eldiario.es

Menú

Todos contra la precariedad

- PUBLICIDAD -

Los datos del mes de octubre referidos al desempleo revelan, cuando menos, dos apreciaciones: por una parte, una cierta contradicción con los de la Encuesta de Población Activa (EPA); y por otra, el incremento del paro en Catalunya, a la que, como es obvio, está afectando su gravísima crisis política.

Es curioso porque subieron los parados y la afiliación a la Seguridad Social durante el pasado mes. Son 56.844 desempleados más y 94.368 nuevos cotizantes. Ya son 18,4 millones de afiliados. Catalunya se lleva la peor parte: 14.968 desempleados más, el mayor incremento desde 2008, un 3,67% en números relativos, el doble que en España. Aparte de que el Gobierno haya encontrado un nuevo párrafo para su argumentario sobre las consecuencias de la inestabilidad catalana, lo cierto es que el enfriamiento se nota en las afiliaciones a la Seguridad Social cuyo número crece justo la mitad de lo que lo hizo en el mismo mes del año pasado, quebrando de ese modo el buen comportamiento que ha mantenido durante todo el año.

Algunos analistas interpretan que, sin embargo, con los datos sobre la mesa, la mejora laboral continúa. Una vez más, hay que tener en cuenta la coyuntura de la estacionalidad, de modo que se explica el tirón de la educación (137.152 ocupados en servicios educativos), con el comienzo del curso escolar, y el bajón de la hostelería (60.030 ocupados menos), con el final del verano. Dos datos más: la subida de 18.000 nuevos puestos de trabajo en el ámbito de la construcción; y de 26.000 en el sector público.

Desde el Ministerio de Empleo han destacado especialmente el buen dato de contratación en octubre, cuando creció un 2% mensual. Los contratos indefinidos subieron un 5% respecto a septiembre, el triple que los temporales (1,6%). Este mejor comportamiento de los contratos indefinidos se da también en términos interanuales, con un incremento de los indefinidos del 21% en comparación con hace un año.

Esa tónica optimista se aprecia también con las previsiones: se cree que al terminar 2017, se habrán superado los veinte millones de contratos en un solo año. Una mayor rotación laboral y la menor duración de los contratos son determinantes en ese sentido. Claro que eso pone al desnudo la precariedad de la que tantas veces se ha hablado: la temporalidad, recordemos, llegó a alcanzar el 27,4 % durante el pasado verano, según la EPA. Pero se sitúa en el 31,5 %  si la referencia es la de los contratos registrados en el sistema de la Seguridad Social. El porcentaje sigue creciendo (hasta el 41,2 %) cuando a los temporales se añaden los ocupados indefinidos con trabajos a tiempo parcial, la modalidad que tantos rechazos sigue cosechando, por cierto.

Entonces, el optimismo es menos visible. Hace diez años, había 15 millones de asalariados. Ahora, se rozan los 14. Es por tanto un mercado con menos puestos de trabajo, por lo que la precariedad se convierte en un factor agravante. Todos contra ella.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha