eldiario.es

Menú

El ejemplo de los vecinos de Ofra

- PUBLICIDAD -

Llegó la hora de la verdad y el 27 de mayo la gente opinó que Angelito Salvador no debía ser alcalde, su fuerza política subió de 5 a 6 concejales pero el PSOE logró 7 y dejó al partido de Llanos en el tercer lugar. La misma noche electoral el pibito de Ofra llamó a Zerolo para decirle: "oye todo eso que publicaron en los periódicos durante la campaña electoral, donde decían que yo había declarado que tú eres un gandul que no vas por el ayuntamiento, y que derrochaste el dinero municipal para hacer una 'playa fashion' en Las Teresitas eran mentiras de los periodistas. Yo te valoro mucho y cuenta con mi voto para hacerte alcalde." Miguel Zerolo le agradeció la llamada, pero apenas unos días después la Unipol (una unidad especial de la policía local creada por Zerolo) se acercó al barrio de Ángel Llanos y persiguió a otro pibe de Ofra que no era el recién elegido concejal pepero. Según los vecinos los agentes de la Unipol persiguieron a José Manuel González, de 24 años, y le propinaron una soberana paliza (aquí la palabra "soberana" no debe asociarse a Estado Libre Asociado). La versión del ayuntamiento fue que el otro pibito de Ofra circulaba en una moto sin licencia municipal y, como en la canción de Carlos Puebla, llegó el Comandante (de la Unipol, claro) y lo mandó a parar. Pero el joven desobedeció a los agentes y entonces lo paró un muro de cemento. La foto del muchacho con la cara destrozada y las manifestaciones de los vecinos apoyando a José Manuel González contribuyeron a aumentar la mala fama del barrio de Ofra. Quizá no hace falta decir que el pibito-concejal de Ofra Ángel Salvador no realizó ningún gesto solidario con su antiguo vecino, estaba demasiado ocupado negociando con Zerolo cuántos policías podría tener como guardaespaldas cuando lo nombraran Teniente de Alcalde y concejal de la Fiestas y Banderas.

Ayer se produjo en Ofra otra noticia que no ha tenido la misma repercusión que las informaciones de sucesos que se suelen asociar al barrio. Vecinos de Ofra llamaron a la policía local para denunciar a un hombre que estaba maltratando a su pareja. La policía acudió al domicilio denunciado y se encontró con el hombre con la camisa manchada de sangre y la mujer muerta de miedo con el rostro hinchado y ensangrentado. Los vecinos de Ofra han dado una lección de cómo se debe tratar el tema de la violencia machista, un problema que no debe quedarse entre las cuatro paredes de una casa. Para hacer justicia con este barrio sería bueno que por una vez el nombre de Ofra se asocie a una noticia positiva, después de tantas informaciones negativas. Ayer me contaron que Ángel Salvador Llanos ya no vive en Ofra. ¡Otra noticia positiva para los vecinos de este barrio!

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha