Opinión y blogs

eldiario.es

País estiércol

- PUBLICIDAD -

Solo puedo decir, ya totalmente derrumbado, que esta es casi una certeza y que me falta muy poco para confirmar todas esas letras, lo que haré una vez pueda echar a volar el infinitesimal interrogante que aún mantengo. Cuestión de educación construida en un colegio público y pobre.

Pese a esa breve nota a pie de página, estoy seguro de que lo de país estiércol, e incluso con el mejor estiércol del mundo, se confirmará de forma irrevocable en nada. No hay más que estar pendiente del devenir de las cosas, de la senda de los olores.

Entonces se confirmará el hito y habrá entrada de gran extensión redaccional, y además enorme título en la enciclopedia que sobre la corrupción, o sea, sobre la misma porquería, se prepara en esta vergüenza de país llamado España. Todas las siglas políticas tienen cabida en ese libraco de los horrores (bueno, la mayoría de ellas), unas con más golfos que otras en sus páginas a todo color, como ocurre en la vida misma.

Garantizo que estará toda la cohorte de importantes: los que a día de hoy y casi seguro también mañana seguirán intentando acceder con facilidad, aquí o allí, a las distintas formas de poder que se hallan bajo el paraguas agujereado de nombre Constitución, de nombre democracia.

Sin título

Sin título

Los hay, como digo, de aquí, de allá, de estos, de los otros, de los que solo están en aquella parte de esta España maloliente, con gaviota, con rosa, con bandera tricolor, con antigua hoz y martillo... ¡Es que están casi todos! Pero unos más que otros, eso sí.

A este país lo están abriendo como a una caballa, ¡qué bien!, y lo que se va viendo dentro son células cancerosas que apestan a más no poder. Algunas llevan la marca Blesa, al que se le daban los atajos para intentar ser todavía más rico (se sabe que la abundancia no ocupa lugar, como la inteligencia); otras el distintivo Gürtel, que también están en el grupo de las más apestosas. Y luego aparecen las originarias del sur con membrete o sello ERE.

Con tanta mierda por todos lados, no me extraña que al menos produzcamos uno de los mejores estiércoles del globo. Algo es algo. Semos muy competitivos amasando basura que engorda a unos pocos, a gente con ¡mucho estómago y mucha cara! Así llegué a la denominación de país estiércol.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha