eldiario.es

Menú

Los símbolos

- PUBLICIDAD -

Sería interesante un estudio sociopolítico, objetivo y fiable, que explicase las razones de que esos símbolos que, teóricamente, forman parte de nuestro patrimonio común y democrático, sean cuales sean las ideologías de cada uno de los ciudadanos del país, han ido pasando a formar parte exclusivamente del bagaje iconográfico de la derecha. Acaso sea, y lo apunto a falta de ese informe que reclamo de los expertos, porque la izquierda se ha desentendido progresivamente de ellos y ha sido reacia a su utilización pública. No es que los fachas se hayan apropiado de esa simbología. Es, probablemente, que los progres la han desechado, atrapados quizás en las últimas décadas por un inexplicable complejo: los himnos y banderas eran cosa de otros y de otras épocas. No iban con ellos. A uno, si quieren que les diga, le parece fatal que la manifestación de este pasado fin de semana, convocada por el Foro de Ermua y el PP, contra el Gobierno del Estado (perdón, contra ETA y el terrorismo), plagada, cómo no, de estandartes y banderas amarillas y rojas, culminara con la ruidosa reproducción de la Marcha Real, o sea, del himno, que, repito, es o debiera ser de todos –también del PP y de las gentes del foro convocante, claro-, pero que, en esa oportunidad, se hacía sonar con la pretensión implícita de que los únicos defensores de la unidad y de los valores de la nación –que cada uno los ve y los considera según su propia perspectiva- eran quienes se habían sumado a la concentración. El Ejecutivo y el PSOE han protestado por esa manipulación que, evidentemente, lo es, aunque no pueda calificarse de ilegal. No obstante, el problema, en mi humilde opinión, reside en todo lo que les he contado más arriba. Sería una postura valiente intentar arrebatar al PP y a la derecha en general esa exclusividad que la simbología a la que se ha apuntado por la dejadez de sus rivales ideológicos. El día en que sea imposible saber si una manifestación es de derechas o de izquierdas por la abundancia de banderas españolas o por la ausencia de ellas, a los conservadores y a los ultras se les habrá arrebatado un arma psicológica y sociológica de la que ahora abusan con absoluta y lamentable impunidad.

José H. Chela

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha