eldiario.es

Menú

John Wayne Zerolo, el hombre tranquilo

- PUBLICIDAD -

Aunque en más de una ocasión se presentó públicamente diciendo "Me llamo John Ford y hago westerns", en la película ' El hombre tranquilo' el director norteamericano (hijo de inmigrantes irlandeses) cambió los paisajes de Arizona por las tierras celtas, y prescindió de las guerras entre indios y vaqueros para contarnos una historia de amor en un pueblo tradicional, que al principio recibe a Thorton como a un forastero, pero cuando conoce que su familia era de esas tierras le va abriendo las puertas.

Es una pena que John Ford no estuviera ayer con una cámara en las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Canarias. La escena de Miguel Zerolo saliendo con una sonrisa después de estar cuatro horas declarando por el caso Las Teresitas, tras haberse ganado la imputación de "cohecho" que se suma a la de malversación de caudales públicos y prevaricación que se había ganado en su primera comparecencia judicial, esa sonrisa ante los periodistas que lo persiguen buscándole unas palabras y ese Zerolo que se va como Wayne, dejando a la gente hablando sola, camino de su Inesfree?su pueblo original, su isla conservadora que no se llama Irlanda. Se va el hombre tranquilo a Tenerife y deja en Gran Canaria lo mismo que el hombre tranquilo de John Wayne dejó en Estados Unidos: la investigación de un crimen y los combates de boxeo.

Mientras Miguel Zerolo volaba a Santa Cruz las portadas digitales de El Día y Diario de Avisos tenían el mismo titular "Miguel Zerolo declara durante casi 4 horas en Gran Canaria por el 'caso Las Teresitas' y se confiesa tranquilo". No se destacaba que salía imputado por cohecho. Se destacaba a el hombre tranquilo. Sólo La Opinión (periódico acusado de estar vendido al oro canarión) ponía la palabra "cohecho" en titulares.

Desgraciadamente lo de Zerolo no es una historia de amor fordiana. Desgraciadamente en Las Teresitas no vemos a Maureen O'Hara paseando su sensualidad pelirroja, o mirando a la calle detrás de los cristales mojados por la lluvia. No. El hombre tranquilo que gobierna Santa Cruz no tenía ayer palabras para tantos micrófonos. El otro día en un homenaje televisivo sí habló de las Teresitas. En esta segunda visita al TSJC el alcalde no se pudo esconder en la biblioteca, por eso pudimos ver esa imagen de hombre tranquilo. ¿O quizá no estaba tan tranquilo y realmente su rostro era el del boxeador Thorton? Tal vez Miguel Zerolo salió K.O. después de las cuatro horas ante la jueza, aunque su sonrisa y algunos titulares periodísticos decían lo contrario.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha