historia se repite pero ahora los intérpretes son diferentes, la isla es diferente y el empresario a beneficiar diferente también. En el papel de José Manuel Soria nos encontramos al presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, que cuenta con la solidaria complicidad del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, cómo no. El empresario a beneficiar es Antonio Plasencia, recientemente condenado a un año y tres meses de prisión por saquear los barrancos de Güímar con extracciones de áridos fuera de la ley. Y pendiente de la sentencia de otro pelotazo en el que se vio envuelto, el de Las Teresitas. Pactó con la Fiscalía un año y tres meses de prisión para no entrar en la cárcel, pero a cambio se comprometía, junto a los otros empresarios condenados, a “restaurar el equilibrio ecológico perturbado”. Las estimaciones técnicas hablan de unos 209 millones de euros y de la titánica empresa que supondría buscar 23 millones de metros cúbicos para rellenar los seis inmensos agujeros que los cuatro areneros condenados abrieron impunemente durante casi cuarenta años, llevándose por delante la ley, la agricultura de la zona y hasta la paz de los propietarios, a los que iban empujando con sus amenazantes excavadoras para que vendieran sus parcelas antes de que los agujeros las engulleran del todo.

El discurso que se aplica para lo que se avecina es ya un clásico: el pueblo pide una solución y este municipio con más de un 30% de paro tiene derecho también a porción de la tarta turística.

Seguir leyendo »

¡Pero, Pedro!

Pedro Sánchez pasea por La Laguna este martes en compañía de Aurelio Abreu y de la gestora de La Laguna, todos ellos susanistas y todos ellos contrarios a un gobierno de progreso en la ciudad.

Pasó Pedro Sánchez por Canarias justo en el momento en el que arrancaba el ciclón Susana desde Madrid y el Tribunal de Cuentas daba la razón a la gestora del PSOE en su cruzada por la transparencia en los fondos de los otros dos candidatos a las primarias. Transparencia que, como es norma, cumplen todos los aspirantes excepto la capitana de uno, la mismísima Susana Díaz, de cuyo mitin en Ifema se desconoce aún coste y procedencia del dinero que cubrió ese coste. Misterios insondables del doble rasero que ningún humano, socialista o no, conseguirá desentrañar en la vida.

La visita de Pedro Sánchez a Canarias puede considerarse triunfal si nos atenemos a la afluencia de militantes a sus dos convocatorias (Las Palmas de Gran Canaria y La Laguna) y a la resonancia de sus mítines en la prensa regional y nacional. Sin embargo, dejó tras de sí un reguero de incongruencias y de divisiones que podrían pasarle factura en las inminentes primarias de su partido.

En Gran Canaria se apoyó en su viejo compañero y amigo Sebastián Franquis, diputado nacional y secretario general de la Agrupación Juan Rodríguez Doreste, de la capital de la isla. Franquis acaparó todo el protagonismo que pudo (y el que seguramente le otorga el cargo), y consiguió que a la convocatoria en el Cicca (la histórica sede cultural de la Caja de Canarias en la Alameda de Colón) acudieran insignes personalidades como el alcalde Hidalgo o el vicepresidente del Cabildo, Ángel Víctor Torres. Presencias que no deben traducirse necesariamente en una manifestación inequívoca e inquebrantable de respaldo en las primarias. Luego Sánchez acudió a una cena junto a una docena de militantes (unos más destacados que otros) donde no todo lo que oyó fueron parabienes. Que no concita unanimidades es más que evidente, y que a algunos de sus más veteranos compañeros les produce terror que pueda ganar este proceso hace tiempo que viene quedando de manifiesto en las portadas y en los comentarios de la prensa amamantada y ensolerada bajo el bipartidismo.

Seguir leyendo »

El blues del insularismo

Portadas de 'La Opinión de Tenerife' del 20 de marzo y de 'La Provincia' del 26.

Celebrados los congresos regional y nacional (por ese orden y nomenclatura) del Partido Popular de Canarias y de Coalición Canaria, a los poderes económicos de las islas les ha tocado mover ficha, iluminar a sus delegados en las instituciones públicas el camino que deben seguir. Lo han hecho a través del periódico La Provincia, que con mucho acierto retomó este domingo una exclusiva que ofreció su fraternal colega La Opinión de Tenerife el pasado día 20. Efectivamente, bajo el título de “Gran Canaria admite que Tenerife tiene un mayor empuje económico”, el periódico que dirige Joaquín Catalán dio cumplida cuenta de un posicionamiento recogido en la web del Círculo de Empresarios de Gran Canaria (“de Las Palmas”, según el rotativo tinerfeño) según el cual los pérfidos chicharreros vienen robándole la tostada a los totorotas canariones desde hace ya unas décadas, mayormente por culpa de las autoridades de la isla redonda, pusilánimes, conservacionistas, restrictivos y hasta castrantes. La Provincia retomó el asunto este pasado domingo con un titular igualmente demoledor: “Tenerife supera a Gran Canaria”, acompañado de un editorial cuyo sugerente título invita a pensar que la cosa está verdaderamente jodida: “De la hegemonía al letargo”. Les confieso que no he podido leerlo porque, pese a estar suscrito a su edición digital, parece que solo se ofreció en la de papel, y a ésa sí que no estoy suscrito. Cuánto lo siento.

Ambos trabajos periodísticos parten de dos entradas en el blog de opinión del Círculo de Empresarios publicadas con varios meses de distancia entre sí. La primera está fechada en septiembre de 2016, y la segunda, el pasado día 17, tres días antes de que la ofreciera La Opinión. En ambos textos sin firmar se hace una clara advertencia: “Este blog y las opiniones aquí vertidas constituyen una herramienta de debate y no expresan la opinión oficial del Círculo de Empresarios de Gran Canaria”, lo que obliga a diferenciarlas claramente de las que sí llevan firma, como aquella que publicó Óliver Alonso bajo el inequívoco título de “En defensa de José Manuel Soria”. Un artículo escrito desde el corazón y desde el bolsillo por quien representa a una de las familias más allegadas y queridas por el exministro, de quien el autor exalta, entre otras cosas, las ayudas al sector automovilístico y la internacionalización de las empresas españolas, actividad esta última a la que se dedicó durante su excelso ministerio y se sigue dedicando ahora, como bien sabe la compañía Domingo Alonso, S.A.

Pero volvamos a la más rabiosa actualidad. Según reflejan las noticias periodísticas ofrecidas estos días por Prensa Canaria, el cotejo de magnitudes económicas como el empleo, las camas hoteleras, el Valor Añadido Bruto (VAP), el número de turistas y la población, entre otras, situarían a la isla de Tenerife muy por encima, pero que muy por encima, de la de Gran Canaria, siempre de acuerdo con el anónimo autor de las opiniones en el blog del Círculo de Empresarios.

Seguir leyendo »

La hache de Hospiten

El empresario Pedro Luis Cobiella, presidente y dueño del grupo hospitalario Hospiten.

Es muy probable que haya sido la primera vez en la historia del Parlamento de Canarias en la que alguien se haya atrevido a mencionar a Hospiten. Ya saben, ese poderoso imperio empresarial a cuyo frente se encuentra uno de los hombres más poderosos e influyentes de Tenerife, Pedro Luis Cobiella. Lo hizo la portavoz del PSOE, Patricia Hernández, en medio del Debate del Estado de la Nacionalidad Canaria (y dos piedras) que comenzó este martes en la Cámara autonómica bajo el signo de la insoportable levedad del Gobierno que padecemos. Y quizás haya sido eso, el ocaso de Coalición Canaria, el agotamiento del modelo insularista trasmutado por obra y gracia de Mauricio en nacionalismo multiplataforma, el momento propicio para que en la debacle queden desenmascarados con nombres y apellidos los oligarcas que auparon y mantuvieron estas tres décadas al monstruo conveniente alimentado y en forma.

Quién podía imaginarse hace apenas cinco años que veríamos condenado penalmente a Antonio Plasencia por el escándalo de los áridos de Güímar, o al mismo patrono de los constructores aguardando con terror, junto a otro preboste del tinerfeñismo, Ignacio González Martín, la sentencia del caso de Las Teresitas. Quién podía imaginarse a Miguel Zerolo dos veces consecutivas en el banquillo acusado de corrupción, junto a un intocable como Manuel Parejo, ambos en trance de entrar en prisión.

Se acabaron los tiempos de la omertá. La irrupción en el Parlamento de nuevas fuerzas como Podemos; la necesidad del PSOE de desmarcarse del dolce far niente, de zafarse de ese carnaval veneciano que se nos contagió desde Vegueta durante demasiado tiempo, y sobre todo, el olor a cadáver que desprende la omnipresente y omnipotente Coalición Canaria, indican que ha llegado el momento de parar.

Seguir leyendo »

Con la jeta al descubierto

El vicepresidente del Gobierno, bailando este domingo al ritmo del Fondo de Desarrollo de Canarias en el Bodegón del Pueblo Canario.

Aunque les pueda resultar increíble, Canarias tuvo representación institucional en la Cumbre del Clima celebrada en noviembre pasado en Marrakech. La encabezaba nuestra nunca bien ponderada viceconsejera de Medio Ambiente, Blanca Pérez, uno de los altos cargos más amortizables de la organización administrativa de esta Comunidad Autónoma. Transcurridos cuatro meses de aquella cumbre, seguimos sin tener información acerca de la participación de Canarias, si nuestros representantes participaron en alguna reunión, si se alcanzó algún tipo de acuerdo, si nos trajimos para acá algún informe significativo que pudiera servir para mejorar el maltrecho tratamiento que desde las instituciones canarias se da al medio ambiente.

Dada la vocación altamente propagandística de este Gobierno debemos concluir que la visita de la señora Pérez no arrojó nada mínimamente comunicable, por lo que las preguntas a formular serían otras: ¿Cuántas personas viajaron a costa del erario público a la Cumbre del Clima de Marrakech 2016? ¿Cuántos días estuvieron en esa ciudad marroquí? ¿Cuánto dinero nos costó el bolo?

El desprecio por el medio ambiente de este Gobierno ya se venía intuyendo desde finales de 2015, cuando la consejera del ramo, Nieves Lady Barreto, y su muy mentada viceconsejera se dedicaron a pregonar que en octubre de ese año, y luego en los primeros meses de 2016, se crearía el Observatorio del Cambio Climático de Canarias, un órgano llamado a ejercer de severo vigilante de los efectos del calentamiento global y a prevenir o corregir sus causas en una zona sensible del planeta que no podría permitirse la desaparición de sus playas. Hasta ahora, nada más se ha sabido de ese propósito.

Seguir leyendo »

Cohecho confeso sin cohechante

Puerto deportivo de Marína Rubicón (Lanzarote). (atlanticgaterally.com)

José Francisco Reyes, el ex alcalde de Yaiza, es un auténtico pringado. Va a pagar él solito, probablemente con pena de presidio, aquel festín de licencias ilegales que dieron lugar a la veintena de hoteles de igual catalogación cuya existencia sigue siendo un insulto para la legalidad urbanística de Canarias. Y una vergüenza si al fenómeno le aplicamos todos sus ingredientes: una isla llamada a ser el referente de sostenibilidad, ejemplo de respeto al paisaje y al buen gusto implantado por César Manrique, se convirtió por culpa de la codicia de unos cuantos en paradigma de la corrupción y la devastación urbanística.

Reyes ya va camino de alcanzar en condenas penales a otro referente de la corrupción local, Dimas Martín, que no termina de salir de una para meterse en otra. Solo que, a diferencia del que fuera líder del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL), el exalcalde era, además de un pringado, un chatarrilla, un amante de la puta calderilla. Porque mientras con sus decisiones corruptas hacía millonarios a unos pocos o los ayudaba a engrosar salvajemente sus fortunas, él se conformaba con unas “dádivas” (así las llama él), bastante ridículas.

Lo último que hemos sabido de lo barato que se vendía es que por 60.000 cochinos euros otorgó la licencia para un muelle deportivo, el de Marina Rubicón, donde casualmente nos hemos vuelto a tropezar con un empresario con bastante querencia al agasajo politiquero, Enrique Martinón, del Grupo Martinón.

Seguir leyendo »

Cosas que Antona debería preguntarle a Clavijo (antes de que sea peor)

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo y el líder del PP en las islas, Asier Antona.

Asier Antona no tiene todavía las manos libres para meter al Partido Popular de Canarias en el Gobierno de Fernando Clavijo. Pero desde la semana pasada está más cerca de poderlo conseguir. Hacerlo significará para él volver a tener capacidad para repartir cargos y prebendas, un proceso ajeno a los populares desde que hace ya seis años Paulino Rivero dejara a José Manuel Soria en la estacada y abriera un profundo periodo de hostilidades que zanjó en cuanto llegó al poder de Coalición Canaria el actual presidente autonómico.

En lo que recibe las bendiciones de la superioridad, el flamante presidente in péctore del PP canario debería plantearse algunas cuestiones fundamentales, y si lo considerara menester, planteárselas formalmente a Fernando Clavijo, no vaya luego a arrepentirse cuando descubra que lo de pactar con CC no era tan buen negocio como parecía.

Esas cuestiones son:

Seguir leyendo »