Opinión y blogs

eldiario.es

La Cuevita nacional

SEMOS O NO SEMOS

Nos escribe un lector verdaderamente molesto, no ya por los sucesos que tuvo la oportunidad de presenciar -y escuchar- en primera línea de fuego, sino por las explicaciones recibidas ante la sorpresa que le produjeron los citados sucesos. Ocu

- PUBLICIDAD -

Nos escribe un lector verdaderamente molesto, no ya por los sucesos que tuvo la oportunidad de presenciar -y escuchar- en primera línea de fuego, sino por las explicaciones recibidas ante la sorpresa que le produjeron los citados sucesos. Ocurrió la cosa en las recientes fiestas de La Cuevita, en Artenara, donde se siguen manteniendo con gran arraigo ancentrales costumbres. Una de ellas es la de pasear a la Virgen de la Cuevita en procesión por las calles del pueblo, cuyos habitantes, oriundos, emigrantes, turistas y curiosos asisten en actitud de recogimiento y respeto, como es menester. Hasta que llega el momento del ingreso de la imagen en la iglesia parroquial, patriótico instante en el que la banda de música interpreta el himno nacional, de España, se entiende. El lector, tras escuchar con respeto los acordes de tal pieza, que tiene sus versiones según se esté ante Trillo que en Sidney, preguntó a uno de los músicos el motivo por el que -aprovechando que ya tenemos himno en Canarias- no era ése precisamente el que se interpretaba. La respuesta del músico fue colosal: en estas cosas, como en todas las demás de las fiestas de La Cuevita, el que manda es el venerable señor cura, don Sebastián Grimón Castellano. Amén, Jesús.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha