Opinión y blogs

eldiario.es

Comerse el turrón sin Coalición Canaria

Los portavoces de los grupos socialista, Iñaki Lavandera (i), de Nueva Canaria, Román Rodríguez (c), y del Popular, Asier Antona, conversan antes de comenzar la sesión./Cristóbal García (EFE)

El PSOE canario ha pasado de ser la víctima a ser el verdugo. Los desprecios y las deslealtades que ha venido sufriendo estos dieciséis meses se han ido transformando milagrosamente en una de las armas con las que desnudar a Coalición Canaria en la plaza pública y en los foros políticos, sociales, económicos y mediáticos. Ese socio débil y sumiso que todo lo soportaba para mantenerse al calorcito del poder está activando con sus propias manos la bomba que le terminará estallando debajo de la poltrona a Fernando Clavijo en cuestión de semanas. O días. El tiempo justo que tarde en fraguar una alternativa política solvente (aunque compleja) que destrone al presidente de Canarias y lo tueste en su propio caldo. El tiempo necesario para que en Madrid le cuajen a Rajoy dos o tres acuerdos más con el PSOE (e incluso con Nueva Canarias) que le permitan sacar adelante unos presupuestos decentes para garantizarse  un primer año de legislatura moderadamente tranquilo.

El espectáculo de este lunes de los dos socios mirándose a la cara durante tres horas en la mesa de seguimiento del pacto para no llegar a ninguna parte, como si de una mala partida de póker mentiroso se tratara, no es más que el reflejo de lo que ambos necesitan: ganar un poco de tiempo.

Pero son dos lapsos muy dispares, dos jugadas bien distintas. Clavijo creía hasta ahora que el PP (con Casimiro Curbelo guardando el flanco gomero) no la iba a fallar, que era cuestión de tiempo desalojar al PSOE con la traición a la Ley del Suelo. Pero las tornas han cambiado en cuestión de días. Ahora es el presidente el que necesita más tiempo, llegar en el machito hasta marzo, a su congreso nacional de CC, para tratar de saltar del liderazgo tinerfeño al liderazgo regional (nacional en su argot). Y hacerlo con esa tropa de estómagos calentitos jaleando a las masas desde sus puestos en la Administración autonómica. Y con los medios de la Administración autonómica trabajando a su favor, como hizo siempre con el Ayuntamiento de La Laguna mientras fue su alcalde.

Seguir leyendo »

Clavijo no da ni una

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, en el Parlamento regional. (EFE/Cristóbal García)

A Asier Antona le ha bastado con quedarse quieto. Los astros se han alineado a su favor sin apenas ejercer el más mínimo movimiento: en abril se le vino abajo de improviso el gran timonel, y cuando muchos creían que la sombra de José Manuel Soria iba a amargarle la transición, los modales de los que le menospreciaban lo han hecho más grande. Tiene controlado el Partido Popular de Canarias y goza del apoyo inequívoco de Mariano Rajoy. Ha pacificado la mayoría de las rebeliones a excepción de los hermanos Bento, que se arriesgan a una inminente defenestración si no se están quietos. Fuera de las pugnas internas, el devenir del pacto de Gobierno en Canarias y las vicisitudes que atraviesa Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados le han colocado en una posición envidiable: puede elegir compañero de baile.

El que más le tienta es Coalición Canaria, en permanente trance de romper con el Partido Socialista Canario desde que empezó la actual legislatura. Clavijo se resignó a un pacto con el PSOE porque no daban los números con el PP, y esperando a que se despejara la incógnita de las Generales, ha jugado tanto con fuego que se ha convertido en un consumado pirómano. Su irresponsabilidad no solo espanta al socio socialista, sino también a cualquiera que tenga la tentación de arrimarse a él. ¿Es fiable Clavijo para cualquier acuerdo de gobernabilidad? Sus propios hechos le incriminan y parece natural que Asier Antona tampoco se fíe.

A favor del presidente del PP juegan los tiempos y el renovado poder de su partido en Madrid. Es importante el único voto de Coalición Canaria, el de Ana Oramas, pero mucho más lo son los del Partido Socialista, dedicado en cuerpo y alma a acordar con el Gobierno reformas tan decisivas como la Lomce, el salario mínimo o la aminoración de la ley mordaza.

Seguir leyendo »

Cuadernos del Albagate / Salvar al soldado Alba

Fotograma de 'El puente de los espías', de Steven Spielberg.

Los dos cayeron en paracaídas en terreno enemigo y a los dos había que rescatarlos. El primero, en misión de combate tras el desembarco de Normandía; el segundo, tras ser abatido su avión espía por el ejército ruso. Ninguno de los dos juega un papel protagónico, ambos cumplen inicialmente con las órdenes de sus superiores. Es otro quien trata de liberarlos en circunstancias muy distintas: el primero, prisionero en acto de guerra, el segundo como espía en plena guerra fría, tras ser levantado el muro de Berlín.

James Ryan es un héroe, un símbolo. Ha perdido a sus tres hermanos en el conflicto y su rescate se convierte casi en una cuestión de honor.

El piloto Francis Gary Powers, por el contrario, ejerce de espía, pilota un avión U2, y durante su cautiverio en territorio soviético sucumbe a las presiones de los interrogatorios y termina revelando secretos. Ama su vida y no cumple la orden de administrarse la aguja del suicidio -oculta en un dólar de plata- en caso de ser apresado. Prefiere que lo llamen cobarde y para evitar el dolor de las torturas, opta por cantar. Compromete la seguridad de sus compañeros y la de su propio país, pero la CIA decide rescatarlo con la esperanza de que no haya revelado información crítica. Conoce muchos secretos de la tecnología estadounidense y es una pieza muy valiosa.

Seguir leyendo »

El pacto entra en los minutos de descuento

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo (i), acompañado por la consejera de Hacienda, Rosa Dávila.

Teresa Berástegui no ha tenido el menor recato en confirmar lo que era un secreto a voces: que el presidente del Gobierno de Canarias (y de Coalición Canaria de Tenerife) estuvo en todo momento detrás de la moción de censura al ya ex alcalde socialista de Granadilla, Jaime González Cejas. Berástegui no habla por boca de ganso: ella misma fue la negociadora en nombre de Ciudadanos con el Partido Popular y Coalición Canaria para aquella operación. Se lo ha contado con todo lujo de detalles a Diario de Avisos, que no dudó este domingo en abrir con ese asunto su portada quebrando la unanimidad nacional (e internacional) de mandar con el fallecimiento de Fidel Castro.

Tiene sus motivos el periódico de Lucas Fernández para resaltar las hazañas de Fernando Clavijo y sus huestes, empeñados todos ellos en silenciar por la vía más expeditiva cualquier voz crítica en los medios de comunicación. El decano de la prensa de Canarias se empeñó, desde el primer momento en que cambió de propietarios, en distanciarse del dolce far niente en que tradicionalmente se encuentra instalada la prensa tinerfeña (y ahora mismo gran parte de la regional) frente a las cacicadas del Gobierno autonómico. Sus disgustos le está costando, bien por la vía de la negación del pan y la sal como por la de envolver al editor del periódico en tragicómicas imputaciones judiciales que todavía están en veremos. Hay que ver cuánto está dando de sí -ya veremos hasta dónde- el caso judicializado contra Willy García. Pero ésa es otra historia.

Lo que hoy nos ocupa es la quiebra definitiva del pacto de Gobierno regional. Todavía no ha pasado ni siquiera un mes desde que Coalición Canaria y el PSOE suscribieran un emotivo documento de reorientación del acuerdo que sustenta al Ejecutivo, y ya se ha desmoronado. Los comités locales y los concejales nacionalistas en Arico y en el Puerto de la Cruz se han pasado por el forro mismo de sus correspondientes cachivaches las indicaciones relativas a la devolución de las respectivas alcaldías al PSOE, arrebatadas en el momento de constituirse las actuales corporaciones locales en el verano de 2015. Serán expulsados de CC, o al menos eso dice la dirección del partido que piensa hacer con tan indisciplinados dirigentes. Todos ellos habrán de correr la misma suerte que los concejales de Granadilla que echaron al socialista González Cejas en una censura controlada desde el principio hasta el final por Fernando Clavijo.

Seguir leyendo »

Cuadernos del Albagate / Es lo que tienen las querellas panameñas

Eligio Hernández, abogado de José Manuel Soria. (ALEJANDRO RAMOS)

La última vez que el letrado Eligio Hernández tuvo una ocurrencia de las suyas perdí la única querella que he perdido hasta ahora contra José Manuel Soria. El ex fiscal ilegal del Estado decidió que lo mejor para mis intereses era renunciar al interrogatorio del querellante, el ex ministro de Industria, en aquel asunto de La Favorita. “Estrategia procesal”, la llamó, y yo le creí porque, al fin y al cabo, entonces gozaba de un gran prestigio y se prestó voluntario a defenderme. También ha llamado “estrategia procesal” a su decisión de no constituirse este jueves ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias a la declaración de Victoria Rosell, querellada por el mismo ex ministro corrupto, una declaración solicitada por él mismo a la jueza instructora, Margarita Varona, tras haberse presentado también voluntario para tal causa.

Lo ha revelado El Mundo, cómo no, que ha anunciado que el Pollo de El Pinar sí acudirá este viernes a las declaraciones como testigos del empresario Miguel Ángel Ramírez y de Miguel Juanes, ex secretario del Juzgado de Instrucción 8, de Las Palmas de Gran Canaria.

Que Eligio Hernández desistiera de una prueba testifical (la declaración de la querellada) que él mismo solicitó dice mucho del olor, el color y el sabor de esta querella panameña: todo se inicia con un ministro corrupto empleando con descaro los medios del Estado (la Fiscalía Provincial de Las Palmas); que luego, al fracasar la investigación del Ministerio Público (declarada ilegal por el TSJC), mete una querella en los juzgados de Plaza de Castilla; que luego traslada ante el Tribunal Supremo y engorda con un informe fabricado por un juez corrupto (Salvador Alba) en un copia y pega digno de unas diligencias penales, montado a partir de una conspiración grabada para la posteridad por el empresario Miguel Ángel Ramírez; que es rechazada dos veces por la Fiscalía del Supremo; que es enviada al TSJ de Canarias cuando se descubre el complot del magistrado Salvador Alba…

Seguir leyendo »

No me digas que lo dijo Barrilete

Francisco J. ChavanelFrancisco Javier Chavanel, director de El Pendejo Canario.

Primera acepción de la palabra “pendejada”, según la RAE: Acción ruin propia de un pendejo.

Hace unos días, alguien soltó a las ondas a través de un programa de radio que al parecer se llama El Pendejo Canario una auténtica pendejada: que se avecina un relevo en la dirección del periódico Canarias7 y que quien esto firma era uno de los tres candidatos a sustituir a Francisco Suárez Álamo. Por supuesto, como es norma en ese espacio radiofónico, tan severa afirmación no fue sometida al más mínimo contraste: ni se habló con el periódico en cuestión ni con ninguna de las tres personas a las que se hacía formar parte de esa terna. Me consta que a ninguno de esos presuntos candidatos (una mujer y dos hombres) se les ha hecho la menor insinuación acerca de tal cuestión, y me consta que la empresa editora de Canarias7 y su presidente, Juan Francisco García, están muy satisfechos con el desempeño de Paco Suárez. Por lo tanto, podemos calificar la presunta noticia como pendejada.

El bulo estuvo acompañado, no sé muy bien si ese mismo día o en entregas anteriores o posteriores porque no escucho pendejadas, de este otro: que el consejo de administración de Inforcasa, empresa editora de Canarias7, había acordado abandonar la edición impresa y centrarse exclusivamente en la digital, para lo cual se requeriría tal relevo en la dirección. Tampoco esta parte de la “noticia” fue contrastada con algún miembro de ese consejo de administración ni con portavoz alguno de la compañía.

Seguir leyendo »

Cuadernos del Albagate/ Hacerle a Alba un #joseantoniomartin

Martín (derecha), con su abogado, en marzo de 2009, cuando se celebró su juicio en el TSJC.

Durante semanas José Antonio Martín Martín se paseó de adelante atrás la calle Mayor de Triana, en Las Palmas de Gran Canaria, inflado como un pavo real. Y tenía sus motivos. Después de cuatro años de procedimientos disciplinarios y penales solapados, el Tribunal Supremo lo absolvió del delito de “negociación prohibida a funcionario público”, el único que el fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido, apreció en su comportamiento cuando fue sorprendido, en el marco de la operación Eolo, asesorando al abogado de un narcotraficante para otorgarle él mismo la libertad provisional desde su puesto de magistrado de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas. El Supremo -como había hecho previamente el TSJC- dio por probados aquellos hechos pero afeó a la Fiscalía que no acusara por el delito que en realidad había cometido el ex presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas: tráfico de influencias.

Para la Fiscalía, el hecho de que  José Antonio Martín asesorara a un narcotraficante a través de su hermano y de un amigo de éste para poder obtener su libertad (estaba preso preventivamente por narcotráfico) y que el día en que se veía esa causa tratara de influir en el representante del Ministerio Fiscal y en el resto de sus compañeros de Sala, sólo constituyó un delito de “negociación prohibida a funcionario público”

La sentencia del Supremo es bastante elocuente. Veamos solo uno de sus párrafos:

Seguir leyendo »

Cuadernos del Albagate/ Indignidad y miedo en la Audiencia Provincial

Daniel de Alfonso, exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña

“Un hombre tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del nivel del miedo” (Eduardo Chillida).

Cuando Daniel de Alfonso pidió el reingreso en la carrera judicial tras su accidentado paso por la Oficina Antifraude de Cataluña sabía lo que se iba a encontrar a su regreso a su plaza en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Barcelona. Sus compañeros le hicieron saber inmediatamente, con la solemnidad y el respeto que impone el rango, que allí no era bien recibido, que su presencia entre ellos empañaría el buen nombre y la imagen de la Justicia y que podría contaminar los procesos y deliberaciones en los que interviniera. De Alfonso no opuso resistencia, y de inmediato se marchó de vacaciones, no sin antes buscar un destino en el que no provocara rechazo. Lo encontró en la tierra de procedencia de su familia, Cantabria, y este mismo miércoles tomó posesión como juez de Vigilancia Penitenciaria de esa autonomía. Allí se ocupará de hacer cumplir la pena impuesta a los internos, resolver sus recursos, salvaguardar sus derechos y corregir los abusos y desviaciones que puedan producirse en el cumplimiento del régimen penitenciario. Una descompresión.

Daniel de Alfonso había sido sorprendido -grabación clandestina mediante- conspirando con el ministro del Interior, a la sazón Jorge Fernández Díaz, contra las fuerzas políticas catalanistas, particularmente las soberanistas, en la búsqueda de posibles casos que pudieran dar el salto a los medios de comunicación en forma de escándalos por corrupción.

Seguir leyendo »

Cuadernos del Albagate / Doreste echa a Rosell de la instrucción

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Antonio Doreste.(ALEJANDRO RAMOS)

Vayan por delante tres hechos incontrovertibles:

1) Conversación entre Salvador Alba y Miguel Ángel Ramírez. 13 de marzo de 2016. Despacho de Alba en la Audiencia Provincial de Las Palmas. Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria.

Minuto 00:39:50:

Seguir leyendo »

Cuadernos del Albagate / Vicente Garrido se moja

El decano de los jueces de Las Palmas de Gran Canaria, Óscar González.

10:30 horas. El fiscal jefe de Canarias llega con retraso a su anunciada comparecencia en la Comisión de Gobernación y Justicia del Parlamento de Canarias. La avería de un avión de Binter provoca la demora. Tras exponer la retahíla de datos de la Memoria 2015 del Ministerio Público en las islas, Garrido hace una primera alusión al escándalo del Albagate, que sacude la judicatura canaria desde hace meses. Lugares comunes, buenos deseos, el problema lo tienen otros, es su relato. Todos los grupos, excepto el PP (como era de prever), le piden que se moje un poco más y Garrido lo hace. Desde este lunes, 14 de noviembre de 2016, el fiscal jefe de Canarias ha unido su futuro al de su fiscala delegada de Delitos Económicos de la provincia de Las Palmas, Evangelina Ríos, a la que respaldó sin fisuras en la investigación “pre-procesal penal” que llevó a cabo por inspiración “anónima” de José Manuel Soria entre los meses de noviembre y diciembre de 2015 sobre la magistrada Victoria Rosell, en aquellos momentos candidata de Podemos al Congreso de los Diputados. Ríos no estaba sola. Sus actuaciones venían firmadas por el fiscal jefe provincial de Las Palmas, Guillermo García-Panasco Morales, al que prestaba apoyo –también sin reservas- el fiscal jefe Garrido.

“A la espera de lo que diga el Supremo”, ganó tiempo Vicente Garrido cuando se le recordó que aquella investigación fue anulada por el TSJC por vulneración de derechos fundamentales, lo que no fue obstáculo para que, no obstante, su diligente Evangelina Ríos mandara el producto de su empeño al Consejo General del Poder Judicial, que no encontró nada punible en el desempeño de la pre-procesalmente investigada.

Aquello provocó un soberano cabreo en José Manuel Soria, como ha quedado de manifiesto en la grabación que al juez Alba (y al abogado Armario) hizo el empresario Miguel Ángel Ramírez. “La Fiscalía se equivocó, tenía que haberle metido una querella”, dice Armario que le dijo Soria a Salvador Alba en el encuentro preparatorio de aquella reunión que todos hemos escuchado escandalizados.

Seguir leyendo »