Opinión y blogs

eldiario.es

Mauricio sí; Soria no

LOS EFECTOS COLATERALES DE LA BODA DE LA HIJA DE AZNAR

Tras un amplio y agrio debate en el seno de esta Redacción, hemos llegado a dos conclusiones: a) la boda de la hija de Aznar sólo merece una mención en la sección Gente de este periódico y b) no es la boda del año. Lo primero parece claro: no e

- PUBLICIDAD -

Tras un amplio y agrio debate en el seno de esta Redacción, hemos llegado a dos conclusiones: a) la boda de la hija de Aznar sólo merece una mención en la sección Gente de este periódico y b) no es la boda del año. Lo primero parece claro: no entendemos a qué viene tanta escandalera cuando la niña ni es famosa ni ha ganado el Príncipe de Asturias. Y lo segundo, que no es la boda del año, lo sostenemos no porque de repente hayamos descubierto que no dio la talla en cuestiones de rango, sino porque los servicios de protocolo cometieron un error imperdonable. Estaban invitados todos los presidentes de comunidades autónomas gobernadas por el PP, más algún que otro mandatario regional de la formación que preside Aznar. Pero, atención, no estaba invitado José Manuel Soria, presidente de los populares canarios y candidatable a la presidencia de la nacionalidad y del Cabildo de Gran Canaria en su defecto. Esa ausencia, esa imperdonable ausencia señoras y señores, ya devalúa completamente la boda en sí misma. Lo podríamos dejar ahí y no añadir más leña al fuego, pero he aquí que en el listado de invitados sí figuraba José Carlos Mauricio Rodríguez, cuya presencia no tenemos confirmada en el sarao. La invitación a Mauricio podría justificarse en que se invitó a todos los portavoces parlamentarios, lo que muy bien pudieron haber hecho los aznares con tal de invitar al nacionalista canario. Es decir, aguantar a tanto portavoz con tal de poder invitar al político que inventó para Aznar lo del "centro reformista". Pero, ¿dónde estaba Soria?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha