eldiario.es

9

Antonio Maestre

Periodista y documentalista. Estudió Documentación en la Universidad Complutense de Madrid y tiene estudios de posgrado en Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Periodista especializado en la investigación, estudio y análisis de los procesos de conformación de la extrema derecha. Ha colaborado también con Jacobin Magazine, Le Monde Diplomatique o La Marea.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 590

Barricadas incendiadas con senyeras y rojigualdas

No hay un solo derecho de los que defiende hasta el más virulento de los conservadores que no haya emanado del humo de una barricada. Los derechos civiles, la dignidad laboral, el orden civilizado, la democracia y la Constitución. Todo, absolutamente todo aquello que merezca la pena considerarse con las ya vaciadas palabras libertad, progreso, respeto, tolerancia o democracia surgió después de que unos jóvenes lucharan detrás de una barricada contra el poder. Contra el orden establecido, a veces la tiranía, y otras muchas contra un Estado liberal que ejercía de represor. Igual que no se discute que la Policía está para mantener el orden de cualquier sistema de poder establecido, no se discute que los avances sociales fundamentales se consiguieron en la calle. Igual que no se discute que los Estados monopolizan la violencia de manera legal, no se discute que en ocasiones se ha conculcado ese dogma para avanzar cuando se incumplían los preceptos fundamentales de un Estado de libertades. Hay cosas que son, aunque no queramos verlas.

Barricadas, fuego, capuchas y embozados, protestas contundentes y violentas, tornillos soldados a tuercas, rodamientos, tirachinas caseros, voladores. La reconversión industrial, ¿les suena? No tendría que escandalizar demasiado lo visto en Barcelona a un país que ha conocido protestas laborales como las de Reinosa en 1987, en las que la Guardia Civil llegó a usar fuego real para abrir puertas y practicar dentenciones, y un trabajador, Gonzalo Ruiz, murió por la acción de los antidisturbios de la Benemérita. O las de astilleros en Cartagena, que llegaron a quemar la Asamblea de Murcia con los diputados dentro.

Seguir leyendo »

El fascismo se construye con gente como Pablo Motos

Tuve que ver El Hormiguero por primera vez en muchos años. Ya lo había sufrido en alguna que otra ocasión por motivos profesionales. Representa todo lo que humanamente rechazo en los medios de comunicación: exaltación del machismo, superficialidad, una exhibición de testosterona anacrónica y una apelación sutil a esa cultura del esfuerzo liberal falaz y acientífica. El programa fue completamente prescindible en términos periodísticos, porque no es una entrevista, con risas y chanzas y momentos de apuros de Abascal al intentar definir su verdadera política en cuestiones delicadas, más por su incapacidad para expresarse que por las preguntas del presentador, que mostraban un miedo cerval a la reacción pública. La que había habido y la que pudiera haber después. Si algo logró la campaña de boicot a El Hormiguero fue limitar a Pablo Motos en su humor trasnochado hasta mostrarle superado y atemorizado. 

La entrevista de Santiago Abascal en el Hormiguero fue para la extrema derecha la mejor noticia electoral desde que se conformó como partido. Mucho más que sus mítines repletos, que ya han demostrado un escaso rédito cuantitativo en las urnas. Pablo Motos se ha convertido en el mejor propagandista del fascismo patrio. No importa lo que él crea, importa lo que ha logrado. Será en parte responsable de cualquier éxito de este partido, de cualquier medida que a partir de ahora logre sacar adelante, del ambiente de miedo que rodea la vida de colectivos LGTBI por la presencia mediática acrítica de esta gente que pretender devolverlos al armario. Pero no lo reconocerá, porque montado en su soberbia solo mirará los excelentes resultados de audiencia.

Seguir leyendo »

El ur-fascismo de Abascal a través de su cuenta de Instagram

Vox tiene un problema en estas elecciones. Ha perdido todos los elementos que hacían del partido de Santiago Abascal una alternativa fascinante para los conservadores y temerosa para los progresistas. Han dejado de ser el centro de la campaña, no son el núcleo sobre el que pivota la estrategia y el discurso del adversario y han perdido la capacidad para hacer creer a sus potenciales votantes que pueden ganar y ser relevantes. Así que ya solo les queda una estrategia de consolidación del voto logrado radicalizando aún más sus postulados y aludiendo al recuerdo emocional histórico de los elementos románticos del fascismo patrio.

Estética nacionalcatólica, ritos falangistas y alusiones veladas al imaginario facha. La fascistización simbólica y estética que está llevando a cabo en sus lemas e imaginería de campaña así lo demuestran: lemas imperiales, brazos disimulados en alto, fondos negros (camisas) con la bandera de España, revisionismo histórico descarnado, humillación a las víctimas, propaganda franquista. Un recuerdo de lo salvaje. De lo criminal que tantos beneficios les proporcionó en un pasado genocida.

Seguir leyendo »

Dudas y desconciertos sobre Más País

Ha pasado una semana desde que Íñigo Errejón decidiera presentarse a las elecciones generales después de una leve, levísima, escenificación de aclamación militante por sus bases para pedirle que dé el paso. Tras una semana de argumentos, declaraciones, hechos, discursos y entrevistas es el momento de plantear las objeciones, críticas, preguntas y dudas que suscita la presencia de Más País en el panorama electoral en el seno de la izquierda, que de destripar cosas de izquierdas sabemos mucho y bien en el espacio poscomunista.

No esperen en estas líneas una deriva conspiranoica sobre las razones que han propiciado que se presente Más País a las elecciones. No es una creación de los medios de comunicación para debilitar a Pablo Iglesias, como no lo fue Podemos para destruir IU (como si hiciera falta una bola de demolición para moler gravilla). Ciudadanos no fue una creación del IBEX para impedir que Podemos ganara las elecciones. Y, sin embargo, su aparición no implicaba que hubiera grupos de poder que pudieran ver a Rivera con amabilidad por creer que podía servir a sus propios intereses. Al igual que ahora con Más País. El analista Víctor Lapuente dijo en la Cadena SER que su presencia suponía la aparición de una "izquierda cosmopolita…más verde y menos proletaria", escenificando el modo por el que desde ciertos sectores orgánicos garantes de la Cultura de la Transición lo ven con más comodidad, demostrando a su vez lo poco que saben de lo verde y de lo proletario, pero lo mucho que muestran sobre sus temores y complejos.

Seguir leyendo »

De desvelos y lorazepam

Las preocupaciones y desvelos de los dirigentes suelen ocupar primeras planas y libros de historia siendo las más prescindibles e irrelevantes de todas. Por debajo de ellas existen muchas minúsculas, pero más prioritarias y sustanciales. "Felipe de España lloró cuando su flota fue hundida. ¿No lloró nadie más?", se preguntaba Bertolt Brecht en su poema "Preguntas de un obrero que lee" construyendo la obra culmen del olvido proletario. Del olvido de los verdaderos protagonistas de la historia.

Pedro Sánchez podría haber explicado lo mal que dormirían los nadie con la venidera crisis si no hay un gobierno fuerte para afrontar los problemas, pero decidió personalizar en su propia persona las preocupaciones ciudadanas como si fueran compartidas. El problema para el acuerdo de gobierno fue su previsible falta de sueño. Pobre.

Seguir leyendo »

Renace el felipismo, larga vida al pedrismo

El PSOE ideológicamente es un ente etéreo, escurridizo, que se desliza por las fronteras de los márgenes del pensamiento político buscando el mejor lugar donde implantarse para asaltar el poder. Es un ente hábil, que repta por el tablero político buscando aprovechar los errores de sus adversarios para colonizar nuevas posiciones. Un partido con el logro merecido, trabajado y bien pagado de ser el partido orgánico de la transición sin perder la vergüenza de cantar la Internacional y levantar el puño como elemento estético de reafirmación y márketing electoral. Un verdadero animal político. Mucho mérito.

Pedro Sánchez está convirtiendo su vida pública en un revival del proceso que el PSOE vivió de 1979 a 1982, aprovechando la coyuntura y el contexto que estamos viviendo. Las analogías históricas, con las reservas lógicas de los hechos que separan los contextos en cuarenta años, permiten comprender los comportamientos heredados de un hombre de partido criado y entetado en una organización como el PSOE, en la que la cultura política está subyugada a los usos y costumbres de la militancia orgánica. En ocasiones puramente acrítica. Pedro Sánchez está calcando el proceso de disolución ideológica que el PSOE sufrió antes de las elecciones de 1982 y la sustitución del socialismo por el felipismo. Habemus pedrismo.

Seguir leyendo »

La Segunda República leyendo los periódicos de 1931

"Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo. Mi conciencia me dice que ese desvío no será definitivo, porque procuré siempre servir a España, puesto el único afán en el interés público hasta en las más críticas coyunturas. Un rey puede equivocarse, y sin duda erré yo alguna vez; pero sé bien que nuestra patria se mostró en todo tiempo generosa ante las culpas sin malicia.

Soy el rey de todos los españoles, y también un español. Hallaría medios sobrados para mantener mis regias prerrogativas, en eficaz forcejeo con quienes las combaten. Pero, resueltamente, quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro en fratricida guerra civil. No renuncio a ninguno de mis derechos, porque más que míos son depósito acumulado por la Historia, de cuya custodia ha de pedirme un día cuenta rigurosa...".

Seguir leyendo »

La red española de Gao Ping contaba con un experto en blanqueo de capitales

El empresario chino Gao Ping ha sido durante años el gran conseguidor de la clase alta española. Gao Ping se valía de todo tipo de actores en su inmensa red de corrupción. Concejales que le facilitaran licencias a cambio de masajes felices en marisquerías chinas de Fuenlabrada, policías que hicieron la vista gorda en el aeropuerto para que ciudadanos chinos pasaran los controles sin problemas, o expertos banqueros que realizaban las transferencias bancarias a cuentas en el extranjero sin dejar rastro. Uno de esos importantes nombres escondidos en la enrevesada telaraña de favores, regalos y actividades ilícitas es el de François Leiser, el marchante de diamantes que opera en España desde hace 37 años y es un desconocido para el gran público.

Leiser ya apareció en la prensa española en 1977 por un caso de blanqueo de capitales. El diario ABC publicó entonces que el cambista belga era el principal responsable de una trama de contrabando de brillantes que servía para el blanqueo de dinero de los españoles acaudalados del momento. Cuatro décadas después, Leiser es el cabecilla de la trama de la que se servía Gao Ping y su entramado criminal para blanquear todo el dinero generado por la exportación fraudulenta de mercancía. Gao Ping era uno de sus mejores clientes. 

Seguir leyendo »

“La España en Marcha”: la extrema derecha busca reorganizarse

La policía detuvo el jueves a doce personas por su participación en el ataque fascista contra los asistentes a los actos institucionales de la Diada en Madrid que se produjeron en la librería la Blanquerna. A los asaltantes se les imputan unos delitos de daños, desorden público y atentado contra los derechos fundamentales. La agresión, en la que pudieron verse banderas de Falange, Democracia Nacional, Alianza Nacional y el Nudo Patriota Español, se engloba en una nueva vía que estos grupos de extrema derecha intentan tomar ante la escasa representatividad que tienen en el panorama nacional.

La iniciativa que enmarca estas acciones se denomina "La España en Marcha" o LEM, usado como acrónimo, y que comenzó tras muchos acercamientos y reuniones con la emisión de un manifiesto conjunto firmado por varios partidos con la intención de presentar una candidatura única que aspire a mejorar los exiguos resultados que a día de hoy han tenido.

Seguir leyendo »