eldiario.es

Menú

La Morenita

- PUBLICIDAD -

Sin duda, imagino yo, que la Virgen Morenita estaría sorprendida ante los excesivos y desesperados deseos de miles de personas que en estos momentos no tienen nada para comer. Mientras tanto, el obispo nivariense, Bernardo Álvarez, transmitió un mensaje de fe y de la caída del poder de los más poderosos en sus respectivos tronos, pero el prelado de la Diócesis Nivariense no se dio cuenta que él también ostenta el poder, pues la Iglesia es un poder fáctico. Del mismo modo, intuyo que algunos representantes del Gobierno de Canarias hicieron un examen de conciencia y reflexión ante la imagen impertérrita de la Virgen de Candelaria; los cuales meditaron sobre sus suculentos sueldos, errores políticos, prepotencia y abusos de poder de muchos de ellos.

Menos mal, que los grupos folclóricos y parrandas desplazados de todos los rincones de Canarias, con sus cánticos, hicieron olvidar por unas horas la delicada situación por la que atraviesa el país. Los discursos preparados en este tipo de eventos religiosos, políticos y militares, suelen ser bonitos, pero cuando los estómagos de miles de personas están vacíos, las palabras y los mensajes, poca hambre matan. La gente quiere resultados, realidades y alternativas que alivien el sustento de sus hogares. Seguramente, La Virgen Morenita intentará ayudar en la medida de sus posibilidades, dependiendo de la fe que cada persona pueda tener. Mientra tanto, el país sigue sumido en un profundo letargo de paro y de necesidades básicas, pero para la clase política, religiosa y militar, parece no pasar por ellos.

Rafael Lutzardo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha