eldiario.es

Menú

De nada sirven las lamentaciones

- PUBLICIDAD -

La madera en África es de oro, es sagrada. Con ella se están haciendo miles de pateras y cayucos, motivando la creación de verdaderas sociedades de corruptos, los cuales les piden ciertas cantidades de dinero, si es que las tienen o el intercambio de sus pobres y pequeñas propiedades, incluyendo algunos animales. Por si fuera poco, los gobiernos africanos no hacen nada para evitar esa estampida ilegal de humanos que buscan el sueño de su vida, pero a un precio muy alto y en muchas ocasiones, irreparable. De nada me sirve que el Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) de Lanzarote no funcionara. De nada me sirve que el que el presidente del Gobierno de Canarias guarde un minuto de silencio y se lamente de lo sucedido. De nada me sirve que Canarias llore por tan penosa tragedia. Lo que en verdad me interesa, es que el presidente del gobierno de Canarias, Paulino Rivero, se reúna con los tres ministerios que tienen competencia en inmigración, con el objetivo de analizar esta nueva desgracia. Sin duda, Canarias se convierte en una frontera seductora para tres continentes importantes como son: América, Europa y África. Canarias, es un pasadizo fronterizo lleno de cultura y de historia de un pasado lleno de riquezas culturales a través de los diferentes pueblos y etapas de la Historia de las Civilizaciones.

Sin embargo, Canarias a lo largo del tiempo, a través de su propia historia, ha sido despojada por la deprededación, ambición, maldad y egoísmo del hombre; propiciando incluso, acabar con la única cultura que tenían nuestros antepasados los guanches. Sin embargo, y pese a la gran evolución y desarrollo de la vida, seguimos demostrando que somos mentes pensantes débiles e insignificantes, especialmente cuando intentamos convertirnos en políticos. Seguimos aceptando todo los que nos mandan de fuera. No somos capaces de poner fin a una inmigración ilegal, tras mutuo acuerdo diplomáticos con los respectivos gobiernos que los provocan. Han visto y descubierto en nosotros, debilidad y tolerancia, incluyendo el gobierno estatal de Zapatero. No sabemos arreglar nuestros propios asuntos o problemas e intentamos solucionar lo de los demás, los que en sus respetivos países no les quieren. Mientras tanto, muchos canarios, tras estar muchos meses en una lista de espera de la Sanidad canaria, han sido llamados, tras llevar muertos más de un año. Ayudar, sí. Comprender, también. Pero primero empieza por lo que tienes en tu propia casa y luego busca alternativas que puedan ayudar y evitar tragedias como las del pasado domingo en Lanzarote. E.P.D. todos estos pobres ilegales que fueron y siguen siendo víctimas de los sistemas de los gobiernos africanos y del resto de Europa.

Rafael Lutzardo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha