eldiario.es

Menú

Solajero agosteño

- PUBLICIDAD -

La señora Cospedal, que tiene por norma política calzar por todo aquel que no comulga con su doctrina -pero que amenaza con la justicia a todo el que le mente los angostos caminos recorridos por su amantísimo esposo-, cada día que pasa tiene más oscuro su desembarco en las tierra de La Mancha, pues sus compatriotas ya le han visto el plumero y la falsedad que viste y calza, por ello no es de extrañar sus persistentes malos humores, que a muchos nos recuerdan la menopáusica dolencia de nuestras queridas féminas.

Y más allá, por las tierras del Santo Patrono, don Mariano haciendo uso de su peculiar flema gallega, no pierde ocasión para tirar la piedra, y esconder la mano a pesar que las encuestas le son favorables, no a él, sino a las siglas, fiel reflejo del cabreo nacional ante la aplicación de las medidas neoliberales impuestas por la UE, en la que los conservadores copan la mayoría de los sillones del hemiciclo y la socialdemocracia está atada por el valor de los votos.

Y siendo consciente el maniquí de sastre del país Valenciá de lo milagroso que es Santiago Apóstol, se decide hacer un tercio del camino intentando engañar al apóstol, como si de un amigo del alma se tratara, para que le conceda la gracia de ser un inocente más en ese caudaloso y turbio rio del caso Gürtel en el que nadan las facturas de don Francisco Correa que, como buen administrador, las justificaba ante la Hacienda Pública. Y es que el señor Correa era muy riguroso en sus relaciones con don José María Aznar y López, aquel presidente que ironizaba, cuando Felipe González decía: "Me he enterado por la prensa". Quién le iba a decir al mal encarado hombre de Quintanilla que sería la prensa la encargada de destapar los sucios manejos que se tejían en las fábricas del PP a lo ancho y largo de la piel de toro.

Y, como si tratase de quitarle peso y hierro al caminante presidente autonómico, doña Dolores ha anunciado a los hijos del dios dinero que será Paquito Camps el rostro que adornará la cartelera de las próximas elecciones autonómicas en el país de la paella y las tracas, para que sigan chupando del bote sus adeptos empresarios.

Y al otro lado del charco gibraltareño, en medio del Atlántico, nuestra mal llamada autonomía canaria, patroneada por un grumete bajo la alargada sombra del maquiavélico señor Soria, se deshoja la margarita de quién será el próximo inquilino de los palacetes que adornan las dos capitales del archipiélago y como se van a repartir el pastel; que ya hay quién está dando un paso al frente para ser comparsa allí donde se precise, con tal de hacer realidad la Pepa de sus ególatras sueños. Y ahora más que nunca se siente feliz, pues la encuesta encargada por CANARIAS AHORA, para recreo de su Club de Lectores, le da a las huestes del aldeano las suficientes fuerzas como para exigir que se atiendan sus reivindicaciones y toca en las puertas del PSC para que vayan haciendo las cuentas, si es que existe voluntad para corregir el rumbo de ésta nave política, que ya lleva muchos años sin timonel.

Y don Pepe Manué, pa' no quedarse fuera del solajero, y desde las tierras isleñas con mayores horas de luz del astro rey, se ha metido con los pobres funcionarios, que a su modesto entender son unos gandules que al segundo estornudo piden la baja, pues quizás los klínex les salgan muy caros. Cosas de la vida y de su mala memoria, se ha olvidado de su estancia en la función pública, sin oposiciones, sin secretario ni jefe de personal que le fiscalice, sólo por el engaña bobo de los votos, se toma la libertad de no dar explicaciones de sus viajes al exterior, sin pedir permiso. Y a la vista de la reciente encuesta, le tira lo tejos a don Paulino, haciendo pinza con su empeño de desacreditar a los funcionarios, dándole la razón a ese portento de consejera, la señora Luis. Y es que visto su talante, que no talento, está a verlas venir; pues al del Sauzal ya le conoce y sabe de la pata que cojea, pero al de la Aldea aún lo tiene en estudio. Qué cosas nos ofrece la política cuando de chicha y limonada se trata. Otra cosa es la política con mayúscula, de la que estos sátrapas no quieren saber nada.

Mientras, lloran de rabia e impotencia los luchadores por los derechos y libertades que tanto costó conseguir y de cuyas voces, a través de las ondas hicieron posible que el pueblo soberano conociese las basuras que se escondían y se esconden bajo las moquetas de tanto despacho oficial. La Ley 7/2010 de 31 de marzo General de la Comunicación Audiovisual Canaria viene a poner su bota malaya sobre los derechos y libertades de la ciudadanía, como en los mejores tiempos del dictador ferrolano, que no dudó en cercenar la libertad de opinión, en beneficio propio.

Por ello hago un llamamiento a los damnificados de tal atropello, recordándoles que existe una ley estatal, de mayor rango, cuya columna vertebral nos viene a decir que: "Los medios Audiovisuales, vienen llamados a Formar, Informar y Entretener" y visto lo que acontece en el espectro radioeléctrico del Archipiélago, con esas premisas, son contadas las emisoras actualmente alégales que cumplen. El abanico de incumplimientos es tan ancho que a muchos de los que se denominan showman pudieran denominarse palanganeros del mejor postor. Así que ojo avizor y a verificar el cumplimiento de los proyectos que los adjudicatarios habrán de presentar y su estricto cumplimiento.

Como diría el malogrado director cinematográfico francés Claude Chabrol: "La tontería es más fascinante que la inteligencia. La inteligencia tiene sus limites, la tontería no".

Antonio Ortega Santana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha