eldiario.es

Menú

Invocando a Colón

- PUBLICIDAD -

La cadena hotelera Riu ha anunciado este jueves que desviará a Tenerife la inversión de 50 millones de euros que tenía previsto emplear en el hotel Oasis Maspalomas, en el sur de Gran Canaria, un dinero que ahora destinará a otros dos hoteles en nuestra isla vecina.

Todo ello desde que el Cabildo de Gran Canaria acordara iniciar la declaración de toda esa zona como bien de interés cultural, con la categoría de sitio histórico, lo que somete cualquier proyecto urbanístico que se haga en ella a la tutela de la Comisión Insular de Patrimonio. Es decir no se puede tocar ni una piedra.

Lo verdaderamente inaudito, bochornoso y que provoca vergüenza ajena y sonrojo a cualquiera que haya seguido un poco el tema, es que en la resolución del Cabildo de Gran Canaria, no se invoca ninguno de los argumentos esgrimidos por las múltiples personas entendidas y profesionales que con artículos, escritos y todo tipo de comunicados han opinado del asunto, ni tan siquiera los argumentos que han servido a las partes para defender sus posicionamientos en el litigio. No, el argumento ha sido que Colón estuvo allí un día y por lo tanto el lugar merece ser clasificado y no se puede tocar, por lo visto, ni para limpiarlo.

Es decir que Gran Canaria pierde una inversión de 50 millones de euros, cambia un hotel de cinco estrellas lujo por uno de cuatro en "todo incluido" y se condena a esa zona a la mediocridad de un establecimiento completamente obsoleto y construido con los criterios de calidad de los años sesenta. Y todo porque se dice que Colón pasó por allí, cosa que no se ha demostrado y que la mayoría de los historiadores que han opinado sobre este viaje de Colon, no precisan como es lógico. ¿Ustedes entienden algo? Yo desde luego no.

El varapalo que se da a la zona es verdaderamente duro y el que se da al turismo de Gran Canaria todavía más duro. El turista de todo incluido no es, ni mucho menos, el de un hotel de cinco estrellas lujo y eso los pequeños empresarios no alojativos de la zona, los taxistas, los restaurantes, los comercios y todos los demás lo van a notar desde el minuto uno, es decir desde el día 8 de este mes de Mayo, que es cuando reabre sus puertas el Hotel Oasis.

Pero el descredito y la imagen de chalaneo e inseguridad jurídica que da nuestra isla de Gran Canaria se va a pagar a un altísimo precio, porque el daño no se ha infringido a cualquiera, se ha cargado sobre las espaldas de un grupo hotelero serio, arraigado e importantísimo en Canarias y en Baleares y sobre las de un grupo Tour Operador internacional como es TUI, que transporta a Canarias más de tres millones de turistas al año.

Desde que tengo uso de razón turística, he oído hablar de lo conveniente que sería ligar el nombre de Colón y su historia a Gran Canaria y nadie con autoridad ha hecho ni caso hasta ahora. Recuerdo a personalidades del mundo de la estrategia turística como Eulogio Bordás o Jusep Chias, mencionarlo en sus trabajos de planificación estratégica para el turismo de Gran Canaria, el primero allá por los años 80/90 y el segundo en el 2007 y jamás se ha hecho nada de nada.

Ese palmeral de Maspalomas, no tiene ni una humilde placa conmemorativa y mucho menos un centro de interpretación y unas indicaciones para el visitante. Y ahora resulta que para lo que sirve es para poner trabas y barreras a la modernización y puesta al día del sector que nos da de comer a la mayoría de nosotros.

¿Estamos locos? Yo, sinceramente, creo que sí.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha