eldiario.es

Menú

Riazor prepara un recibimiento por todo lo alto para Valerón

SEGUNDA DIVISIÓN

Jornada de emociones fuertes con la visita de la UD al Dépor. El regreso del 'Palanca' y la despedida de Lendoiro como presidente de la entidad gallega.

- PUBLICIDAD -

El estadio de Riazor vivirá un encuentro especial el próximo domingo ante la UD Las Palmas con el regreso de Juan Carlos Valerón a la que fue su casa desde el año 2000 hasta el pasado verano, y la despedida del presidente Augusto César Lendoiro después de más de cinco lustros en el cargo.

Valerón pica un balón ante la presencia de un jugador del Barcelona B. LFP

Valerón pica un balón ante la presencia de un jugador del Barcelona B. LFP

Valerón dio por concluida su etapa en el Deportivo el pasado mes de junio horas después de no haber podido evitar el segundo descenso del conjunto gallego en tres años, mientras que Lendoiro anunció el 24 de diciembre que retiraba su candidatura a la reelección como presidente y cederá el testigo del club el día 21.

Riazor rendirá tributo el domingo al mediodía al que fue su mago durante trece temporadas, un Juan Carlos Valerón que en el Deportivo disfrutó de sus mejores años como futbolista, lució la camiseta de la Selección española, triunfó en una Copa del Rey y dos Supercopas y recorrió Europa con su repertorio de pases.

También vivió en A Coruña sus peores momentos: en lo personal con las graves lesiones de rodilla que comenzaron a mediados de la década pasada y que tardó en superar por culpa de sus recaídas; y dos descensos que se sumaron al que había sufrido con el Atlético de Madrid antes de incorporarse al Deportivo.

Valerón, junto a Manuel Pablo, ganó en el vestuario en sus últimos años como blanquiazul el peso que tenía en el terreno de juego y amplió su contrato hasta 2015, sin fecha cerrada para su retirada y con un futuro ligado al Deportivo como asesor de Lendoiro.

Pero todo cambió la temporada pasada, en la que el canario, tras ir decidiendo año a año su continuidad en el césped, acabó desgastado y renunció a seguir en el Deportivo, del que se despidió con lágrimas en los ojos, primero en el césped de Riazor tras consumarse el descenso y, después, en la sala de prensa, al lado del dirigente blanquiazul.

Al presidente, que convirtió al Deportivo en un club ganador en los noventa y el primer lustro de la década pasada, también le ha pasado factura el desgaste de los descensos, de haber metido al club en concurso de acreedores y de haber presentado a los socios unas cuentas que no coinciden con las de la administración concursal.

A Lendoiro le salió oposición en uno de los momentos más delicados del club, sufrió la primera derrota en una asamblea de accionistas, asumió que los socios querían un cambio y aceptó dar un paso al lado después de haber sacado adelante su propuesta de convenio de acreedores sin el apoyo de su principal acreedor, Hacienda, que tiene poder para reactivar embargos.

La idea del presidente del Deportivo era romper con Valerón una norma habitual en el club: no homenajear a los exjugadores, y, aunque no lo ha hecho, el partido del domingo ante Las Palmas será una especie de tributo para el canario y también el último encuentro de Lendoiro como dirigente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha