eldiario.es

Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

Palomino, la playa de moda de los mochileros internacionales

A los pies de Sierra Nevada de Santa Marta, este pueblecito encantador aúna una de las mejores playas del Caribe colombiano, naturaleza y una intensa cultura indígena

- PUBLICIDAD -
Turista a la orilla del Caribe en Playa Palomino. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

Turista a la orilla del Caribe en Playa Palomino. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

La playa de moda entre los mochileros latinoamericanos e internacionales está a medio camino entre Santa Marta y Riohacha. Puro Caribe colombiano que, en los últimos años, se ha convertido en un imán para los que buscan lugares pocos trillados por el turismo de masas y auténticos. Y damos fe de que Palomino cumple con estos requisitos: aislado tradicionalmente de los grandes centros urbanos del Atlántico colombiano, el reciente asfaltado de la Troncal del Caribe ha dejado a este pequeño pueblo a apenas 78 kilómetros de Santa Marta, uno de los balnearios tradicionales de la costa del país cafetero (y a 178 de Barranquilla). Pero el asfalto aún no ha quebrado la autenticidad de un lugar que ofrece mucho más que sus más de tres kilómetros de playas de arenas blancas cuajadas de cocoteros y exuberante vegetación tropical. La mejor manera para llegar es en bus desde Santa Marta (Estación de Servicio de Mamatoco): el viaje apenas dura una hora y media y el precio medio ronda los tres euros.

A los pies de la Sierra Nevada de Santa Marta (que supera con mucho los 5.000 metros de altitud); en el área de influencia de cuatro importantes colectividades indígenas; con una red de ríos impresionantes que permiten viajar a la selva a escasos kilómetros del mar; cerca de parajes naturales de la talla del Santuario de Fauna y Flora los Flamencos (Acceso por Troncal del Caribe –Camarones-; Tel: (+57) 5 728 2636; E-mail: flamencos@parquesnacionales.gov.co) en la espectacular Boca de Camarones (a 68 kilómetros de Palomino), una de los santuarios de aves más importantes del continente; pueblos encantadores y una amplia oferta de hostales sencillos para mochileros han terminado por colocar el destino en las agendas de viajeros internacionales.

Aguas limpias del Río Palomino, a escasos kilómetros de la playa.

Aguas limpias del Río Palomino, a escasos kilómetros de la playa.

Dicen por estos lares que uno de los primeros en descubrir el lugar fue un hippy llamado Simón Gey, un trotamundos que llegó al lugar hace algunas décadas y fue, literalmente, adoptado por la tribu de los koguis, aborígenes originarios que aún pueblan la vertiente norte de la sierra. Simón abrió un alojamiento modesto para viajeros y aventureros e inauguró la cosa del turismo por estas latitudes. Al principio, con todo el lío del conflicto entre guerrillas y paramilitares, de manera modesta. Y tras el cese de las hostilidades fueron abriendo otros aunque, por fortuna, Palomino sigue siendo un lugar tranquilo dónde es posible pasar un día tranquilo de playa en total soledad y en el que aún puede respirarse ese ambiente bohemio y despreocupado de los destinos mochileros. Eso y amaneceres y atardeceres gloriosos en playas solitarias. Una maravilla, vamos.

Mucho que hacer

No sólo de playa vive el viajero. A diferencia de otros destinos caribeños, Palomino puede presumir de variedad. No todas las playas pueden presumir de tener alturas superiores a los 5.000 metros a apenas unas decenas de kilómetros. Y ese condicionante se concreta en espacios naturales de gran belleza como el propio Río Palomino, escenario de una de las actividades estrella del lugar: el tubing. La cosa no tiene secretos. Te llevan un par de kilómetros río arriba con un ´gomón’ de camión (la cámara de un neumático) y tú simplemente te dejas llevar por la corriente hasta la desembocadura. O explorar los principales puntos del Parque Nacional Sierra Nevada de Santa Marta (Tel: (+57) 5 423 0752; E-mail: sierranevada@parquesnacionales.gov.co) con sus bosques nublados.

Casa indígena recreada en el Yacimiento de Pueblito.

Casa indígena recreada en el Yacimiento de Pueblito.

El sendero hasta la Ciudad Perdida.- La Sierra fue el escenario en el que se desarrolló la cultura Tayrona, civilización avanzada que creó grandes conjuntos monumentales. El más conocido es la Ciudad Perdida de Teyuna, uno de los yacimientos arqueológicos más fascinantes de Latinoamérica que no tiene nada que envidiar a otros grandes conjuntos como el mismísimo Machu Picchu. Para llegar hasta este lugar mágico es preciso contratar un  guía autorizado y escoger entre treekings de cuatro o cinco días que recorren otros restos de la cultura tayrona y poblados de las etnias descendientes de los hombres y mujeres que construyeron estas ciudades literalmente aupadas a las montañas. Lamentablemente, nosotros no tuvimos tiempo de hacerlo. Más accesible es el Yacimiento de Pueblito (Acceso por Vereda del Calabazo; Tel: (+57) 5 423 0752; Horario: L-D 8.00 – 17.00; E-mail: tayrona@parquesnacionales.gov.co), que se encuentra a apenas 54 kilómetros de Palomino y repite el esquema de grandes plataformas de piedra de Teyuna.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha