eldiario.es

Menú

Telde: El edificio de nunca jamás por Ricardo Castillo Eguía

- PUBLICIDAD -

Con la ilusión de gobernar bien y de acuerdo con las prioridades que se establecen en la Ley de Régimen Local y la denominada de Grandes Ciudades se ponen "manos a la obra", encontrándose que el material de obra, o no existe o está realmente hecho un asco. Como no les que da más remedio, deben seguir adelante con lo que tienen, consiguiendo ordenar relativamente bien su trabajo y reconstruyen bastante de un edificio que ya estaba, pero que daba la sensación de ser un reflejo de la película Esta casa es una ruina.

Es harto difícil el tratar poner de acuerdo a sindicatos y obreros que descarnadamente están enfrentados; a pequeños empresarios locales que ven que sus potenciales clientes miran para otra parte dado que no les gusta lo que ven; a asociaciones de vecinos que convocan a muy pocos de sus propios vecinos y que salvo meritorias salvedades, en sus actividades y fiestas piden el maná de papá Ayuntamiento, en forma de rondallas, bandas municipales, vistosos cohetes, ferias de ganado, paseos a iconos santos y otros no tan santos, porque es la tradición, cuando la tradición puede ser mejorada -se me ocurre con menos cantidad, para obtener mejor calidad- y el apretarse el cinturón debe ser cosa de todos.

También están los pregoneros en forma de medios de comunicación, que dan la sensación en múltiples ocasiones de que distan de ser fieles y objetivos a la realidad, porque siguen el dictado de la "voz de su amo".

Luego de lo anterior vienen las singularidades de los que gobiernan y de los que se oponen a que gobiernen. Los primeros se encuentran con que alguno de sus cesados miembros/as van por libre y que votan lo que les sale de la zona reservada e íntima y que lo que era una duda razonable se convierte en hecho sorprendente y produce cuando menos perplejidad. Los otros, oposición, están perdidos en las marcas que ha dejado su reciente historia, ello a pesar de que no fueron los principales protagonistas, pero "dime con quién andas y te diré quién eres", eso sí, salvo alguno al que le están empezando a salir granos por todas partes porque anteriormente había preparado pócimas con cierto carácter tóxico y ponzoña y ya se sabe "el que crea vientos recoge tempestades".

También existen juglares y narradores, eruditos o no, en los que se percibe o se constata un cierto tufo a peloteo, y que dicen que todo lo malo es de unos y de eso malo siempre sale airoso alguno o algunos que es o son el reflejo único de lo bueno, y su parecer es avalado por no sé cuantas funciones y ejercicios representando, dicen, incluso a algunos medios de comunicación. Me hace recordar a una antigua revista de carácter político-humorista de una época en la que algunos eran reprimidos duramente y otros estaban en babia, y que solía leer con gusto, me refiero a "Hermano Lobo" en aquélla oficina siniestra donde se visualizaba al pelota nº1, nº2, nº3,?pelota 2087 y por fin, el Pelota Oficial.

No se enteran que los constructores de este nuevo edificio tienen la absoluta y delegada responsabilidad, tanto para bien como para mal, y que el director de obra dentro de su correcta función, utiliza más el semblante que la paleta.

Lo que sí se observa es actividad y trabajo, unos con más saber hacer y resultados, otros no tanto pero el edificio final es de todos. Viene lo anterior a cuento de una zona concreta del edificio general denominada Las Terrazas, las fotos no son más que eso, imágenes instantáneas; la realidad es que es una parte más pero sensible del edificio, que tiene que ajustarse al plano, y hay que decir que el albañil ha hecho lo correcto y que como no tiene nada que ocultar, sigue trabajando en una línea que, puede contentar a unos, y descontentar a otros pero cuya maestría está fuera de duda.

Y se me ocurre que, ¿porqué están algunos tan interesados en que este edificio no salga adelante, cuando debiéramos todos poner de nuestra parte y no esconder los andamios, los bloques, y demás elementos de la obra?.

¿No es posible para algunos un Telde con un mejor futuro y que jamás se repitan hechos recientes?¿Es poca la situación crítica del momento como para no arrimar el hombro y dejar de aprovechar fotos y prensa para con calzador volver a judicializar la vida política y que lo pague de nuevo papá Ayuntamiento, pudiendo haber sido pagado por papá Estado?. ¡Estamos arreglados!

*Asesor del Ayuntamiento de Telde y militante del PSC-PSOE

Ricardo Castillo Eguía*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha