Canarias busca sanitarios voluntarios para hacer jornadas extra por hasta 280 euros al día en los centros de salud

Extracción de sangre en un centro de salud. (EFE)

El Servicio Canario de Salud (SCS) ha pedido sanitarios voluntarios para hacer jornadas extraordinarias en los centros de salud del Archipiélago con el objetivo de aliviar la sobrecarga asistencial, dar respuesta a la actividad extraordinaria que han tenido que asumir los profesionales de Atención Primaria para el control y seguimiento de la pandemia de COVID-19 y evitar demoras en la atención a los pacientes. Una instrucción dictada el 1 de octubre por el director del organismo autónomo, Conrado Domínguez, establece las bases de este “programa especial” por el que los trabajadores serán retribuidos con un complemento de productividad que va desde los 180 euros al día para los diplomados hasta los 280 para los licenciados.

En este escrito, Sanidad reconoce el “desbordamiento y la desmotivación” de las plantillas de los centros de salud en las Islas, los problemas de los usuarios para conseguir cita y las dificultades para encontrar sanitarios dispuestos a acceder a nombramientos temporales a través de las listas de empleo. Estas circunstancias, unida al incremento de la actividad por el papel que desempeña la Atención Primaria en esta crisis sanitaria (control y seguimiento de casos confirmados, sospechosos y contactos estrechos, además de labores de asesoramiento a centros educativos y docentes), ha llevado al SCS a buscar la solución en casa a través de esos incentivos a sus empleados para asumir una carga adicional a su jornada ordinaria, “respetando los tiempos máximos de trabajo y periodos mínimos de descanso legalmente establecidos”.

La instrucción fija una serie de requisitos. Solo podrán participar en el programa especial licenciados y diplomados sanitarios con vínculo funcionarial o estatutario (fijo o temporal) que trabajen en Atención Primaria y que no tengan jornada reducida. Sanidad acudirá a esta fórmula siempre y cuando se haya agotado la posibilidad de encontrar a profesionales disponibles y dispuestos a acceder a nombramientos temporales y si las demoras en los centros de salud o en la actividad vinculada con el seguimiento y control de la COVID-19 son superiores a las 48 horas. Para cada actividad se generará una agenda y los profesionales que accedan al programa especial asumirán entre 24 y 36 citas en las jornadas adicionales en función de la carga de trabajo.

Los trabajadores que quieran participar deberán manifestar su consentimiento por escrito ante la gerencia de Atención Primaria a la que estén adscritos, con una vigencia de un año, prorrogable por un periodo idéntico salvo que el sanitario manifieste lo contrario con dos meses de antelación. La instrucción del director del SCS apunta que la inclusión en este programa conllevará “la realización tanto de la actividad adicional derivada del seguimiento y control de la pandemia de la COVID-19 como de aquella actividad asistencial acumulada y retrasada”. El personal de Atención Primaria del Archipiélago ha expresado en las últimas fechas que está desbordado y fatigado por el incremento de una presión asistencial que ya era elevada, tal y como puso de manifiesto un informe, publicado este mismo verano por la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública, que revelaba que más de la mitad de los médicos de familia del Archipiélago tenían cupos superiores a los 1.500 pacientes, el límite que las autoridades sanitarias recomiendan no sobrepasar para garantizar la calidad en la atención a los usuarios.

La instrucción también fija que la actividad adicional debe ser pactada entre el profesional y la dirección de la Zona Básica de Salud, que la jornada extra podrá ser repartida entre varios trabajadores por razones organizativas de carga laboral y conciliación familiar (en cuyo caso el complemento será distribuido de forma proporcional) y que corresponderá a los máximos responsables de los centros de salud ponderar los baremos por los que se entiende que la cobertura de la asistencia está “normalizada”. En el caso de que el personal voluntario excediese las necesidades asistenciales, el SCS ha previsto un orden de acceso en el que tendrían preferencia los sanitarios del mismo equipo de Atención Primaria sobre los de otros centros y de la plantilla de los servicios de urgencias extrahospitalarios. Estos últimos “cubrirán el horario más distanciado de su anterior o posterior turno de trabajo”, recoge el escrito.

Para evaluar la efectividad de este programa especial, el SCS realizará “una monitorización de las demoras” con indicadores clínicos, así como de adecuación de las listas de espera. Cuando esos marcadores alcancen las cifras consideradas “de normalización” el plan se desactivará.

Sanidad advierte de que esta medida no exime del cumplimiento de las normas generales para cubrir las ausencias, que resume en la obligación de no conceder permisos a más del 33% de la plantilla o repartir el cupo de pacientes entre el resto de los profesionales del equipo dentro de la jornada y el horario ordinaria. Además, remarca que el programa especial “no puede ir en detrimento” de la actividad “inherente” al puesto de trabajo principal del sanitario. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats