eldiario.es

Menú

Esos besos del poder

CON LO ELEGANTE QUE ES DARSE LA MANO

Es un efecto óptico, se lo aseguramos. Antonio Castro y Cristina Narbona se saludaban de modo formal este jueves en el Congreso de los Diputados, a donde acudió el consejero canario junto a su compañero Domingo Berriel para hablar con la ministra

- PUBLICIDAD -

Es un efecto óptico, se lo aseguramos. Antonio Castro y Cristina Narbona se saludaban de modo formal este jueves en el Congreso de los Diputados, a donde acudió el consejero canario junto a su compañero Domingo Berriel para hablar con la ministra de aguas, puertos y parques nacionales. Pero, lejos de lo político, nos quedamos con esa foto, que nos ha recordado a otra que dio la vuelta al mundo en la que se veía a Ana Palacio, celebrada ministra española de Exteriores, con aquel Collin Powell, secretario de Estado norteamericano. La instantánea fue tomada en la crisis de la isla de Perejil (hay que ver qué cosas pasaban entonces con viento de Levante) y en apariencia, ambos dignatarios se disponían a darse un pico. Recomendamos a los señores y señoras políticos que abandonen tan peculiar modo de saludarse y empleen el más seguro y aerodinámico método de estrecharse las manos. Es menos sexista y evita situaciones indeseables.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha