Opinión y blogs

eldiario.es

‘18 lovas’ y unos cuantos lobos

El palmeral del Oasis de Maspalomas, en el sur de Gran Canaria.

Una persona cuyo criterio respeto me mandó el jueves pasado por WhatsApp un vídeo de 13Tv añadiéndole un par de mensajes muy sugerentes: “¿Qué me dices de esto? / Salvar al soldado Ryan, ésa es la consigna”. El vídeo era la aparición en esa cadena ultra de un periodista, Juan Luis Galiacho, comentando el sumario judicial en el que se investiga una supuesta red de captación de mujeres jóvenes para la explotación sexual, el llamado caso 18 Lovas. El fragmento que me llegó (luego otras personas me hicieron llegar el mismo) era exclusivamente el referido al momento en el que el periodista mencionaba la aparición en el sumario del empresario canario Eustasio López. Las redes sociales estaban llegando ya a las condenas finales: el empresario estaba encartado en el procedimiento y los medios de comunicación guardábamos silencio por dinero, como insinuaba mi comunicante. Ni una cosa ni la otra, pero vayamos por partes.

El escándalo saltó en noviembre de 2016, cuando se supo que la Policía había detenido en Gran Canaria a varios hombres relacionados con una red que presuntamente prostituía a chicas, al parecer algunas de ellas menores de edad, bajo la pantalla de una agencia de azafatas de nombre 18 lovas. La noticia ocupó unos días los titulares más destacados de los periódicos que lograron hacerse con el sumario, abierto en el Juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria. Gracias a esas informaciones pudimos saber que había seis hombres detenidos, entre ellos uno que captaba a estas jóvenes en diversos ambientes, incluso en algunos centros de acogida de menores dependientes de las instituciones públicas canarias. Su grado de vulnerabilidad social y económica era, en algunos casos, la palanca de la que se servía el presunto proxeneta para incorporarlas a su red. Los detalles conocidos son desgarradores porque evidencian un desprecio brutal de los detenidos por las mujeres y un aprovechamiento despreciable de sus circunstancias personales para atraerlas a ese submundo de la explotación sexual. Pero insisto: todo eso ya se conoció y se divulgó en el mes de noviembre pasado.

El principal encartado (hay media docena de imputados) ofrecía presuntamente estas chicas a clientes de cierto poder adquisitivo, y lo hacía mostrándolas a través de una página en Internet camufladas de azafatas o también organizando fiestas en locales discretos o casas particulares.

Seguir leyendo »

Las vacaciones más caras de Soria

Vista general del hotel Breathless Punta Cana Resort & Spa (BREATHLESSRESORTS.COM)

“Ahora va a tener que pagárselo todo de su bolsillo”. La frase me la soltó por teléfono a las nueve de la mañana del pasado 15 de abril de 2016 un ex colaborador de José Manuel Soria. Su antiguo jefe acababa de renunciar a todos sus cargos políticos al confirmarse que tenía negocios privados (y opacos) en paraísos fiscales y que mintió infatigablemente para tratar de escabullirse. El que formulaba tan romántico augurio sabía de lo que hablaba: lo había visto muchas veces cargando a las arcas públicas hasta las cocacolas que se tomaba en sus horas de asueto.

Para entonces ya nos había interpuesto una demanda de protección de su honor por nuestras informaciones de sus vacaciones en Punta Cana, concretamente por decir que estuvo invitado por el propietario del Breathless Punta Cana Resort & Spa, Enrique Martinón, en agosto de 2015. Tuvimos la precaución de no incluir en ningún momento la palabra “gratis” porque, conociendo como conocemos al personaje, sabíamos que nos podía salir con una factura chiripitifláutica alegando que él paga todos sus gastos personales y que yo soy un delincuente. Marca de la casa.

Ya apareció con facturas muy llamativas cuando sus vacaciones en Anfi del Mar (qué bien se portó con él el amigo Santiago Santana Cazorla), o con unos recibos claramente falsificados para justificar que no pagó las 21 mensualidades de un chalé de lujo que le cedió el empresario Javier Esquivel mientras a él le construían su mansión en Tafira Alta. Por eso dijimos siempre “invitado”, sencillamente porque así nos lo habían confirmado en el hotel. Y el juez al que acudió para que nos condenara a 18.000 euros de indemnización ha ratificado nuestras informaciones hilo por pabilo. Soria no pagó su suite de lujo en Punta Cana porque fue invitado por el dueño.

Seguir leyendo »

A cuchilladas en Coalición Canaria

Arriba, la fotografía publicada por 'El Día', borrando a las personas que pudieran truncar las intenciones. Abajo, la fotografía original, en todo su esplendor.

Observen con atención las dos fotografías que ilustran este comentario. Ambas pertenecen a un mismo momento de la boda de Rubén Fontes, quien fuera secretario de Organización de Coalición Canaria en Gran Canaria y director de Producción de Televisión Canaria. La foto superior fue la que este jueves publicó el periódico tinerfeño El Día para ilustrar una información en la que, precisamente, se hablaba de Fontes y de un informe policial que supuestamente lo relaciona con una productora que contrataba con la cadena pública mientras él ocupaba el referido cargo en ella. La foto de abajo corresponde al mismo momento de la misma boda. Están en ella los mismos invitados, esta vez sin emborronar ningún rostro: son todos los que son y todos los que estaban en ese instante allí, alrededor de su amigo Rubén Fontes.

En la primera fotografía sólo se han mantenido diáfanas las caras del novio, por supuesto, y las de todos aquellos que tuvieron relación directa con Paulino Rivero, que aparece como ven a la izquierda de la fotografía con corbata a rayas fucsia y azul. Tras él, más a la izquierda, se puede ver al que fuera su consejero de Hacienda y Seguridad, Javier González Ortiz, una de las personas de su máxima confianza. Junto a Rivero, con corbata Roja, Dámaso Arteaga, a la sazón concejal de CC en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. En el centro, tras Rubén Fontes, Mario Cabrera, por aquel entonces presidente del Cabildo de Fuerteventura y uno de los más leales defensores de Paulino Rivero. El lote de caras al descubierto lo completa cerca de Mario Cabrera, más a la derecha, Willy García, ex director general de la Radiotelevisión Canaria, sobre el que pesa en estos momentos una investigación judicial en Instrucción 4 de Santa Cruz de Tenerife que tiene más de revancha política que de búsqueda infatigable de la verdad. A excepción de este último, que pasó de dirigir los dos medios de comunicación públicos de Canarias al más vertiginoso de los ostracismos, los demás políticos de la foto se han mostrado muy críticos con el actual modo de hacer política de Fernando Clavijo, de su Gobierno y de algunos destacados miembros de su equipo médico habitual, verbigracia Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife, y Rosa Dávila, consejera de Hacienda y, de facto, vicepresidenta plenipotenciaria del Gobierno. Y que nos perdone el pobre Pablo Rodríguez, puesto allí como un monigote para dar vidilla a la organización en Gran Canaria. Pero ésa es otra historia a la que habrá que regresar otro día.

La fotografía manipulada, como decíamos más arriba, fue la que se utilizó este jueves en el periódico El Día para ilustrar una noticia cañón titulada de un modo nada sutil: “El exjefe de Producción de RTVC se adjudicó contratos por 3 millones”. Y con un sumario que tampoco admitía interpretaciones: “Rubén Fontes, máximo responsable de este departamento durante la etapa de Willy García, poseía el 33% de la empresa Audiovisual 7 Mares, S.L., beneficiaria de gran cantidad de contratos”. Es imposible entrar a rebatir tan contundentes titulares, sobre todo si el autor de la información, Moisés Grillo, asegura haber tenido acceso a un informe de la Policía en el que, supuestamente, se hacen tan graves aseveraciones.

Seguir leyendo »

Presidente desenfocado

Fernando Clavijo, en el programa de 'El Foco' de la Televisión Canaria

En la Punta del Hidalgo hay un restaurante que se llama El Abogado. El nombre rinde tributo a un histórico alcalde pedáneo que por lo visto hizo mucho por ese pago lagunero y que, aun careciendo de la formación académica específica, se expresaba con tanta ampulosidad leguleya que se hizo acreedor del nombrete: el abogado. Fernando Clavijo, alcalde-presidente del Gobierno de Canarias, va camino de merecerse el nombre de un restaurante. Y nada más. No tiene ni la más remota idea de lo que habla, lo que indefectiblemente conduce a pensar que tampoco sabe lo que hace.

Su última aportación a su particular galería de disparates la profirió este domingo a través de una entrevista en uno de los periódicos que le cuida y le protege, El Día, con la justa reciprocidad a través de los presupuestos generales de la Comunidad Autónoma y de las instituciones vinculadas al clavijismo. El disparate fue pronunciado como es norma en el contexto adánico de esa línea divisoria que pretende marcar entre lo ocurrido hasta ahora y lo que puede dar de sí un Gobierno tan audaz como el que preside. Él y solo él, tocado por un don irrepetible, puede quebrar las desdichas a las que hemos estado condenados estas dos últimas décadas, porque hasta ahora nadie sabía hacerlo como él, aunque sus antecesores fueran de su mismo partido. Eso da igual, ha llegado el redentor y tenemos que rendirnos ante la evidencia.

Está tan tocado por la fortuna que lo que para todo el planeta es una tragedia, para los canarios, gracias por supuesto a su intercesión, es una bendición del cielo. Resulta desolador leer que a Fernando Clavijo le parece que la política de migración de Donald Trump, o por ser más concretos, su enfrentamiento directo con México, puede abrir una ventana de oportunidad a Canarias para captar al turista estadounidense que veranea en la Riviera Maya, en Cancún, en Puerto Vallarta o en Punta Cana o Costa Rica.

Seguir leyendo »

Soria, a ras del suelo

José Manuel Soria dentro del coche policial, a su salida de la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria. (ALEJANDRO RAMOS)

Intentó por todos los medios mantener la sonrisa. “Dientes, dientes”, se repetía para su interior, al modo que le exigía Isabel Pantoja a su Cachuli en aquellos aciagos días en que el alcalde de Marbella y la tonadillera empezaban a desfilar por los juzgados. Gafas oscuras, de las oscuras-oscuras, traje impecable y paseo triunfal mientras atravesaba la maraña de cámaras y de periodistas que este martes esperaban a José Manuel Soria a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria. Ni una palabra más allá de los obligados “buenos días”, y ni una mueca de desagrado cuando algunos desconsiderados que pasaban por allí le gritaron “chorizo” y “ladrón”, no necesariamente por ese orden.

José Manuel Soria regresaba a los tribunales de justicia, pero esta vez con notables diferencias. La primera, su condición procesal: acostumbrado a ir de querellante o de demandante, el ex presidente del PP canario acudió como investigado, es decir, como imputado. Se tiene que defender de tres delitos que le imputa la magistrada Victoria Rosell: injurias, calumnias y delito electoral.

La segunda novedad es la instancia judicial: Soria acudió este martes a la Ciudad de la Justicia en calidad de ciudadano de a pie, imputado en una causa de la que se tendrá que defender en un juzgado ordinario, el que correspondería por reparto a cualquier hijo o hija de vecino o de vecina.

Seguir leyendo »

Todos con el culo al aire (popurrí intenso)

Doreste y otros dirigentes políticos, preparándose para sacar el culo al aire.

El principal problema de Podemos en Canarias no es el culo de Javier Doreste, por mucho que desde algunos sectores se haya querido ver así. Que el portavoz de la formación y concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria haya participado de esa guisa, culo al aire, en la protesta contra la situación de la sanidad canaria solo demuestra dos cosas: que Doreste sigue siendo un protestón aunque ostente cargo público de cierto ringo-rango y que necesita algo más de ejercicio para tonificar un poco sus nalgas.

No es Doreste el problema del grupo municipal de Podemos en Las Palmas de Gran Canaria, que gobierna con el PSOE y Nueva Canarias. El problema se llama Jacinto Ortega, que es el concejal de Cohesión Social y octavo teniente de alcalde. Acaba de ser condenado por un juzgado de primera instancia a indemnizar con 4.000 euros al empresario Miguel Ángel Ramírez, presidente de la Unión Deportiva Las Palmas y del Grupo Ralons y Seguridad Integral Canaria, por haber vulnerado su honor. En su defensa ha salido incluso el alcalde de la ciudad, el socialista Augusto Hidalgo, alegando que los insultos a Ramírez (lo llamó corruptor y algunas delicadezas más) los profirió Ortega cuando todavía no era concejal, lo que a su juicio no tendría por qué tener consecuencias políticas.

Obvia el señor alcalde en sus apreciaciones que la sentencia incluye un apartado especialmente dedicado a las palabras que pronunció el concejal de Cohesión Social a la salida del acto de conciliación: “No puedo haberle faltado al honor del señor Ramírez porque no tiene honor”. Unas coplillas que entonó cuando ya formaba parte del grupo de gobierno.

Seguir leyendo »

Un juez (presuntamente) corrupto para un juicio por corrupción

El juez Salvador Alba, en la vista previa del caso Unión.

Las grabaciones que Salvador Alba hizo a sus compañeros de la Sección VI de la Audiencia Provincial de Las Palmas en septiembre pasado jamás tuvieron valor probatorio para lo que, teóricamente, pretendía el magistrado: comprometer a más personas en la espiral de delitos por los que está siendo investigado en el Tribunal Superior de Justicia de Canarias. Él lo sabía, pero le interesaba que se conociera su contenido.

Las aportó al juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria, donde por aquel entonces se resolvía una denuncia suya contra el empresario Miguel Ángel Ramírez por haberle grabado conspirando contra la también magistrada Victoria Rosell. Pero aquella causa decayó por decisión expresa del propio Alba, que retiró la acusación sin que mediara para tal vacilón razón fundada de ningún tipo.

Pero para entonces ya había conseguido uno de sus propósitos: extender la mierda propia entre todos los componentes de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial con el fin -es de suponer- de que lo acompañaran en el calvario judicial al que todavía se enfrenta.

Seguir leyendo »

De Honorio a Honorio, las eternas trapisondas de CC

Honorio Ramón Marichal y Honorio García Bravo.

A Honorio García Bravo y a Antonio Cabrera (ya fallecido), los llevaron a empellones al Parlamento de Canarias aquel día de 1993 en el que había que votar la moción de censura promovida por Manuel Hermoso (padre espiritual de ATI) contra Jerónimo Saavedra. El vicepresidente contra el presidente, lo nunca visto. Ambos, García Bravo y Cabrera, eran por entonces diputados del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL) cuyo líder, Dimas Martín, ya estaba inhabilitado por corrupto, lo que no fue obstáculo para que también votara aquella censura. Nacía Coalición Canaria con esa justa cifra de 31 diputados, la mitad más uno de las señorías (y señoríos) que conforman la cámara autonómica canaria. Y nacía forzando la voluntad de dos de sus diputados, que se marcharon a Madrid para alejarse de las naturales presiones y tentaciones. Pero en Madrid fueron localizados por una brigada del cabo Paredes (también fallecido), una de las personas con mayor mando en la rebotica de lo que a partir de entonces y gracias a cerebros tan bien amueblados como José Carlos Mauricio, pasó a llamarse Coalición Canaria. Aquellos matones metieron a Honorio García y a Antonio Cabrera en un avión y los colocaron en su escaño vigilados para que votaran como mandaba el régimen.

De aquellos inolvidables sucesos han pasado la friolera de 24 años, 24 ininterrumpidos años de Coalición Canaria ocupando todo el poder que le es dado por la vía democrática y por la no democrática, que de todo ha habido. Y sigue habiendo.

Fíjense si no en ese otro Honorio, Honorio Román Marichal, concejal todo él de Tacoronte por ese partido medio nacionalista de izquierdas y medio 15-M con advenedizos, cajón de sastre al fin y al cabo, que se llama Sí se Puede.

Seguir leyendo »

Cuadernos del Albagate / Eligio y el circuito mediático-judicial

Eligio Hernández (derecha) en plena estrategia procesal

Eligio Hernández no quiere retirarse del mundo judicial con la etiqueta de palanganero de José Manuel Soria. O dicho en lenguaje del foro: habiendo firmado, en nombre del ex ministro de Industria, y defendido con su conocida pasión una querella instrumental, en este caso política, para apartar a una adversaria. Para conseguir ese propósito, el de retirarse con todos los honores y dignidades, continúa defendiendo en los medios de comunicación su iniciativa penal, a la que se presentó como voluntario para hacer pasar a la magistrada Victoria Rosell por la humillación hacia el prójimo que él atribuye recurrentemente a la exdiputada de Podemos. No lo puede disimular, y así ocurrió esta semana pasada durante una entrevista que le hizo Mayer Trujillo en Cope Canarias.

El Pollo de El Pinar está inconmensurable. Sigue sosteniendo, como hizo en su día, que su querella es prístina, virginal, inmaculada… y que ni siquiera la conversación presuntamente delictiva de Salvador Alba con Miguel Ángel Ramírez para que la pudiera admitir el Supremo, la desvirtúa lo más mínimo. “Fueron conversaciones privadas”, ha llegado a decir. Que la magistrada Margarita Varona tenga abiertas unas diligencias previas en la que atribuye a Alba al menos cinco delitos (algunos bastante graves), o que el Consejo General del Poder Judicial lo tenga expedientado por dos faltas muy graves y una grave no alejan a Eligio Hernández de sus majaderías.

La querella de Soria contra Rosell fue archivada por la misma magistrada Varona, que condenó a un tercio de las costas al querellante por evidente “temeridad”, y Eligio Hernández ha recurrido todo recordando que “fue admitida a trámite por el Tribunal Supremo, no lo olvidemos”. Olvida Eligio, ya puestos, que el Supremo la admitió antes de que se conocieran las trapisondas corruptas de Salvador Alba e incluso antes de que se supiera públicamente que este docto letrado fusiló informes de ese magistrado a los que él no tenía acceso (teórico) y que el mismo tribunal se sacudió la causa de encima al día siguiente de que se divulgara la grabación de aquella reunión celebrada por la fuente inspiradora del Pollo de El Pinar.

Seguir leyendo »

Boquerones

El exdelegado del Gobierno en Canarias, Enrique Hernández Bento. EFE/Ángel Medina G.

Soria taponaba el libre albedrío. Durante diecisiete años ininterrumpidos el Gran Timonel achicó todos los espacios y proscribió cualquier disidencia para que ningún afiliado o afiliada, cargo público u orgánico, ningún meritorio o meritoria, becario o becaria se desparramara fuera del molde ni un solo minuto. Los que se creyeron independientes -y seguramente lo eran- pagaron con el destierro sus atrevimientos y hoy observan cariacontecidos el estreno de la democracia y la disidencia dentro del Partido Popular de Canarias.

Asier Antona, presidente interino en sustitución del dimitido José Manuel Soria (15 de abril de 2016, fecha histórica donde las haya) cuenta con el respaldo y el aliento de la dirección nacional del partido, que fue la que lo catapultó de la secretaría general en aquel momento de desconcierto provocado por los papeles de Panamá y la mala cabeza del omnipotente José Manuel Soria. En momentos así y ante decisiones de ese calibre, la organización se cuadró todavía disciplinada, acostumbrada a asumir sin rechistar las órdenes de la superioridad.

Hasta que empezaron las disidencias. Asier Antona no tardó en mostrar su decidido interés por convalidar su presidencia en un congreso regional de esos como dios manda, y aplicó algunos severos correctivos sobre los que creyó que se descarriaban, con lo que empezaron a aflorar las primeras discrepancias. Se llevó por delante al delegado del Gobierno, Enrique Hernández Bento, al que José Manuel Soria dejó colocado cuando hubo que evacuar deprisa y corriendo el Ministerio de Industria, y junto a él tomó posiciones en el palacete de la Plaza de la Feria hasta el jefe de prensa del dimitido presidente regional, el famoso Juan Santana, también conocido como Picudo Azul. Antona rompió el maleficio y los depuró a ambos, no sin un berrinche infantil y poco deportivo de Hernández Bento, que amenazó incluso con no constituirse en la toma de posesión de su sustituta, Mercedes Roldós, impuesta directamente por el mismísimo Mariano Rajoy.

Seguir leyendo »