eldiario.es

Menú

Bush contra Cuba

- PUBLICIDAD -

El discurso consistió en un llamamiento a los cubanos y a su ejército para que se levanten por la democracia, "pues ellos también tendrán un lugar en la nueva Cuba" si se portan bien. Anunció la creación de un Fondo Internacional, a gestionar por Condoleezza Rice, que destinará a la Isla cuando asuma un gobierno a satisfacción de los gringos, al tiempo que mostró gran enfado con aquellos países insuficientemente solidarios con la disidencia (¿España?). Bush pidió a todos que sigan el ejemplo de polacos, húngaros y checos, quienes ya prometieron fondos para la empresa. Ni un solo país latinoamericano apoyó hasta ahora esta iniciativa. Ni uno de los embajadores presentes aplaudió a Bush.

Hubo anécdotas dignas de anotar, contadas por Pascual Serrano. Quizás la más graciosa fue la de presumir de peligroso agitador, al afirmar que sus palabras estaban siendo escuchadas a través de los canales estadounidenses que emiten hacia Cuba "con gran riesgo". Sin embargo, los cubanos escucharon y vieron el acto completo en el Departamento de Estado, sin cortes publicitarios y por el canal oficial Cubavisión, cinco horas después de que la CNN lo emitiera en directo. Bush también descubrió "cada vez más manifestaciones contra el gobierno", además de otras actividades perseguidas por las autoridades cubanas como reuniones de "más de tres personas", "cambiar de casa", "cambiar de trabajo", "leer libros diferentes a los publicados en el país", etcétera. Y así llegó al final previsto: Washington no cambiará de actitud. Todo lo contrario.

¿Por qué ahora este discurso agresivo? Quizá porque ya circula un proyecto de resolución en la ONU condenando el bloqueo. Cada año, desde hace 15, la Asamblea General vota por ponerle fin al "bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba". En noviembre del año pasado, 183 naciones votaron a favor de esta resolución y sólo lo hicieron en contra Estados Unidos, Israel, Islas Marshall y Palau. Bush supone que volverá a recibir una paliza similar en noviembre. Este presidente acaba de decirle al mundo en su conjunto que su opinión merece el desprecio del imperialismo.

La prensa española ofreció cobertura a Bush, pero ocultó hasta esta hora, que yo sepa, la respuesta del canciller cubano Felipe Pérez Roque, quien rechazó "la estimulación a la violencia" del presidente gringo. Tras responder al discurso, el ministro propuso a Bush una agenda de 12 puntos que resumo: Respetar a los cubanos (?); cesar las agresiones, por lo demás inútiles; dejar de intervenir en los asuntos internos de Cuba (?); poner fin a las acciones subversivas y de guerra radial y de televisión (?); levantar el bloqueo y derogar las leyes Hellms-Burtons y Torricelli; eliminar la prohibición de viajes a Cuba a los estadounidenses y la prohibición de visitas a los familiares; dejar de estimular la inmigración ilegal desde Cuba (?); cesar las agresivas campañas de mentiras; liberar a los luchadores antiterroristas cubanos; extraditar a Venezuela a Posada Carriles (?); cerrar el centro de torturas de Guantánamo; cesar su presión internacional contra el resto de países para que apoyen su política contra Cuba.

Dicho queda.

Rafael Morales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha