eldiario.es

Menú

Diputados de piel fina

- PUBLICIDAD -

El pasado Pleno en el Parlamento canario asistimos a un vodevil. Podemos defendía una proposición no de ley sobre la prohibición de los circos con animales (salvajes y domésticos). Ya el PSOE, a principios de la legislatura presentó una PNL para la modificación de la ley sobre la protección animal. Esta propuesta, aprobada por unanimidad, iniciaba un diálogo con colectivos animalistas y las protectoras de todo el archipiélago. Todos ellos han ido haciendo aportaciones y se ha elaborado un texto ambicioso, texto que, más pronto que tarde, llegará al Parlamento y allí nos posicionaremos.

Podemos, con su PNL, pretendía marcarle el paso a estos colectivos.

Podemos, que siempre habla de participación ciudadana, de diálogo y de transparencia, pretendía decirles a las personas que están elaborando la nueva ley, lo que puede contener y lo que no, es decir, ellos dicen cuándo, cuánto y cómo. Por esa razón, y cansados de las continuas injerencias al trabajo de los colectivos animalistas, el Grupo Parlamentario Socialista dijo no.

Tras mi turno de intervención en este punto, los diputados de Podemos protestaron y pidieron la palabra porque, según ellos, había habido "alusiones a este grupo y a esta persona". Lógico es, en un Parlamento, que se hagan alusiones, pero lo que resulta hilarante es que sean ellos los que se sientan "insultados" por decir en mi intervención que Podemos hacía un uso electoralista de esta PNL y que obstaculizaban el trabajo de los colectivos. Ellos se ofenden por esa afirmación. Han de tener la piel finísima, porque yo he tenido que soportar afirmaciones de la formación malva tales como que soy casta, corrupta, ladrona y que mi voto está promovido por intereses económicos, entre otras lindezas. Pero al parecer, yo tengo que encajar, sonreír y continuar escuchando, porque como no soy de Podemos, parto de un estatus criminal a priori.

Tras negarle el turno el vicepresidente del Parlamento por esas alusiones, varios diputados de Podemos abandonaron el hemiciclo, pero Noemí Santana ya nos había dedicado aquello de "sinvergüenzas". Fuera empezó a llorar, pero no lloraba por la situación de los canarios en Venezuela, no, eso les daba risa mientras en el día anterior el PSOE preguntaba al presidente del Gobierno de Canarias sobre ese asunto. Lloraba porque, según ella, el tema de los circos era de una sensibilidad extrema. Sensibilidad selectiva la llamaría yo.

Nunca he compartido en las redes esos vídeos contra Podemos donde se ve a Pablo Iglesias diciendo que no puede decir España, o a Monedero hablando de su Dios Chávez. Siempre he creído que están sesgados y manipulados. Lo que tampoco imaginé jamás es que los propios diputados de Podemos utilizaran esa artimaña para alimentar a sus fans enloquecidos.

La diputada de Podemos graba el final de mi intervención y la sube en las redes sociales. Comentarios como que soy una cateta,una payasa, etcétera no sólo no son frenados por los diputados de Podemos, sino que arengan para que la cosa se anime.

Hacer de la política una ciénaga, enfangar cualquier iniciativa que no salga de Podemos parece que es la misión de la Nueva Política.

En el Parlamento de Canarias ya existía la participación y el debate, incluso el color malva. En el Parlamento de Canarias ya se hablaba de la gente antes de que se inventara Podemos.

Parece que una vez que están ellos, el respeto y el derecho a la discrepancia corre peligro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha