eldiario.es

Menú

“La Palma está llena de historias y es un plató maravilloso para rodarlas”

Sergio Taño ha recibido la Estrella del Público de El Festivalito por su corto Invaders, una comedia ambientada en los tiempos de Tanausú. “Una de las pasiones de mi vida es reírme”, asegura.

- PUBLICIDAD -
En la imagen, Sergio Taño en la Finca Principal de Breña Alta.

En la imagen, Sergio Taño en la Finca Principal de Breña Alta.

Una de las pasiones de su vida es reírse. El cineasta palmero Sergio Taño (El Paso, 1976) ha recibido el premio Ex Aequo Estrella del Público de La Palma Rueda por    Invaders, una comida ambientada en los tiempos de Tanausú. “Estoy más que contento, contentísimo, y, además, me ha encantado que por primera vez en la historia de El Festivalito, en el Cortometraje más Destacado, el publicó empató y dio dos galardones: a la comedia nuestra, y a un drama de María de Vigo, Camino a la Luna, muy bien interpretado”, ha señalado a La Palma Ahora. “Se han premiado dos géneros y, de verdad, no esperábamos este reconocimiento, porque El Festivalito yo lo entiendo como una convivencia”. “Este certamen cada año ha ido subiendo, se presentaron más de sesenta cortos en esta edición, y que la gente haya decidido dar el voto a uno de aquí, nos da alegría”, reconoce. 

Taño, que forma parte del equipo de profesionales de Drago Azul Televisión, es un admirador de Monty Python. “ La vida de Brian es mi película favorita”, asegura. “ Invaders nace del propio lema de El Festivalito, O inventamos o erramos, y de otras cosas que ocurren en este certamen como la proyección de cortos de temática awarita o de la figura de Lloyd Kaufman y El vengador tóxico, a quien no conocía y ahora soy uno de sus fans”, dice. 

Le apetecía hacer algo sobre invasiones y entonces se preguntó: “¿Por qué no en La Palma?”. Y eligió el periodo aborigen. “Es una historia hilarante en los tiempos de Tanausú, junto antes de la conquista, que ya había pequeñas invasiones”, explica. “Ahí están, junto a Tanausú, Mayantigo, Aganeye, Tigorte… todos pensando que la lucha cuerpo a cuerpo tiene los días contados porque los de fuera son más y van a venir y tienen que inventar algo, la guerra psicológica, porque el lema era O inventamos o erramos”. “Yo me quejaba del poco tiempo que teníamos para rodar pero al final me di cuenta de que a uno le gusta un estrés”, comenta con humor. 

Afirma que “a mí me gusta el humor y una de las pasiones de mi vida es reírme, y me dije: por qué  no hacemos un corto de invasores y de guanches”. “Traté de impregnar el corto de la idea de que sea cuál sea la época, el ser humano es lo mismo, dependiendo de lo que conoce; podemos imaginarnos a unas personas hace 500 años igual que nosotros con la diferencia de que no tenían teléfono móvil o coche, pero sí otras cosas”, reflexiona. 

En Invaders está la influencia de “Monty  Python, pero también de Faemino y Cansado y de otros humoristas que tratan de dar dignidad a los personajes dentro de una historia local; todo lo que hagas en esta vida está presente en cualquier obra creativa”, sostiene. 

El Festivalito, en opinión de Sergio Taño, “este año ha estado menos concurrido, creo que por la fecha, pero si hay algo que hace grande este certamen es el sentido de comunidad que trata de impregnarle José Víctor Fuentes”. 

La Palma, defiende, tiene talento cinematográfico. “Hace veinte años había dos o tres personas haciendo cine, entre ella Jorge Lozano y Roberto Rodríguez, pero con El Festivalito y Tiempo Sur la gente empieza a animarse con la democratización del formato digital, porque con un móvil se puede grabar un corto”.

“Lo bueno de los concursos es que todo el mundo quiere ganar y tienes que esforzarte de un año para otro”, apunta. “Me he dado cuenta, desde que me metí en el mundo del cine, de que año a año la gente se supera, es algo generalizado; vamos aprendiendo unos de otros, unos hacemos crecer a otros”. 

Está convencido de que “en 10 o 15 año podemos llegar a tener un cine con identidad propia”. “La gente de la Film Commission, tanto Alberto como María José, han inventado un slogan muy bueno y es que La Palma es el mejor plató de cine para rodar historias; yo lo comparto, y añado: es un plató maravilloso, a lo mejor lo que falta es que se entierren los tendidos eléctricos para sacar mejores planos, pero hay que ser malo para no sacar buenos planos y buenas fotos con los paisajes que tenemos”. “Yo, en este caso, elegí la prehistoria, pero hay cinco siglos de piratería, de monocultivos, la Guerra Civil… La Palma tiene unas historias increíbles que están por contar, aunque algunas no son graciosas; las historias no hay que inventarlas, están ahí, solo hay que adaptarlas al cine”, concluye Taño, quien en 2014, en Tiempo Sur, también recibió el Premio del Público por su corto Estaría guapo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha