eldiario.es

Menú

Perros asilvestrados matan 30 ovejas de raza palmera en peligro de extinción

La Asociación de Criadores de Oveja Palmera ha pedido protección a los organismos oficiales ante los continuos ataques.

- PUBLICIDAD -
En la imagen, un ejemplar de oveja palmera atacada por los perros.

En la imagen, un ejemplar de oveja palmera atacada por los perros.

La Asociación de Criadores de Oveja Palmera ha pedido protección a los organismos oficiales ante los continuos ataques de perros asilvestrados, que en lo que va de año han causado la muerte de más de treinta animales de esa especie en peligro de extinción. Custodio Pedrianes, presidente de la Asociación de Criadores de Oveja Palmera, afirma en un comunicado que hay 250 ovejas censadas y, aunque los ataques a los animales se producen desde hace años, no parece que se haya adoptado ninguna medida efectiva para evitarlos.

El mayor ataque de este año lo ha sufrido una ganadera de Hoya Grande, en Garafía, los días 13 y 22 de febrero con el resultado de la muerte de ocho ovejas adultas y una veintena de corderos y otras con graves heridas difícilmente recuperables, sin contar otros animales de su explotación ganadera como las gallinas. Pedrianes alude al sacrificio que conlleva la cría controlada de esta raza autóctona y su crianza durante muchos años, pues la iniciativa de recuperarla comenzó tras capturar siete ejemplares de esta oveja, única en el mundo, en La Caldera. "Ahora que hemos logrado que un grupo de ganaderos se implique en la recuperación vienen perros asilvestrados, o no tanto, y les dan muerte dando al traste con tanto trabajo impagable", lamenta.

El mayor problema para la supervivencia de la raza es evitar la consanguinidad y en su opinión el grupo de ovejas que dejó el impulsor de su recuperación, Antonio Manuel Rodríguez, no lo garantiza. Según miembros de la asociación, el desánimo es grande y algunos están pensando en abandonar la actividad, pues la cabaña de oveja de raza palmera es pequeña y los resultados de aprovechamiento de leche y carne son mínimos. "No compensa el estar criándolas para una mañana despertarse y contemplar el desastre y la muerte del rebaño", subraya el ganadero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha