eldiario.es

Menú

Propiedad intelectual

- PUBLICIDAD -

El respeto y el derecho a la propiedad intelectual de cualquier producto servido en la red, mediante la protección del copyright, tienen sus orígenes, en unos ejercicios de talentos innatos y arduos trabajos de personas creadoras, que han nacido con ese don, y hecho factible, con el duro esfuerzo realizado por el autor. Tantas veces, durante toda una vida profesional, partiéndose la crisma para obtener dichas creaturas. Quienes de estos trabajos hagan uso, deben sufragar, inexcusablemente, con los cánones correspondientes. Nadie tiene potestad para apropiarse, punitivamente, por expolios filibusteros y hacer uso en bárbaros libertinajes, de esos bienes ajenos.

Acaso se le usurpan, impostan o usufructan, los derechos creadores, laborales y competenciales en cualquier gremio profesional, estafándoles piratamente sus inventos y productos. Llámense abogados, médicos, ingenieros, arquitectos, etc. Todos ellos están colegiados, y se cubren con las égidas de sus feraces legalismos en los colegios profesionales. Que para eso se crean, evitando el intrusismo y la vulneración en sus celos estamentales.

No se comprende, como sus Señorías del Parlamento español, han vetado de bruces, una nueva propuesta de ley, en todos sus puntos y comas. Y adaptada a los actuales tiempos. Ley que sólo pretende salvaguardar las creaciones intelectuales por la Ley de Propiedad Intelectual, LPI. La cual ha sido prostituida de forma flagrante y olímpicamente mofada, por todos los internautas que se apropian indebidamente de lo privado. Habrá fallos o incongruencias en la "ley Sinde". Pero esta puede ser revisable y corregida más adelante. Pero no se puede quedar este país nacional, vacíamente y sin legislar esta tropelía, defenestrando y menospreciando el derecho de los autores-creadores, a que se respeten sus trabajos y originalidades e ingenios. Quizá sea, por mor de unas próximas elecciones, que los parlamentarios no quieren airear la fuga de posibles votos internautas, votando a su favor. Hipócritas votos clientelistas, 'comprados' a los filisteos y aprovechados corresponsables de la red, impunemente.

Obligatoriamente debe existir una legislación que proteja los derechos de la propiedad intelectual, y que no haya una barra libre, para que se apropien del talento y labor, de años de insomnio y sinsabores en los creadores, con espúreos intereses lucrativos y negocios, con los esfuerzos robados a estos intelectuales, en este ignominioso ultraje. Creadores que parecen que trabajan de gratis para otros desaprensivos, que se van de rositas sin pagar un céntimo. Sólo deben librarse de esos impuestos directos a los propietarios talentosos, los centros educativos, que lo usarían como fórmula didáctica.

Por ello, las Cortes deben dictaminar urgentemente, unas leyes que regulen estos descarados hurtos al trabajo y el sudor y el pan de los creadores de cualquier materia que circule por la red. Y con esta regulación legislativa se beneficia la Hacienda pública, que con el oneroso pago de canongías por usos digitales, mediante la tramitación laboral de impuestos, también cobrarán las tasas.

Es una desvergüenza que existan interesados Partidos políticos que solo piensen en los posibles votos, sin despertar a los piratas adormecidos delante de las pantallas, roba que te roba a los creadores; y a las fantasmagóricas Asociaciones de los defensores de los internautas, que solo pretenden que siga la mugre en las inmoralidades de la estafa más vil y en la mayor impunidad.

Teo Mesa

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha