eldiario.es

Menú

‘Emerge’ en la costa de Mazo un conjunto de pozos de chochos y lino de gran valor etnográfico

Las tareas de limpieza llevadas a cabo por el Ayuntamiento han puesto al descubierto uno de los enclaves “más importantes de esta tipología” que existen en La Palma, según Jorge Pais, jefe de la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo.

- PUBLICIDAD -
En la imagen, algunos de los pozos de chochos que han quedado al descubierto. Foto: JORGE PAIS.

En la imagen, algunos de los pozos de chochos que han quedado al descubierto. Foto: JORGE PAIS.

Las tareas de limpieza que ha llevado a cabo el Ayuntamiento de la Villa de Mazo en la playa de La Bajita, en el litoral del Aeropuerto, han dado visibilidad a conjuntos etnográficos que había pasado completamente desapercibidos. “No dábamos crédito a lo que teníamos ante nuestros ojos ya que, como por arte de magia, han surgido del manto que los cubría nada menos que unos 15 pozos de chochos y lino, tres secaderos  -que, en un caso, es único al extenderse por una fuerte ladera del terreno- y por los menos tres casetas en las cuales se preparaban y envasaban los chochos una vez curtidos”, señala Jorge Pais, doctor en Arqueología y Jefe de la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo, quien ha visitado la zona este viernes. Estas labores de adecentamiento, asegura, “han puesto al descubierto el que, a partir de este momento, se puede considerar como uno de los conjuntos más importantes, de esta tipología, que aún se conservan en la Isla”. 

El enclave tiene un alto valor etnográfico. Foto: JORGE PAIS.

El enclave tiene un alto valor etnográfico. Foto: JORGE PAIS.

Estas construcciones, explica,  “a diferencia de las de Punta Ganado, con techumbre de arbustos de la zona, se cubrían con un entablonado de tea y teja árabe por lo que, a pesar de su precario estado de conservación, aún es posible rehabilitarlos”.

Los pozos, detalla, en la mayoría de los casos, “han sufrido los avatares del tiempo, por lo que parte de sus muros se han desplomado hacia el interior; otros han sido entullados directamente por escombros de las obras que se han realizado en las inmediaciones. Y, en los mejor conservados, vemos cómo el fondo está lleno de basuras de todo tipo (botellas de plástico y cristal, gomas de coches, sacos, etc.)”. 

Pais considera que este yacimiento “debe ser recuperado y rehabilitado para uso y disfrute de todos, puesto que su emplazamiento es ideal ya que está cerca del Aeropuerto, la playa de La Bajita y Casa Goyo”. “Recomendamos a quienes vayan a degustar el delicioso pescado de este restaurante que visiten este lugar, que se encuentra a apenas 100 metros del comedor”, dice. 

El Ayuntamiento de Mazo quiere restaurar la zona. Foto: JORGE PAIS.

El Ayuntamiento de Mazo quiere restaurar la zona. Foto: JORGE PAIS.

Para su recuperación, apunta, “sólo habría que comprar los terrenos, limpiar el resto de la vegetación que los cubre, retirar los escombros que los sepultan, reconstruir las paredes originales hasta llegar al fondo original, habilitar una pequeña red de senderos y colocar una serie de paneles explicativos”. De este modo, “volveremos a recuperar su esplendor y los veremos llenarse a marea llena y vaciarse cuando baja. Sólo faltaría volver a sembrar chochos y tratarlos en este lugar”, expone. 

El concejal de Patrimonio Histórico de Villa de Mazo, Diego Brito, ha indicado a La Palma Ahora que al tratarse de una zona privada “el primer paso que hemos dado ha sido ponernos en contacto con sus propietarios para saber si están dispuestos a vender el terreno”. En principio, añadió, “están interesados y son conscientes del valor de este enclave”. La intención del Ayuntamiento es “rescatar y restaurar este sitio” puesto que se trata “de una zona céntrica con un gran potencial”. 

Villa de Mazo,  afirma Jorge Pais, “sin ningún género de dudas,  es el municipio palmero que cuenta con mayor riqueza en este tipo de bienes patrimoniales, destacando los grupos de Punta Ganado, Playa de La Bajita, Playa de La Salemera y Porís de Tigalate”. “Conocíamos el lugar, aunque la escabrosidad del terreno, el cerco de construcciones recientes y la densa vegetación, apenas nos habían permitido entrever varios pozos de chochos y lino, restos de los secaderos y algunas construcciones antiguas que no sabíamos si estaban asociadas con esta actividad”, indica.

En la imagen, una zona de secadero. Foto: JORGE PAIS.

En la imagen, una zona de secadero. Foto: JORGE PAIS.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha