eldiario.es

Menú

Sebadales, pinochas e ineptos

- PUBLICIDAD -

No es para nada respetuoso este Gobierno canario a la protección del Medio Ambiente. Todo lo contrario: lo maltrata. Y tanto más, cuando los intereses inversores de unos pocos, se cruzan e imponen, al sumiso mandatario, en inmediata intervención a favor o en lo que les beneficie, en sus especulaciones sobre la naturaleza insular protegida, a la pronta llamada de la voz de su amo. 'Poderoso caballero es don dinero'. Presto y ágil, concurre en defender los intereses pecuniarios y sus réditos cortoplacistas de los capitostes (con el siempre patético y manido alegato de 'crear empleo'). La Naturaleza no es propiedad del Ejecutivo de turno, es de todos los seres vivos que a la Naturaleza pertenecemos. Aunque tenga el Ejecutivo el atributo de administrarla ocasionalmente. Pero siempre pensando en favor de la mayoría de los habitantes isleños. Para vivirla, hacer uso y disfrute, con todos los respetos, de armonía y equilibrio con la misma.

La reciente sentencia del Tribunal Supremo, que avala el anterior fallo del Tribunal de Justicia de Canarias, sobre la descatalogación de los sebadales, con deliberada y alevosa mala intención del Gobierno Canario, corrobora el perverso y disparatado Catálogo originado ex profeso. Que sobre los sebadales, fue aplicada en la superficie comprendida desde la Punta del Tanque del Vidrio hasta la Punta de los Tarajales, en el municipio de Granadilla de Abona. Con el claro propósito de construir el puerto de Granadilla, sin los incordios, ante las protestas de los ´paranoicos' ecologistas y de la Plataforma Vecinal. Innecesario e inútil puerto para el tráfico de buques en aquella zona, con ciclónicos vientos durante la mayor parte del año, que imposibilitará el atraque y zarpado de los barcos. Y lo peor: abandonando, a la par, del puerto de Santa Cruz. El aciago atentado se hizo posible, mediante un vergonzante trámite parlamentario, con el apoyo de su socio de Gobierno de entonces, el PP. Y el silencio cómplice del PSOE, que no tuvo la gallardía de oponerse. Todo ello, en artimaña política, por el chantajista apoyo de CC al Gobierno de Zapatero.

Obligado es, que tendrán que rehacer el ignominioso entuerto, que se hiciera sin rigor científico, en este desastroso Catálogo Canario de Especies Amenazadas, solo mediante una política de capos, bajo la irresponsabilidad del antimedioambiental presidente y sus mariachis. Que se mueven como las veletas, en el batir del viento, a la orden del poderoso financiero. A pesar de esta segunda sentencia firme, la construcción del muelle no se detiene. Lo diga Agamenón o su porquero. Y contra dicha sentencia, ya estarán los leguleyos oficiosos para buscarle la contra, y no paralizar los réditos que producen el puerto de Granadilla en su edificación. El daño a estas preciadas e importantes plantas, ya está hecho. Se corregirá el Catálogo integrando los sebadales. Pero el negocio seguirá adelante, los patrones del cemento ya han dado el pelotazo. Según alega, el sucedáneo Observatorio Ambiental Granadilla (OAG), que se ocupa de salvaguardar el saneado medioambiente de las cuentas corrientes.

Los trágicos incendios de La Gomera, Tenerife y La Palma, han sido originados: por las negligencias e incompetencias del Ejecutivo Autonómico (presidente y consejero de medio ambiente); Gobierno Central (presidente y ministro de Fomento) y Cabildos (presidente y consejero de medio ambiente). A todos ellos hay que pedirles la urgente dimisión, o presentarlas ellos, si tienen vergüenza y ética y moral en sus compromisos políticos y como personas. El cargo dado por el voto, implica absoluta responsabilidad y entrega en sus competencias. Que de ellas escasean. Lo han demostrado. Solo están prestos para la parafernalia y asuntos irrelevantes. El monte, su conservación y la ecología, no son propios para salir en la foto, no hay que estar encorbatados, por lo que no merece perder el tiempo en esta frivolidad.

Tenían todas las administraciones las responsabilidades en sus competencias, para intervenir en los bosques, por el alto riesgo de incendios existente. A sabiendas, que habían dos años de amarga sequía en las islas. En tales circunstancias, debían haber creado un equipo de efectivos humanos y mecánicos, que limpiaran las zonas bosquedales de pinocha y arbustos secos. Eran dinamita para prender una llama e incendiara el bosque de inmediato. Torpemente, tuvieron que improvisar las actuaciones de las catástrofes. No valen divagaciones ni excusas de culpabilidades a otros, que también las tienen. El responsable directo, y a quien se acusa, es al Gobierno Canario. Por ello, lo mejor es que se vayan a su casa. Sin más dilación. Pero ellos seguirán con sus culos petrificados en sus poltronas.

El 'ecologismo' del Gobierno Canario, ha quedado patente en la teatral defensa del presidente, a que se hagan prospecciones petrolíferas en las aguas oceánicas canarias. Pero esta ácrata actitud, de defensa numantina, es solo, porque no tiene competencias sobre las aguas que bañan las costas canarias. Si las tuviera, haría prospecciones y el sursum corda, si se tercia.

Otra manifestación de 'protección' del Medio Ambiente, nos la demostró don Rivero, con la reciente aprobación de la nueva Ley de Costas. Que para su reforma, presionó y animó, al negado ministro de Fomento, en este retroceso legal de tanta vileza, que tendrán las ya dañadas costas españolas, especialmente las canarias, de la que depende la gran parte del turismo. Nuestros litorales serán estériles mazacotes de hormigón, alterando el natural proceso de las corrientes marinas y los ecosistemas.

Los ecosistemas, y el muy frágil medio natural isleño ?cada vez más amenazado?, están cada día peor castigados, por la indolencia de menosprecio de los gobernantes, que tienen esa irrenunciable responsabilidad. A lo que se suman los cambios climatológicos que sufrimos en todo el planeta. Cuidarla y protegerla es obligación de todos, muy especialmente de los que tienen en su poder la eventual gestión. Que a la postre, son los únicos valores, que tiene nuestra peculiar naturaleza canaria, en esta zona de la Macaronesia: sol, playas y montes, además de una excelente temperatura primaveral. Elementos naturales, que podemos ofrecer a los turistas que nos visitan. De los cuales usufrutuamos, y son los únicos ingresos de esta 'industria' de foráneos visitantes de nuestras islas.

Teo Mesa

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha