eldiario.es

Menú

El Parlamento insiste en ampliar su sede

EL PROYECTO CUESTA SIETE MILLONES

La Cámara regional sigue pendiente desde 2008 de remodelar el antiguo edificio de Telefónica en SCTF.

- PUBLICIDAD -

El presidente del Parlamento de Canarias, Antonio Castro Cordobez, insistió este lunes en la necesidad de llevar a cabo el proyecto de ampliación de la sede de la Cámara regional con la remodelación del antiguo edificio de Telefónica situado justo enfrente. Una actuación cuyo coste aproximado es de siete millones de euros que tendría que aportar el Gobierno de Canarias. Pese a que Castro Cordobez admitió que "evidentemente la circunstancias económicas no son las mejores, no cabe duda de que a la larga resultaría una inversión rentable". El presidente de la Cámara recordó que al comienzo de cada legislatura se enfrentan al problema de que no existe espacio físico para poder ubicar a los distintos miembros de los grupos parlamentarios lo que da lugar a molestias y gastos.

Fachada del antiguo edificio de Telefónica, en Santa Cruz de Tenerife.

Fachada del antiguo edificio de Telefónica, en Santa Cruz de Tenerife.

Por el momento han existido una serie de reuniones y contactos para intentar desatascar el proyecto tal y como lo concibió el arquitecto Carlos Schwartz y que resultó ganador de un concurso de ideas. "La obra es necesaria aunque también somos conscientes de que en estos momentos el Gobierno se enfrenta a otras prioridades y a otras necesidades por lo que estamos casi seguros de que se tendrá que posponer", dijo el lunes Castro Cordobez. Este proyecto resultó polémico en su momento porque incluía la construcción de un túnel subterráneo que uniría la sede central de la Cámara con la nueva, lo que desde distintos sectores fue considerado como un gasto innecesario cuando no un intento de que los diputados pudieran salir por la puerta falsa en caso de que se produjera algún altercado o manifestación en la calle. Mayores críticas originó aún cuando se argumentó que de esta manera se evitaba que sus señorías se resguardasen de las lluvias. La Gerencia de Urbanismo como titular del subsuelo llegó a ceder un tramo de 16 metros cuadrados para ejecutar esta obra. En aquel entonces la exconcejal de Urbanismo, Luz Reverón, defendió, al igual que se hizo desde la propia Cámara, que la ejecución de este tipo de enlaces entre sedes diferenciadas son habituales en otros parlamentos y tienen como objetivo facilitar la labor de los funcionarios.

El resultado del concurso acabó en los tribunales ya que uno de los arquitectos que se presentó al certamen denunció que el proyecto ganador incumple las bases como era la de respetar la fachada de este inmueble, así como que se le había robado la idea del túnel que sí venía en la propuesta del denunciante. Argumentos que fueron rechazados por los tribunales. De hecho, el arquitecto ganador del concurso convocado en 2004 admite que su primera intención era respetar la fachada, pero finalmente se decidió, de acuerdo con los responsables del Parlamento, realizar un edificio nuevo que define como "moderno y muy funcional". Lo cierto es que aunque algunos estudiosos apuestan por declarar Bien de Interés Cultural (BIC) esta pieza, otros consideran que sólo es representativa del estilo franquista y no tiene ningún valor a conservar.

El nuevo inmueble tendrá cuatro alturas y dos sótanos, uno de los cuales albergará un aparcamiento con veinte plazas y contendrá en el futuro los despachos de los diputados regionales. Además, ocupará 3.500 metros cuadrados de oficinas y dispondrá de una fachada acristalada cuyo diseño ha sido celosamente guardado. La obra contaba en 2008 con todos los informes favorables y sólo precisaba del último visto bueno de Urbanismo. Pero de pronto surgió una discusión a raíz de las críticas que lanzó el exconcejal del Partido Popular (PP), entonces responsable de Patrimonio Histórico, Alfonso Soriano, en contra de la construcción del túnel y de las afecciones que la obra pudiese tener sobre el antiguo edificio de Telefónica.

Por su parte, el autor del proyecto indica que apenas el uno por ciento de presupuesto, o sea menos de 70.000 euros, se destinarán a la construcción del polémico túnel. Pero es que además el arquitecto asegura haber calculado que los gastos que traería consigo no ejecutar esta obra se multiplicarían por tres en lo que se refiere a servicios de seguridad o de telecomunicaciones y cableado, entre otros. Señala Schwartz y lo sustenta también el Parlamento canario, que este tipo de instalaciones son muy habituales en edificios oficiales. Al parecer se utiliza en algunos de Santa Cruz, aunque no se especifica ninguno, y son totalmente normales en el caso de las cámaras legislativas de prácticamente todo el mundo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha