eldiario.es

Menú

CRÍTICA DE ARTE

‘El género en disputa’

El montaje titulado ‘Recherchez les femmes!!!’, de Katia Bourdarel, Isabelle Lévénez y Valérie Mréjen, centra las atenciones artísticas de esta semana. La muestra audiovisual se halla en el espacio TEA y se puede visitar hasta el 11 de diciembre

- PUBLICIDAD -
Fotograma de ‘Le repas de famille’ de Isabele Lévénez (2006)

Fotograma de ‘Le repas de famille’ de Isabele Lévénez (2006)

- Recherchez les femmes!!!, de Katia Bourdarel, Isabelle Lévénez y Valérie Mréjen
- Comisaria: Margarita Aizpuru
- TEA, en Santa Cruz de Tenerife. Abierta hasta el 11 de diciembre

En la sociedad del consumo instantáneo, las exposiciones de vídeo-arte replantean constantemente cómo evitar que las piezas que las componen se queden en anécdota. En este caso concreto, en Recherchez les femmes!!! se opta por la estrategia de presentar menos cantidad y más calidad: tres creadoras con piezas de vídeo de corta duración.

Las obras proyectadas de Valérie Mréjen se centran en primer lugar en la inserción de la mujer en la multitud. Ils respirent entresaca a individuales de la gran masa amorfa de habitantes de Tokio mediante planos cortos y detallados. Del mismo modo, Mréjen introduce el cuestionamiento del rol de la mujer mediante diversos recursos en el resto de piezas presentes: una enumeración de las actividades y los objetos que debe usar un ama de casa a partir de un catálogo de estética kitsch en Manufrance; Leur Historie describe frases canónicas de una relación de pareja acompañadas de postales, fotos-fijas irreales de lugares donde acontecieron los sucesos, y Capri muestra una discusión por infidelidad que termina en la más absoluta indiferencia entre los dos afectados.

Por su parte, las piezas seleccionadas de Katia Boudarel son dos vídeo-montajes a partir de dibujos que cuestionan paralelamente diversos comportamientos asociados a la mujer: Resonance ilustra la falsa necesidad de ser (ad)miradas; Deslizamientos destroza el componente idílico de los bailes príncipe-princesa de Disney al acompañarlos con un fondo sonoro compuesto de orgasmos y risas femeninos, y luego se señala simultáneamente en La huida la imposibilidad de escapar de la mirada externa.

La parte del corpus exhibido de Isabelle Lévénez se aglutina en primer lugar en Le repas de famille en torno al papel dominador del hombre y la subordinación absoluta del resto de la familia. De la misma manera, aborda el detalle del cuerpo femenino siendo acariciado por una mano masculina en Il recherche elle, y la intersección de estos en Frontiére. También se estudia la variedad de los gestos de la cara en Blanche, rouge et bleu, donde se produce al mismo tiempo una crítica velada a la noción tradicionalista de la patria, cuya construcción es siempre asociada a los hombres.

De todo ello puede extraerse que las tres creadoras cuentan en común con el deseo de liberar a la mujer de ciertos valores tradicionalmente asociados al colectivo: la sumisión a la figura masculina, el confinamiento a la vida doméstica, el drama histérico como solución de los conflictos interpersonales, la cosificación y la imposibilidad final de construir una identidad.

Con todo, ha de señalarse que siempre se corre el riesgo de perder el mensaje entre las banalidades de un vídeo, no porque el contenido no sea válido y el montaje no haya procurado mantener al visitante el tiempo estrictamente necesario en la sala, sino precisamente por la tendencia líquida de mirar sin ver.

La solución para los centros de arte contemporáneo, para evitarlo, pasa por concienciar a su público acerca de este tipo de ejercicio artístico, que se encuentra consagrado ya dentro de la crítica y la historiografía, pero que parece resistirse a formar parte del acervo popular.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha