Opinión y blogs

eldiario.es

Ahora, la Sociedad de Promoción

PERMANEZCAN ATENTOS A SUS MONITORES, QUE VIENEN CURVAS

Podemos llegar a comprender que pueda resultar en ocasiones incómodo que usted sea el presidente de un Cabildo y, de repente, un funcionario se le ponga flamenco. Ocurre, por ejemplo, cuando el político se empeña en hacer comulgar a todo el mundo

- PUBLICIDAD -

Podemos llegar a comprender que pueda resultar en ocasiones incómodo que usted sea el presidente de un Cabildo y, de repente, un funcionario se le ponga flamenco. Ocurre, por ejemplo, cuando el político se empeña en hacer comulgar a todo el mundo con ruedas de molino cuando llegan los concursos o las subastas de obras, bienes o servicios. Es natural, llegado ese muy hipotético caso, que el político en cuestión se ponga a cavilar en busca de una solución que, con apariencia de legalidad, le permita saltarse los engorrosos trámites administrativos y legales, y fundamentalmente, escapar del control de quisquillosos funcionarios y de la incómoda e inútil oposición. Así que lo mejor es externalizar las contrataciones. Con dos palos y un tambor, oye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha