eldiario.es

Menú

El rejo de la Alakrana por J. M. Balbuena Castellano

- PUBLICIDAD -

Pero de este episodio de buque Alakrana no se ha dicho todavía todo lo que debería decirse. El veneno del aguijón de este arácnido repelente todavía destila. No se hizo mucho hincapié en el hecho de que este pesquero tenía matrícula de las Seychelles, una bandera de conveniencia. ¿Por qué no intervino el gobierno de Seychelles? No se dijo, además, que es a ese archipiélago a quien el armador paga sus impuestos, no a España, y, por tanto tendría que haberse ocupado también de defender a este barco, y de paso a sus ocupantes.

¿Qué 16 de sus tripulantes eran españoles?. Muy bien. Ya España ha conseguido que los liberaran, e incluso que enviase a dos barcos de guerra para vigilar el pesquero por si había que intervenir. Peor lo tienen aún tripulantes de otros buques secuestrados, de diferentes países, desde hace seis o siete meses, sin que sus gobiernos se preocupen de pagar rescates o de liberarlos. Así que, dentro de todo, los tripulantes españoles pueden darse por satisfechos. Aunque maltratados y traumatizados, llegaron vivos.

Pero hay otras cuestiones en las que parece que no se ha incidido mucho. Me refiero al hecho de que el barco faenaba en aguas en las que no debía permanecer, por estar fuera de un cordón de seguridad. Pescan donde les da la gana, y, al mismo tiempo, esquilman la pesca en mares donde no parece haber mucho control sobre las leyes marítimas internacionales, y menos aún por parte de los países cercanos, (en algunos, como Somalia, por ejemplo, no existe siquiera un gobierno ni organización política que ofrezca garantías jurídicas)

Otro misterio es saber quién pagó el rescate. Yo no fui, ni tampoco el gobierno, según dicen. Suponemos que fue el armador, o la Asociación de Buques Secuestrados en el Índico.

J. M. Balbuena Castellano

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha